5 novelas BL de amigos que se enamoran o «¿tú no eras hetero?»

Uno de los clichés que más nos gusta, lo queramos admitir o no, es el de amigos que terminan juntos, en boda y creando una familia. Es un clásico, y más si son amigos de infancia. Se crían en la misma ciudad, tal vez han sido vecinos de toda la vida, sus padres salen en grupo de vez en cuando y les toca estar en la misma casa. Han compartido juegos de niños, puede que una promesa de «siempre estaremos unidos», palabras infantiles que se quedan grabadas en la memoria de al menos uno de ellos y le marcan.

La idea de «primer amor» mezclado con «amor de infancia» suma lo más tierno de la niñez y las ilusiones de un futuro con mil posibilidades. Después surgen los problemas: una mudanza, una tercera persona, el olvido y el propio paso del tiempo… Es cuando toca recuperar el pasado y ver si hay opciones con esa persona o se puede avanzar tras cerrar una puerta.

Todos hemos leído o visto historias así. ¿Qué ocurre en el BL (Boys Love)? Lo mismo, a lo que se añade el prejuicio de heterosexualización, es decir, dar por hecho que uno de los dos es heterosexual. Entonces se desata el drama por parte doble: «¿Por qué me enamoro de un hetero?» y «¿por qué de mi mejor amigo?».

Al BL se le añade el drama de dar por hecho que uno de los dos es heterosexual, lo cual causa doble dolor al protagonista

Estas historias, además, se bifurcan, pues están las del amigo de siempre que apoya a su colega/bro/crush hasta para emparejarlo con una chica. O, por el lado contrario, el amigo de siempre que por razones desconocidas (pongamos beso de borrachos o confesión en duermevela) ha roto contacto o se han vuelto adversarios. Un friends-to-enemies-to-lovers de libro.

Incluso están los que parece que no se soportan desde críos, pero resulta que están locos el uno por el otro. Porque lo de que «los que se pelean, se desean» (implicación siempre en ficción literaria), es un hecho al que se saca partido en el BL.

Por ello, este mes os traigo un listado de cinco novelas BL de autoras nacionales con historias de amigos-para-toda-la-vida. Si sabéis más, no dudéis en ponerlo en comentarios.

Recomendaciones

Te quise como si fuera posible
Abril Camino

Lennon se marchó a Europa con el corazón roto y la convicción de que jamás volvería a la ciudad en la que un día creyó que todo era posible. Incluso su amor por Daniel.

El mundo de Daniel ha dejado de girar. Acaba de perder a su hermano mayor y hace dos años que no sabe nada de su mejor amigo.

Un regreso, una llamada, el reencuentro de dos amigos que nunca dejaron de serlo y la amenaza de que un sentimiento enterrado bajo dos años de dolor renazca para complicar las vidas de sus protagonistas.


Chai Latte Kiss
Roser A. Ochoa

Capitán Levi] ¿Sabíais esto? El príncipe de hielo y el príncipe de fuego no pueden estar en la misma habitación sin explotar.
[ChicaLinda19] Claro, son enemigos declarados.
[EnTuCasaOEnLaMia] Pero ¿habéis escuchado el rumor? Dicen que eran mejores amigos de infancia, casi como hermanos, y un día todo se torció.
[Pilar_Celestial] ¿Por qué?
[EnTuCasaOEnLaMia] Nadie lo sabe.
[Capitán Levi] ¡Ah! Y hay otro rumor… Uno que habla de un beso y…
[Sin señal, disculpen las molestias]
Esta es una historia BFF to enemies to lovers, llena de miedos, malentendidos, peleas a puñetazos y amor. Mucho amor y besos con sabor a chai latte. Atrévete a descubrir todos los detalles.


La X de Alejandro
Laura Boronat

En 1995, un tímido Alejandro de diecisiete años sale del cascarón cuando conoce a Álex. Su forma gris de ver el mundo se llena de color durante un verano mágico, pero todo se complica cuando entre ellos surge el amor. Su conservador padre lo descubre y evita que los dos jóvenes vuelvan a verse jamás.

Una década después, el destino se empeña en hacerlos coincidir y la atracción será inevitable. Tendrán tres meses para averiguar si siguen enamorados antes de que sea demasiado tarde.

Empieza la cuenta atrás.


Esos celos rojos
Rebeca Montes

Samuel nunca pretendió salir así del armario, de golpe e improviso. Y menos frente a él, quien había sido su mejor amigo durante cuatro años. (O de cómo sobrevivir a los celos de tu amigo heterosexual).


Peli porno
Ana Prego

A pesar de pertenecer a la misma pandilla desde niños, la fuerte rivalidad entre Óscar y Juan aumenta con cada año que pasa. Sus constantes discusiones están volviendo locos al resto de sus amigos. Para conseguir que se lleven bien de una vez por todas idean un plan que incluye una apuesta, una cámara oculta y una peli porno. ¿Qué puede salir mal?

10 clichés que te enamoran de las historias de amor BL

Ser original está sobrevalorado. O no. Bueno, a medias. A todas nos gustan historias que salen de lo cotidiano, mezcla de géneros, giros argumentales que nos hagan estallar la cabeza… pero también buscamos la comodidad de un buen cliché, que se convierte en ese punto al que aferrarnos mientras escalamos la montaña de la lectura. Es un puerto seguro, una zona de confort, una clave que siempre funciona y, por qué no, también nos gusta y queremos.

Antes de nada, ¿qué es un cliché literario? En el cine y la literatura son considerados como clichés todos aquellos motivos, temas o escenas muy recurrentes y predecibles como, por ejemplo, la desactivación de una bomba en el último segundo, la puerta atascada al huir del asesino o el timbre del teléfono en un momento de tensión.

Es un puerto seguro, una zona de confort, una clave que siempre funciona y, por qué no, también nos gusta

Son innumerables los que existen en la romántica en general y muchos de ellos se repiten en el Boys Love o en las historias de homoerótica. Os traigo una colección de diez, ordenados sin ton ni son y que, creo, son las que más he visto en mis lecturas BL.

1-Amigos de infancia

Nada como una tierna promesa en la guardería para crear lazos irrompibles. Quién dice guardería también habla de colegio o instituto, donde sea que los protagonistas se conocen y empiezan a relacionarse. Un acercamiento que lleva a una amistad, la primera y la mejor, la más importante, y de ahí a algo más. Este cliché puede servir tanto para historias cute o tiernas, como para las que conllevan un dramón, con un friends-to-enemies-to-lovers. Maybe.

2-¿Rivales? amorosos

«Esa chica me gusta y también le gusta a X, ¿por qué, sino, estaría tan obsesionado en quitármela?». Ahí va otro cliché. El que cree en la rivalidad amorosa, en una mujer de por medio —lo cual implica la hetero-duda— y que hace a los protagonistas ‘pelear’ por ella. Hay miradas, diálogos divertidos, rápidos y de pullas continuas. Una lucha dialéctica que, a veces, acaba en física y tras el primer toque, no pueden parar. Ahí surge la chispa, la misma que siempre estuvo, camuflada en un malentendido.

