Hendelie: «Empecé a usar seudónimo para no perder mi trabajo en un colegio de monjas»

Seguro que os suena su nombre: Hendelie. Mujer todoterreno, en redes es imparable. Se describe como correctora anarquista y también escribe BL. Lleva ya desde 2011 dando a conocer sus historias, tanto en plataformas de lectura gratuita como por autopublicación.

Novelas, relatos, fanfics o cuentos, siempre busca probar nuevos estilos, eso sí, dirigido a un público adulto. Su última novedad, A contratiempo, continuación de Acordes rotos, es la muestra de su obsesión por la música y el romance entre hombres.

También ha tocado fantasía épica con Fuego y Acero, y la fantasía urbana con drama social como telón de fondo en Flores de asfalto: El despertar. Promete que algo muy especial para 2023.

En su Twitter dice que habla mucho de música y Dragon Age, y de más cosas. ¡Todos a seguirla!

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Como muchas de nosotras, descubrí algo similar al BL leyendo las Crónicas Vampíricas de Anne Rice. Mucho después, en torno a 2006-2007 entré en el mundo del fanfiction y una cosa llevó a la otra. En 2010 empecé a colaborar con la revista digital Yaoi Niwa y hasta hoy ☺ 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

La primera historia larga fue Fuego y Acero, aunque antes había escrito varios relatos cortos con elfos, ángeles y demonios, jóvenes bohemios del siglo XIX…

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Sí, sin duda. Cuando empecé a publicar trabajaba de profe de extraescolares en un colegio de monjas (!) y tenía claro que iba a usar seudónimo. No quería que me relacionaran con ese tipo de literatura haciendo una búsqueda en Internet porque, por más que me pesara, eso podía hacerme perder el trabajo. También es verdad que yo empecé hace 10 años y ha llovido mucho, espero que ahora sea distinto. Ojalá las monjas lean más BL ahora que entonces.

—Aún usas seudónimo, ¿te has planteado publicar con tu verdadero nombre BL?

La verdad es que no. Son muchos años siendo Hendelie y la gente que me conoce como escritora ya está acostumbrada, aunque muchas saben cómo me llamo. Con el tiempo todo se va diluyendo y ya no tengo ningún anonimato, pero creo que sigue siendo más fácil que la gente interesada en mis escritos me encuentre por Hendelie, que es un nombre ya con cierto recorrido.

—Dime un autor o autora que admires del género.

Bry es mi autora de BL favorita, todo lo que hace esta mujer me encanta. También me gustan muchísimo Sofía Olguín, Nut, Nisa Arce, Corintia y Judit Caro, y más recientemente me he hecho fan de Ami Mercury, la dibujante y guionista Nixarim y Alicia Morales Alonso, que escribe maravillosamente.

Acordes rotos y A contratiempo habla de música, del Reino Unido en una época muy concreta, de las nuevas generaciones… ¿Qué te inspiró para crear esta historia?

La música es una de las cosas más importantes de mi vida y siempre me ayuda en los malos momentos. En enero de 2021 tuve un bajón bastante fuerte por cansancio pandémico y me refugié mucho en el pasado, en los grupos que solía escuchar en mi adolescencia. De ahí y de las conversaciones que surgieron en esos meses con mis amigos sobre el fracaso, el éxito y las cosas importantes de la vida nació la historia.

En Nebulosa tenemos ciencia ficción, con Fuego y Acero, fantasía, y en Acordes rotos, contemporánea. ¿En qué género estás más cómoda?

Pues la verdad es que en todos. Mientras pueda escribir lo que me apetece cuando me apetece, yo siempre estoy cómoda. Soy muy culo inquieto y muy cambiante en cuanto a lo creativo, así que igual un día te contesto fantasía y otro histórica… Hoy concretamente te diría que contemporánea. Mañana creo que toca novela gótica, jajajajaja.

Las escenas eróticas, ¿prefieres leerlas o escribirlas?

Escribirlas, aunque últimamente escribo BL no explícito. Pero cuando hago cosas más explícitas, prefiero escribirlas a leerlas.

¿En qué proyecto estás trabajando ahora mismo?

Pues ahora mismo no estoy trabajando en nada. Estoy escribiendo un fanfic a ratos y dedicándome a los estudios y a la música en mi tiempo libre. Ya en 2023 volveré a la carga con algo totalmente diferente, como viene a ser