3-Solo Hay Una Cama

Los dos protagonistas tienen que compartir habitación. Puede ser por un viaje largo o para una sola noche. El caso es que el encargado de tomar nota de su reserva no se enteró o no quiso hacerlo y les dio una única cama. No hay más habitaciones disponibles. ¡Toca compartir! Este cliché suele ir acompañado del enemies-to-lovers, pues los personajes no se llevan bien o se odian, directamente, y tener que meterse bajo las sábanas solo despierta sus instintos, hasta los más bajos…

4-Vaya, soy ¿gay?

«Nos hemos besado, ¿y? Eso no significa que yo sea gay». El hetero-confundido es un personaje común en los BL. Un hombre que ha tenido relaciones previas con mujeres y, en teoría, jamás se había planteado acostarse con un hombre. Aunque, claro, ha fantaseado con Henry Cavill (quién no) y a veces, en mitad de la noche, piensa en cómo sería tener a X (mejor amigo masculino/vecino masculino/compañero de clase masculino) arrodillado frente a él y con la boca… ocupada, ejem. Normalmente estos casos se solventan con una REVELACIÓN, un instante de EPIFANÍA, en el que termina aceptándose (al menos en las historias de Happy End).

5-El homofóbico gay

Hay novelas BL que también incluyen un apartado de crítica social, en el que uno de los protagonistas sufre acoso escolar por ser homosexual. Uno de los acosadores tiene una fijación especialmente intensa hacia la víctima, ¿por qué? Porque en el fondo siente atracción hacia él. Este cliché también se ve en la novela romántica hetero, aunque suele ser más el ‘chico malo’ que no hace más que meterse con la protagonista femenina y provocarla hasta que ambos descubren que hay… ¿amor? Es un cliché normalizado que, sin embargo, oculta relaciones tóxicas en cualquier tipo de pareja. En las historias de instituto es bastante común y en esta entrada del blog tenéis varios ejemplos interesantes.

6-Vecino buenorro

Hay chico nuevo en el vecindario y a todas las señoras del barrio se les caen las br*gas. Solo que el chico nuevo es gay y busca continuamente la atención de su vecino puerta-con-puerta. Para pedir sal, azúcar o leche, cualquier excusa sirve para que crear situaciones sencillas, luego enrevesadas, meter algún malentendido —«Oh, no, una mujer con una falda cortísima ha entrado en su casa. Anda, resulta que es su hermana»— y beso. Si es bajo la lluvia, mejor.

7-Beso de borracho

El alcohol como excusa para dar EL PASO. No importa el género de novela, en cualquier historia es común encontrar las bebidas espirituosas como un método —más o menos ético— para que el/la protagonista se lance hacia la boca de quien le gusta. A la mañana siguiente, con la resaca, vendrán los arrepentimientos o la lucidez con escena de *Volver Al Punto 4 de La Lista*.

8-Paja en la ducha

La masturbación pensando en el otro es una escena relevante en la novela, pues es cuando se admite sentir algo, por lo menos atracción, y da pie a avanzar en su relación, o pensar en un encuentro más físico. El cliché suele ser el autodelicioso/cinco contra uno en la ducha, con el calentón mañanero o para enfriar pensamientos que terminan desatados.

9-No homo, bro

«Esto no es nada serio, solo somos dos tíos que se desfogan, como tíos». El clásico «no homo, bro» que escala hasta el «solo es sexo, nada más». Nos abrazamos, pero «no homo, bro». Nos besamos, pero «no homo, bro». Nos acostamos, pero… Este cliché puede surgir de un ‘apaño’. Dos hombres solteros con la testosterona por las nubes y que creen que meterse en la cama de su amigo/vecino/compi no los hace gays. Al final se convierte en un: Nos enamoramos, pero no homo, bro. Bueno, un poco sí, bro.

10-Hermanastros

El tema incesto siempre está en la cuerda floja de lo moral o no de la literatura. La fantasía es fantasía y las historias de primos, primos segundos o hermanastros que terminan juntos no es tan descabellada. Pueden ser hermanos que comparten padre o madre, o adoptados que descubren su origen al tiempo que confirman sus sentimientos hacia su hermano. Historias prohibidas —de las que prometo una entrada en el blog más elaborada próximamente— que enganchan a las lectoras entre las dudas de si son o no familia real, además de su relación amorosa. Hetero o BL, este cliché siempre funciona como doble adicción.

Como os he comentado más arriba, esta no es más que una breve selección de mis gustos y lecturas personales. No descarto una segunda entrada con más clichés, pues son cientos. También tenemos las relaciones fingidas, los líos de ex de la hermana o cualquier tema ambientando en institutos y que en juvenil se localiza con facilidad: bullying, primeros besos a escondidas, el momento «soy gay» ante la familia y similares. Seguro que os conocéis unos cuantos, ¡os leo en los comentarios!

5 novelas BL con sabor a vacaciones y verano

Mes de julio es mes de vacaciones y de verano. Bueno, todavía somos unos cuantos los que no podemos disfrutar de unos días de relax y toca ‘picar pala’ hasta agosto. Aun así, se notan las ganas de veranear y, por ello, qué mejor plan que ir pensando en lectura para esos días.

Os traigo una breve sugerencia de historias BL (Boys Love) que están ambientadas en época de vacaciones estival. El rollito de verano que acaba siendo más, unas vacaciones que cambian la vida de los protagonistas, un encuentro fortuito en una playa que ayuda a descubrir quiénes son realmente.

Nada como tener el mar de fondo o la calma de las montañas alrededor para encontrar tiempo y disfrutar de buenas historias de amor entre chicos. Momentos de paz para devorar páginas sin la preocupación de tener que madrugar o responder correos y llamadas.

Las novelas que os traigo a continuación son rápidas de leer, que duran entre el café tardío de la mañana y después de la siesta de la tarde. Sin grandes dramas, tan solo historias para dejarse arropar por el sonido de las olas, la brisa del campo y el frescor de una copa con hielo a media tarde.

NOTA: Aprovecho para comunicar que, en principio, en agosto no habrá post en el blog, aunque sí entrevista (estamos trabajando en ello). ¡Así que nos leemos en septiembre!

Recomendaciones

Siesta para dos
Ana Idam

Si quieres impregnarte de erotismo, ternura y sobre todo felicidad prepárate para una buena Siesta.
Escoge un lugar tranquilo y apacible.
Busca, a ser posible, una hamaca que te arrope, y mécete al ritmo de su vaivén y de los encuentros y desencuentros entre Amil y Jano.
Con ellos viajarás a Vilar de Bicos, un lugar donde encontrarás fornidos cuerpos torneados por el mar, deseos de arena calentados por los rayos del sol, besos intensos con sabor a salitre, dudas cubiertas por la negra sombra de un nubarrón y la sempiterna lluvia que lava las heridas y limpia el alma


El viaje de Loui
Marisa Sefra

GRETA: «Esta es la historia de cómo mis dos mejores amigos se liaron entre ellos y pasaron de mí un montón».
LOUI: Va, no seas rencorosa, sabes que no fue así.
GRETA: ¿Cómo que no? Os largasteis de viaje por toda Italia y me dejasteis tiradísima… Te recuerdo que venías a verme a mí y a estar conmigo, por si se te ha olvidado…
LOUI: Y yo te recuerdo que fuiste tú la que dijo que tenía al chico perfecto para mí.
GRETA: Pues perdón por acertar, pero, con lo paradito que eres tú, pensé que el intensito te intimidaría un poco y que iríais bastante más despacio.
LOUI: Con lo paradito que era, querrás decir.


El verano de Seb
K. C. Wells

Seb Williams solo tiene un plan para pasar las sensuales y sofocantes noches de sus vacaciones de verano: echar un polvo. ¿Lo que no estaba en su agenda? Tener que ponerse al frente del negocio de pesca de su tío.
Adiós a los bares gais de Ogunquit y sus rollos de verano, y bienvenido a Cabo Porpoise. Una pequeña ciudad, aburrida de cojones, hasta que conoce a Marcus Gilbert, y sus vacaciones empiezan a parecer prometedoras. ¿Un madurito interesante? Joder, sí. ¿Con un cuerpo espectacular? Comprobado. ¿Una mirada seductora? Oh, sí. ¿El único problema? Marcus Gilbert va a ser casi imposible de conseguir.


Conversaciones a medianoche
Laura Cárdenas

Daniel Bennett siempre ha sido un romántico. Cuando por fin cree que ha encontrado a su pareja perfecta, resulta que ni siquiera era una relación monógama. ¿Lo peor de todo? Le ha prometido a su familia que irá acompañado a pasar una semana de vacaciones con ellos. De eso depende que sus padres decidan ayudarle a financiar su futuro proyecto. Así que en una noche de borrachera le propone a su mejor amigo de la universidad que finja ser su novio.


Noches de vino y galletas
Ángeles Valero

Noé toma la decisión de pasar unos días en un lugar idílico para poner en orden su vida. Su relación más larga ha terminado y no sabe cómo seguir adelante. Nicola pausa su carrera como modelo internacional para ocuparse de un asunto familiar que lo ha trastocado todo. Necesita organizarse y se toma unas vacaciones en Cadaqués. Cuando se conocen sienten una atracción incontrolable, pero ninguno está predispuesto a una relación. Sin embargo, lo que solo iba a ser el lío de una noche, pondrá patas arriba todo su mundo.

‘Retelling’ LGTB que le dan la vuelta al cuento

‘Cliffhanger’, ‘plot twist’, ‘enemies to lovers’… Cada vez son más los términos adoptados de los ingleses para hacer referencia a las obras que lucen en nuestras estanterías reales o virtuales. Entre ellas, una de las más usadas últimamente está ‘retelling’. ¿Qué significa?

Re-telling o re-contar va, precisamente, de volver a narrar una historia que debe ser conocida por la mayoría y está en el imaginario social. Lo habitual es tirar de cuentos clásicos, La bella y la bestia, Caperucita roja, Cenicienta o Blancanieves son algunos ejemplos. Ya sea en literatura, series de televisión o películas se le ha dado una nueva vida a estas historias más que sabidas.

Para el ‘retelling’ más común se usa el cuento de hadas o relato clásico y se interpreta en un escenario actual. ¿Y si la Cenicienta hubiera sido una adolescente que solo quiere ser popular? ¿Y si Bella fuera un ratoncillo de biblioteca que se enamora del chico malo de clase? ¿Y si la malvada madrastra de Blancanieves en realidad tuviera segundas intenciones y su historia fuera más interesante que la niñita de piel blanca y labios rojos?

No obstante, también se pueden coger ideas, personajes o momentos clave de estas narraciones y usarlos en otra ambientación. Ciencia ficción, fantasía urbana o erótica, entre otros muchos, son revisiones que los hermanos Grimm leerían con una ceja enarcada.

¿Y si la Cenicienta hubiera sido una adolescente que solo quiere ser popular? ¿Y si Bella fuera un ratoncillo de biblioteca que se enamora del chico malo de clase?

Seguro que a más de una se os han venido títulos de novelas o series a la cabeza. Ahí tenemos desde La caricia de la oscuridad, de Scarlett St. Clair o La bruja del mar, de Sarah Henning a Mirror, mirror, de Jen Calonita. También hay versiones actualizadas de La Sirenita, una mezcla de cuentos infantiles en la serie Once Upon a Time o las actualizaciones empoderadas de Mulán o Caperucita Roja, esta última en una mezcla de terror sensual. Sin olvidar geniales idas de olla como Orgullo, prejuicio y zombies o las mil y una revisiones del mito de Drácula, Vlad Tepes.

Pero ¿qué pasa con la representación? La cultura general nos ha dibujado a los personajes de los cuentos de toda la vida como heterosexuales, a pesar de los intentos actuales de meter algún gay (como LeFou en la última de La Bella y la Bestia) estos han quedado de fondo, con papeles secundarios o apenas relevancia.

Recomendaciones

Por ello, os traigo una breve selección de ‘retelling’ donde no solo hay representación LGTB, sino que son los protagonistas de sus propias historias. Y, por supuesto, tuvieron su final feliz y comieron perdices.


En busca de la Bella Durmiente
Nut

«Si quieres sabiduría, fuerza y amor, tendrás que conseguirlo por ti mismos. Voluntad es lo que te entrego. Voluntad para encontrar tu propio camino»

El príncipe Devan, maldito desde la niñez por haberle sido arrebatados sus dones, quiere demostrar su valía rompiendo el maleficio que recae sobre la princesa a la que aspira a desposar. Pero no estará solo en el viaje, puesto que el misterioso Sai decide acompañarle en calidad de cronista…

¿Podrán ambos conseguir lo que tanto ambicionan sus corazones?


La rosa del acantilado
Helena Vicente y Vicent L. Ochoa

Desde hace siglos una temible maldición asola a la aldea pesquera de Carraig. Durante siglos han sufrido la plaga del mar y durante siglos han aplacado a la maldición sacrificando a una de sus jóvenes doncellas a la Bestia para vivir un año más sin miedo.

Ese año es la puerta de Erin la que aparece pintada. Ella es la elegida y nada ni nadie puede salvarla. Pero Erwin, su hermano mellizo, tan parecido a ella que todavía los confunden, no puede soportar verla desaparecer para siempre. Desesperado; vestido de doncella, haciéndose pasar por su hermana y con el corazón encogido por el miedo, se embarcará hacia el siniestro risco donde le espera su final.


Botón de emergencia para (dejar de) amar
Sophie Gonzalez

Bajo el sol, algo nació… ¿Qué tendrán esas noches de amor? Will Tavares es el chico perfecto para vivir un amor de verano: es cariñoso, divertido y bueno. Pero justo cuando Ollie cree que ha encontrado a la persona con la que puede vivir su «felices para siempre», las vacaciones de verano llegan a su fin y Will desaparece. Por si fuera poco, Ollie tiene que mudarse a la otra punta del país por una emergencia familiar y se matricula en el Collinswood High, un instituto en el que no conoce a nadie… salvo a Will. El destino los ha reunido de nuevo, pero no hay ni rastro del chico dulce que conoció en verano: Will es el típico deportista machito, popular y payaso… Ah, y además no ha salido del armario. ‘Retelling’ de Grease.


Anne sin filtros
Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Anne Shirley siempre ha soñado con ser escritora y, aunque nadie lo sepa, lo es: online, la conocen como Lady Cordelia y sus fanfics sobre El caballero del espejo, una serie de televisión sobre leyendas artúricas, son de los más aclamados por el fandom. Solo Diana, su mejor amiga, artista y colaboradora, conoce su secreto.

Al menos hasta que aparece Blythe, un nuevo autor de fanfiction que no tarda en superar el récord de lecturas de Anne y que, para colmo, no tiene ningún reparo en mostrar su verdadera identidad. Gilbert Blythe es tan encantador como irritante, y desafiará a Anne a enfrentarse a sus inseguridades y a sus sentimientos, tanto por él como por su amiga Diana.

Te traeré a casa
Raquel Arbeleta

Dikê está muerta. Murió el día de su boda.
Es lo único que sabe Lyra, de lo único que canta cada noche en el Ragweed. Al menos, hasta que uno de los Doce le dice la verdad:
Dikê está viva. Se la llevaron a Inferno.
Así que allí irá, a recuperarla. Más allá de las mentiras y amenazas de la mafia de los Doce, más allá de las sucias calles de la capital, más allá del C.A.N., más allá de la muerte. Armada con una guitarra y el recuerdo del oro en los labios de su esposa, Lyra compone una nueva canción:
Dikê está viva.
Y la traerá a casa.
‘Retelling’ del mito de Orfeo y Eurídice GL.

Literatura juvenil y LGTBI que debería ser obligatoria

A todos nos han obligado a leer obras, catalogadas de clásicas, que llegaron a hacernos dudar si nos gustaba la lectura o no. Bueno, tal vez no a tal extremo, pero sí a aborrecerla. ¿Quién no ha buscado reseñas en internet —o donde se podía— y ha aprendido a leer en diagonal con tochos de siglos pasados? Los tiempos cambian, así como los estilos de narración y la temática que interesa. Por lo que ya va siendo hora de darle una vuelta a las lecturas obligatorias, ¿no?

La excusa de que a los jóvenes no les gusta leer, razón por la que no pueden acabarse un Quijote o un Lazarillo, es falsa. Los lectores de 10 a 14 años son el 70,8%, aunque esto baja para cuando entran en el instituto y de los 15 a 18 años más de la mitad no abre un libro. Así, solo el 44,7% admite leer de forma habitual.

Es decir, sí hay lectores, la cuestión es no perderlos con la adolescencia y en ello hay una gran implicación de los centros educativos (además de las familias, claro). Al fin y al cabo, en el tiempo dividido entre ‘cole’ y casa se suma el de los deberes. Si en ese rato se fuerza a zamparse obras desfasadas o con las que no empatizan o, simplemente, que no tienen un seguimiento en las clases para una preparación a una buena lectura (nadie debería coger Cervantes o Góngora sin un buen profesor o profesora de literatura de por medio), el futuro lector se desvanece.

Los lectores de 10 a 14 años son el 70,8%, aunque esto baja para cuando entran en el instituto y de los 15 a 18 años más de la mitad no abre un libro

Por esta razón es esencial buscar nuevas obras que enganchen, de historias que hablen de inclusión, diversidad y amor sin complejos. Los jóvenes, y no tan jóvenes también, necesitan relatos que cuenten con naturalidad los distintos tipos de sexualidad que existen, que formen parte de la sociedad y puedan abrir debate en las aulas. Que sirvan de espejo para compartir los sentimientos, un refugio donde entablar una conversación de quiénes somos y la manera en que deben enfrentarse a cuestiones y situaciones que los heterosexuales ni imaginamos.

Sin ir más lejos, ahí está el éxito de Heartstopper, de Alice Oseman. Un webcomic adaptado a serie de televisión en Netflix y que calienta los corazones de adolescentes y no tan niños. En ella se muestra ese crecimiento, el cambio en los protagonistas y su entorno hacia la edad adulta, las dudas y miedos y, por supuesto, el amor que sienten y que rompe cualquier barrera. Una historia tierna que sirve de reflejo para una generación que va obviando las salidas de armario y se enfrenta a los tópicos impuestos del colectivo LGTBI. Un paso más hacia las representaciones positivas de la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad.

Recomendaciones

Por ello, os traigo una selección de novelas de autores nacionales que, en mi opinión, deberían incluirse como lectura obligatoria en los colegios e institutos, para adolescentes y adultos, con el objetivo de seguir creando un mundo en el que nos sintamos aceptamos, amemos a quien amemos.

Si conocéis más obras o pensáis que sería interesante añadirlas, ponedlo en comentarios, toda sugerencia es bienvenida. Hay más historias que me parecen básica, como Yo, Simon, homosapiens (Becky Albertalli), Rainbow Boys (Álex Sánchez) o Abiertamente hetero (Bill Konigsberg) de las que hablo en otra entrada del blog sobre historias BL de instituto y a la que os animo a echar también un vistazo.

La versión de Eric
Nando López

Eric tiene veinte años y todo un futuro por delante como actor de éxito. Sin embargo, la madrugada del 13 de julio se presenta en la comisaría para confesar un crimen.

En realidad, cualquier suceso tiene un pasado y muchas formas de contarlo. Esta es la versión de Eric.


Antihéroes
Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Me llamo Yeray Ayala y tengo un secreto. Este libro que tienes entre las manos contiene mi historia, la de otros inadaptados y la clave que nos une a todos: tenemos poderes. Sí, lo sé, vas a pensarte que esto es ficción. Todo el mundo hace lo mismo, porque sois unos aburridos que habéis dejado de creer en la magia. En cuanto descubrí que podía desaparecer y reaparecer donde quisiera, yo también me dije que era imposible. Después, que era especial. Eso hizo que me aprovechase, claro, y usase mi poder para cosas que no son muy legales… Pero no hablemos de eso


Palomitas en el Instituto
Roser A. Ochoa

Hay pocas cosas que, a sus dieciséis años, Marc tenga claras en la vida. Sabe que es gay, de mayor quiere ser director de cine y también que, la preciosa chica que aparece todos los lunes en la sesión de las diez y cuarto de los cines Paradise es, en realidad, un chico.

Con tan solo dieciséis años, Aran sueña con que, en un futuro, su desmesurada pasión por el taekwondo le llevará a pisar suelo olímpico. Tiene grandes planes y no le asusta el trabajo duro, sin embargo, nunca imaginó que alguien descubriría su secreto.


Invisible
Laida Martínez Navarro

«Me llamo Ismael Arana, tengo dieciséis años y a veces me gustaría ser invisible. Me gustaría no estar, desaparecer en el aire». Quizá ya son demasiados los jóvenes que pronuncian frases como estas. ¿Realmente estamos dispuestos a soportarlo sin hacerle frente, mirando para otro lado si no me toca a mí? Dicen que el primer paso para resolver un problema es admitir que tienes un problema. A lo mejor somos una generación que tiene un problema.


Tal y como eres
Sandra Miró

Kevin tuvo que irse de casa con catorce años, ya que sus padres no aceptaban tener un hijo trans. Gracias a su tía Cecilia, dio con un hogar en el que se le quería y respetaba tal y como es él. Y, aunque lo ha intentado, nunca ha conseguido tener una pareja duradera. Se ha llevado tantos chascos y desilusiones a lo largo de su vida que ha dejado de creer en el amor.

Premios literarios de novela romántica, ¿útil o estafa?

No hay una sola escritora que conozca que no se haya presentado a un concurso literario. Sea del tipo que sea, todas nos hemos lanzado alguna vez a poner una fecha límite, pensar una historia y trabajarla a fondo para entregarla a tiempo con los nervios a flor de piel. O sacar del cajón esa obra que tal vez se merece una segunda oportunidad y, oye, ¿por qué no? Repaso rápido, registrarlo (¡recordad registrar la propiedad intelectual de vuestro trabajo!) y enviar el archivo adjunto en word a la editorial que organiza el concurso. 

Luego viene la espera, los meses, los días sin noticias, revisar una y otra vez las redes sociales de esa editorial, preguntar a las compañeras que han presentado o que, incluso, ya han publicado con ellos, por si «saben algo». Pero nadie sabe nada. Pasa el tiempo y hay ganador. No eres tú. «Bueno», piensas, «otra vez será», y miras entre la envidia, la rabia y la admiración el libro ganador. «Es justo», te repites. Das una vuelta a la historia y te reinventas. 

Pero, ¿y si no es justo? ¿Y si no hay ganador? ¿Qué ocurre entonces?

Admito que escribo este post cabreada. Un poco. Bueno, un poco bastante. Digamos que indignada. Este 31 de marzo se anunció (con un mes de retraso) la resolución del VIII Premio Titania y… quedó desierto. En su página publicaron que la decisión es unánime y que a pesar de que «algunos de ellos» contaban con la «calidad suficiente para pasar el primer filtro y llegar a la final, e incluso para ser publicados», «no cumplen» con los requisitos «para una novela ganadora».

Es decir, están bien, pero no tan bien como para llevarse los 5.000 euros de premio.

¿Qué pasa? ¿Es que la obra no es buena? No, tan solo su publicación no bastaría para que esa inversión mereciera la pena

Vamos a los números

5.000 euros para la escritora ganadora se considera como un anticipo por la cesión de los derechos a la editorial. Un autor se saca de royalties o regalías entre un 7-10% por cada ejemplar en papel. De los 15 euros de un libro, con suerte, su creador original se lleva 1,5 euros (triste pero real). Ahora vamos a mirarlo en cifras más grandes. Si la escritora se lleva esos 5.000 euros, con ese 10% (seamos generosos), representa la venta de unos 3.300 ejemplares.

La última ganadora, Retrato de una piel desnuda, está a 18 euros el ejemplar, supongamos que su autora Marta Santés se lleva 1,8 euros por cada uno (aproximadamente y haciendo cábalas más o menos acertadas). Para que el premio sea rentable, ha tenido que vender más de 2.700 libros

El contrato con una editorial pequeña-mediana suele incluir la impresión de unos 100 o 200 ejemplares, mientras que para ser rentable con estos premios habría que vender 10 veces más

No es fácil conseguir datos de las editoriales, pero para que os hagáis una idea, en 2021 entre los libros más vendidos estaba El arte de engañar al Karma, de Elísabet Benavent, con 121.118 ejemplares, o Julia Navarro y su De ninguna parte, con 70.147. Hablamos de grandísimas autoras destacadas del panorama, con la gran promoción que precede a cada una de sus obras y su puesto ‘top’ automático en cuanto publican. Así que, os digo, vender casi 3.000 libros no es nada fácil. De hecho, un contrato de editorial pequeña-mediana suele oscilar la impresión de 100 o 200 ejemplares.

Sin embargo, hay otros concursos con un premio económico más asequible que sí sacan ganadoras. Como el de Kiwi RA, con 1.750 euros de galardón en su novena edición y que se anunció esta misma semana para Beatriz Saiz. O el XII Premio Vergara, con 3.000 euros y que este año se lo llevó Belén Urcelay. O los 2.000 euros del X Premio Internacional HQÑ de novela romántica, este año para Mayte Esteban, anunciada en febrero.

Tal vez sugiero, no sé, la loca idea de rebajar el anticipo para el vencedor, si creen que no tiene suficiente «calidad» para que se vendan como churros. Léase «promoción», «nombre conocido» o «equis».

Esto no es nuevo. En 2017, 2019 y 2022 el premio Titania quedó desierto. El II Premio Puck de Novela Juvenil de 2019, desierto también, igual que el IV Premio Urano de Crecimiento Personal y Salud Natural, en octubre de 2018. Todos de la misma casa.

En concreto, 2019 fue especialmente doloroso, además de Titania quedaron sin ganadora Phoebe, Red Apple y Romantic. El de Phoebe, creado en 2017 (también desierto), ofrecía de premio 3.000 euros. En su tercera edición achacaron la falta de vencedora por «escaso número de manuscritos recibidos» y, además, «por no poder encajar ninguno de los preseleccionados en la línea editorial». No hubo cuarta edición.

Lo que dicen las malas lenguas

Lo que os he contado hasta ahora han sido datos contrastados. Cambiemos a las malas lenguas, los rumores y lo que se comenta entre los escritores, más o menos cierto, porque el refrán de  «si el río suena, agua lleva» se podría aplicar en este escenario.

Al parecer, uno de los objetivos de los premios es acumular manuscritos. Seamos sinceros, si tal o cual editorial no ofreciera algunos cientos o miles de euros de anticipo por mi obra, tal vez ni me planteaba enviarlo. Por eso se crea el premio. Llamamiento, promoción, la gente participa y, al finalizar, es común contactar con autores que mandaron su novela para publicarlos después. En ese caso no está mal visto. Es un caso de: Nos gustas, no para ganar, pero te publicaremos. Se acepta. 

El año 2019 fue especialmente doloroso, además de Titania quedaron sin ganadora Phoebe, Red Apple y Romantic

Sin embargo, cuando el concurso queda desierto, da sensación de que el dinero era un caramelo, una manzana al final del palo, para que las autoras se lanzaran a enviar sus textos. Y, si hubiera alguna de renombre, negociar. ¿Que acepta los términos? Recompensarla con el primer puesto (sin menospreciar el trabajo de la autora).

Lo dicho, sería otro de los trucos editoriales para conseguir autores importantes en su catálogo. Insisto en que esto no es oficial, por supuesto, no sería correcto e iría en contra de la normativa y las bases del premio, tan solo son temas que se hablan entre escritoras.

No olvidemos que uno de los puntos de Titania (como ejemplo, pues pasa también en otros concursos), es que la editorial  «tendrá una opción preferente sobre cualquier novela presentada a este premio, resulte o no ganadora, que podrá ejercitar mediante presentación al concursante del correspondiente contrato dentro de los seis meses siguientes a la publicación del fallo del Premio». 

Seis meses en que la obra estaría «en el aire». Sin dueño y con ilusiones perdidas por no tener el nivel suficiente para ganar.

En fin.

No trato de quitaros las ganas por presentaros a concursos literarios o por denunciar las corruptelas que podría haber en el mundo editorial, ni mucho menos. Tan solo vuelco mi cabreo e indignación, porque no es justo que jueguen así con los sueños de las escritoras por publicar bajo un sello grande.

En serio, sois buenas, escribís bien, no dejéis que una nota de un comunicado que «lamenta» lo sucedido os haga sentir mal u os marque como autoras. Sois más que eso, mejores. 

Así que…

¡A escribir!

Amor entre mujeres: cinco historias sáficas

El mes de marzo es el mes de las mujeres. De la reivindicación en la lucha social y laboral, de la igualdad de derechos, de la libertad en un mundo dominado por el sistema patriarcal. El 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, no es tan solo un día, sino una forma de vivir, una realidad necesaria, y con esta idea arranco mi post de este mes.

Mi entorno de trabajo y de amistad es mayoría femenina (y feminista). Estoy rodeada de periodistas mujeres y escritoras mujeres que demuestran su valía y profesionalidad a diario, con la sensación de que debemos esforzarnos el doble para parecer la mitad de efectivas que un hombre.

En esta necesidad de visibilizar a las mujeres, también es importante la sexualidad, el enfoque de las relaciones como un tema abierto y aceptado en la sociedad. Así, las bisexuales y lesbianas están cada vez más presentes en la literatura, no solo adulta, también juvenil, y ganan terreno con la llegada de las nuevas generaciones, deseosas por verse reflejadas en los textos que leen.

Os traigo unas pinceladas de cinco posibles historias de amor sáficas o entre mujeres que os podrían gustar, que se ambientan en escenarios contemporáneos, de fantasía, con un profundo drama familiar o una aventura para seguir creciendo.

¡Hay más! Podéis echar un vistazo a las publicaciones de la editorial LES, por ejemplo, con libros para mujeres de la comunidad LGBT+, o en Kakao Books, que cada vez cuenta con más obras de representación.

Caricias de Hielo y Fuego
Verity Greenshaw

Sophie Saks empieza a trabajar como profesora de inglés y ama de llaves en una finca de un pueblo de Ávila. Lo último que espera es conocer a Gianna Cavertti, una rebelde heredera que no solo le dará dolores de cabeza, sino también la ilusión de confiar en la posibilidad de volver a enamorarse.

¿Podrán Gianna y Sophie romper las barreras de las inseguridades para disfrutar de una nueva oportunidad de redescubrirse a sí mismas?


Canción de Sangre
Julia Ember

En un mundo donde la voz cura o mata, una poderosa hechicera llamada Cadence es obligada a torturar despiadadamente a los disidentes por órdenes de la desalmada reina Elene. 

El poder de la canción es un arma con la que acallar a las masas, pero la rebelión se palpa en el ambiente. Cuando Cadence se reencuentra con su amiga de infancia Remi, una noble que anhela la libertad, deberá decidir entre combatir a la cruel reina o convertirse en un monstruo. 


Fuera de Guión
Jen Wilde

Bex acaba de terminar el instituto y está exultante: le han dado una beca de prácticas en su serie de televisión favorita, Silver Falls. Allí, en el corazón de Los Ángeles, por fin podrá comenzar su carrera como guionista.

Sin embargo, las cosas son más duras de lo que esperaba y Bex se pasa el tiempo llevando cafés para el showrunner. ¿Quizá podría impresionarlo si escribiera el guión de un episodio? Claro que Bex tiene sus propias ideas acerca de la serie, y nada le suena mejor que un romance sáfico interpretado por su youtuber fetiche, Shrupty Padwal.


Al primer clic
Anna Pólux

Cuando Alison Carter se registró en Click, la aplicación de citas online más popular del momento, nunca pensó que seis meses después estaría enamorada de Jess_92, alguien a quien ni siquiera conocía en persona.

Con un 87 % de compatibilidad entre sus perfiles y tras miles de charlas interminables con ella al teléfono, Alison está convencida de que Jessie es su chica ideal. Mientras cuenta los días que faltan para verla en persona, intenta no hacerle mucho caso a su mejor amiga, Gail, cuando esta le repite una y otra vez que esa chica esconde algo.


Desayuno en Júpiter
Andrea Tomé

Cuando Ofelia y Amoke se conocen, sus mundos parecen completamente contradictorios. Ofelia es el caos, la apasionada por la astronomía que ha suspendido la Selectividad y que pasa su año sabático en Gales con su padre, vendiendo mermelada orgánica, y tratando de encontrar su propósito en la vida. Amoke es el orden, una solitaria y responsable estudiante de Biología que pasa todo el tiempo que no está en la universidad cuidando de su hermano y leyendo libros de Charles Darwin.


Una más de extra, ¡RECOMENDADÍSIMA!

Señoras que se empotraron hace mucho
Cristina Domenech

Mujeres que se rebelaron contra el matrimonio y rompieron las reglas de etiqueta. Rebeldes, genias, decadentes, artistas… Señoras que, pese a todas las dificultades de su tiempo, se atrevieron a expresar su sexualidad y desafiar a su época.

Este libro, que contempla desde el siglo XVII hasta el siglo XX, explora la historia pública y privada de estas fascinantes mujeres que amaban a otras -Anne Seymour Damer, Anne Lister o Josephine Baker, entre tantas otras-, para visibilizar y sacar a la luz una realidad que nunca debería haber sido secreta.

¿Qué es el omegaverse? Cinco recomendaciones para entenderlo mejor

Imaginemos un mundo en el que no importa ser hombre o mujer, sino alfa, beta u omega. Donde los instintos prevalecen, existe la pareja destinada y una pequeña cantidad de la población sufre un periodo de celo. Un mundo en el que ser omega significa la humillación y la lucha continua en la sociedad y contra los instintos; mientras que los alfas son vistos como líderes, en la cúspide de la jerarquía.

Bienvenidos al omegaverse.

No vengo a hacer ningún análisis profundo del tema, sino a dar unas pinceladas de este subgénero del BL (Boys Love) que tuvo su boom con los fanfics de Teen Wolf y Sobrenatural en 2010 en Occidente. En realidad, se conocían de antes, sobre todo en Asia, con mangas yaoi en los que una de las características que más llama la atención es el embarazo masculino.

Bien, ahora que tengo tu atención, recapitulemos.

En el omegaverse, además de hombres y mujeres, existe la jerarquía de alfa, beta y omega. En este subgénero de fantasía, que se adapta según cada historia, los alfa y omega suelen ser la menor cantidad de la población, dos polos opuestos que se atraen, mientras que los beta representan a la mayoría.

Mordiscos en la nuca, ‘anudar’ a la pareja o el uso de píldoras son detalles que varían según cada adaptación

Los alfas son el ‘top’ de la sociedad, lo mejor de lo mejor, que en las historias suelen tener una particular obsesión con los omegas (casualmente siempre se cruza alguno en su camino, o viceversa). Tanto unos como otros pueden expulsar feromonas (sí, feromonas) para atraer al contrario hasta desatar sus instintos. Porque el omegaverse va del lado más salvajes de los humanos (en relaciones entre hombres, sobre todo), de reprimir o no (a veces con píldoras) sus ansias por desfogarse con su polo contrario.

Porque los alfas y omegas están destinados a encontrarse. En algunas historias se habla de una unión o lazo del destino, en otras no se menciona, pero siempre terminan chocando y, si la pareja va bien, acaba con dos padres y un bebé que derrite los corazones de las fujoshi y amantes del BL (porque no hay nada que nos atraiga más que un hombre, o dos, embobado con su hijo/a pequeño).

Después cada autor adapta las ideas básicas de esta fantasía a su manera. Algunos alfas marcan a sus omegas con un bocado en la nuca, por lo que los omegas deben llevar collares que los protejan de mordiscos indeseados antes de encontrar al amor de su vida. En otros, si el alfa/omega muere, también arrastra a su pareja.

El omegaverse trata del lado más salvaje de los humanos, de reprimir (o no) sus instintos

También los hay quienes ‘anudan’ a su pareja en el sexo, igual que los perros o los lobos. No os voy a dar detalles sobre los órganos sexuales, pero se habla de hombres con anos lubricados, dando a luz por cesárea y mujeres con clítoris desarrollados que embarazan a omegas (hombres o mujeres).

El celo, sin embargo, sí que suele ser una idea que se repite. Es un periodo en el que el omega suele estas más o menos incapacitado pues su cuerpo le «exige» mantener relaciones sexuales y, bueno, como haya un alfa o beta (en menor medida) cerca, estos se ven atraídos por sus feromonas y rara vez acaba bien. O sirve como detonante de trama.

Todo ello se puede enmarcar en mundo actual o antiguo, desde época victoriana o, incluso, prehistoria, hasta urban fantasy con hombres lobo o clásica trama oficinista de jefe-empleado que se va de manos en época de apareamiento.

Machismo

Hay que admitir que la base del mundo omegaverse es machista, solo que la idea del patriarcado se ve trasladada al del ‘alfa supremo’, cuya voluntad solo existe para cumplir y hasta hay betas y omegas felices de obedecer. Historias con final feliz donde el macho alfa (literal) es quien toma las decisiones y se relega la figura del omega a la clasista mujer sumisa y complaciente con el otro sexo.

Sin embargo, esta idea poco a poco está cambiando gracias a los nuevos movimientos feministas que también se observan en el BL, tanto en Asia como Occidente. Por ejemplo, el primer omegaverse manga que se licencia en España es Megumi to Tsugumi, con un omega de armas tomar, un alfa preocupado por su pareja y donde el consentimiento mutuo es la base de su relación. Aun así, la trama de su alrededor gira en torno a la lucha de las jerarquías y que la sociedad sigue viendo a los omega como inferiores.

El omegaverse es todo un mundo por descubrir, con historias que van llegando a España y que ahora mismo están disponibles también en ebook. Por ello, os traigo unas sugerencias para conocer este género que va más allá de los fanfics y cada vez atrae a más seguidoras.

Lluvia de Oro
Aura

Como el único hijo omega de un conde sumido en la pobreza, Elliot sabe que su matrimonio con el rico mercader Horace Hamilton es algo a lo que no puede negarse. Pero cuando su prima Georgina le ofrece la oportunidad de acompañarle en su visita a Hillsmoth House, su futuro cambiará.


Aquello que nos prometimos
Lena Wolf

Bienvenidos a «El Rey Omega», el mayor club de alterne para Alfas, en el que todas las perversiones pueden hacerse realidad. Solo existe una regla: no marcar a ningún Omega; la imaginación es tu límite siempre y cuando estés dispuesto a pagar el precio.

¿Es posible mantener viva la esperanza en un lugar tan sórdido como ese?


El Halcón que protegía la luna
Leo Rodríguez

Dorian Crawford no podía creer que había encontrado a su compañero, la mitad de su alma, tampoco que este fuera otro hombre —porque, vamos, ¿desde cuándo el Destino había sido bueno con él? Dorian no podía recordarlo— ni mucho menos uno tan encantador como el pequeño y precioso Gareth Andrews.

Entonces un pequeño descuido, solo uno…, y él estaba embarazado.


Lies
Mirage Project

Odiar al hombre que le arrebató todo había sido más sencillo en su cabeza. Sin embargo, ahora Jules no sabe qué hacer frente a las traicioneras reacciones de su propio cuerpo al encontrarse con aquel dominante de personalidad implacable e increíble atractivo. Pese a todo, esta atracción palidece en cierta medida ante los sentimientos que Jules comienza a abrigar por el guardaespaldas del millonario, alfa también aunque de segundo grado.


Garras de Omega
Diother Lu

León es el último lobo blanco sobre la tierra, un omega que se oculta en el imperio de aquellos que extinguieron a su raza. Él aún logra pasar desapercibido, pero cuando llega su primer celo, queda vulnerable y al descubierto como lo que es: un omega de una raza extinta. Ansiado. Deseado.
León teme ser vendido en los burdeles del reino de Kez, pero el horror de su destino supera sus expectativas: será entregado al príncipe de los grandes lobos negros de Seth.


Enlaces de interés:

Autoras nacionales de homoerótica que se inspiran en Asia

La poesía de los cerezos en flor, la elegancia de los kimonos, un poco de acción con katanas y besos con sabor a té matcha. Es indudable que Japón nos tiene embelesados a más de uno y, tras la publicación este 23 de septiembre de La última plegaria del dragón (Selecta), os traigo otras historias que también os podrían interesar.

Nada como un drama chico x chico en Tokio, Kioto o con una fuerte inspiración asiática en tierras occidentales para hacernos viajar a través del papel.

Hay autoras y novelas con relaciones heterosexuales también que van hasta el Japón feudal (como Bushidó de I. J. García), o la apertura de los japoneses a finales del siglo pasado con Después del Monzón, de África Ruh. A las actuales con Respira, de Paula Gallego.

Sin olvidar la pasión por el K-Pop en De Seúl al Cielo de Silvia Aliaga y Tatiana Marco  o Mi primer amor de Elsa M. R. No obstante, vosotras queréis una buena historia entre dos chicos, así que aquí tenéis algunas que os podrían gustar para unir la pasión por el BL y la cultura asiática.

Si conocéis más, no dudéis en comentarlo, nada como ampliar listas de lectura pendiente, y con cariño.

Juego de Amor

Nut

Morgan y Kato son diferentes, opuestos como la noche y el día. Nueva York será el tablero, y ellos mismos las fichas que, como en una partida al juego japonés del Go, habrán de desplegar en la dura batalla por mantener a flote su compleja historia de amor. ¿Podrá su relación sobrevivir a las desavenencias, sus respectivos pasados familiares y, sobre todo, a ellos mismos?


Ocho mil kilómetros

Ami Mercury

No todas las normas están para cumplirlas. No siempre es verdad lo que damos por sentado. Eso es algo que Matsubara no se ha planteado nunca hasta que, en una fría mañana, conoce a Arian. viajamos a Kioto, donde se desarrolla esta historia de amor entre dos chicos tan distintos como el día y la noche.


Solo una noche más

Abigail Villalba Sánchez

Japón, periodo Sengoku.

Tras el levantamiento y la traición de los samuráis de la familia Konoe, nada tiene sentido para Tomohisa. Su vida, ligada íntimamente al damyo de la familia, Konoe Akira, no merece la pena si él ya no está. Pero… hay maneras de volver a verle, pese a que su cuerpo ya no camina en el mundo de los vivos.


La lluvia de Tokio es gris

Nisa Arce

Inmerso en la vorágine de las largas jornadas de trabajo y su soledad, Kenzo siente que ya nada le emociona en Tokio, en la que reside desde hace casi veinte años. Cuando le llega el rumor de que han visto a alguien determinante de su pasado en el barrio gay de Ni-chōme, en Shinjuku, decide probar suerte e ir a su encuentro.


La última plegaria del dragón

Enara de la Peña

Tokio. Era Taisho

En un improvisado viaje de Nueva York a Tokio, Cole trata de averiguar quién es en realidad. Con suerte y la ayuda del hombre de hielo Kimitake, su atractivo traductor, comenzará una investigación que sacará a la luz el misterio de la desaparición de su madre.

Novelas BL de ‘insti’ para empezar el curso

Septiembre siempre significa inicio de curso. Plastificar libros, comprar nuevas carpetas y decenas de subrayadores de colores era mi ritual para principios de mes.

Ahora, aunque he perdido esa costumbre (madurez, trabajo, adulting), os traigo un post que nos lleva a través de las novelas de regreso al instituto. Pero vamos un paso más allá. Novelas BL (Boys Love) con adolescentes cargados de hormonas y dudas sobre su identidad.

Nada como un buen drama colegial para empezar el curso escolar.

En mi búsqueda de títulos me ha parecido curioso haber encontrado más historias ambientadas en entorno universitario (como la saga Signos del Amor, de Anyta Sunday), de New Adult, que de género juvenil o que suceden en Secundaria.

Yo solo quería la clásica historia de chico conoce chico y se enamora entre clases, comparten bandeja en el comedor, se plantean invitar al otro al baile de fin de curso… Sin embargo, admito que no ha sido fácil, y menos las que dejan la angustia adolescente a un lado (o gran parte).

Es evidente que evitar estas tramas es imposible. A esa edad lo normal es plantearse quién es uno y añadirle la profunda desesperación de un mundo que lo devora y regurgita después entre exámenes de trimestre y acoso escolar.

No obstante, siento que es más común encontrar historias ‘happy’ o de trama más sencilla en relaciones heterosexuales. ¿Hemos hablado ya de cómo la representación de homosexuales va unida a un profundo drama/trauma/pesadilla vital? Este tema da para otro post, más adelante.

Os traigo un poco de mezcla de historias. Alguna más liviana, otra más profunda, una más con magia y, por supuesto, todas con toneladas de amor.

Si conocéis novelas con chicos adolescentes en su primera cita, compartiendo un helado, yendo al cine o, simplemente, comiendo palomitas delante de la tele mientras pasan de hacer los deberes, ¡decídmelo!

Ahí van mis seis recomendaciones (y un extra).

Yo, Simon, Homo Sapiens
Becky Albertalli

Tierna, divertida y auténtica. Una historia que es pura esencia adolescente. Personajes entrañables con una trama de chantaje, amistad y ciber-amores misteriosos. Muy recomendable para empezar en el género BL y engancharse.


Solo quedó nuestra historia
Adam Silvera

Dramón adolescente que engancha por la terrible pregunta de “¿por qué alguien se quitaría la vida?”. Se habla de la culpabilidad, el arrepentimiento, los secretos y el amor entre dos chicos. O más. Mejor leedlo.


(Im)posible
Lena Wolf

Autora nacional que me encantó. Historia real y humana, con una manera de asumir la homosexualidad muy natural. Se habla de bullying, de acoso, malas amistades y buenas decisiones que cambian la vida. Habrá segunda parte y estoy deseando que salga.


Rainbow Boys
Alex Sánchez

Historia que se lee en un suspiro, con tres personajes principales que todavía están conociéndose a sí mismos. El hetero convencido que tal vez no está tan convencido, el gay que abre armarios poco a poco y el que pensaba saber perfectamente quién era y aún le queda por aprender. Muy recomendable.


Abiertamente hetero
Bill Konigsberg

Un chico gay que cambia de instituto para intentar dejar de ser el foco de atención. Historia ligera con un trasfondo muy real que se lee rapidísimo. Algunos tópicos, colegas que dan sorpresas y amores no tan imposibles.


Moriré besando a Simon Snow
Rainbow Rowell

¿Shipeábais Draco Malfoy y Harry Potter? Pues Rainbow Rowell lo hizo real. Magia, chicos de instituto, uno malo y otro terriblemente bueno que, por supuesto, se enamoran. Disfruté cada página, con una de las escenas de beso más bonitas que he leído. Tengo pendiente la segunda parte.


EXTRA

Todas las flores son nuestras
William Peña

Novedad de este septiembre de Ediciones Dorna. Hará que sus personajes nos dejen el corazón calentito y nos haga salir corriendo de casa a la floristería más cercana. Novelette de toque juvenil y ambientada en Murcia. Amor a fuego lento entre dos adolescentes.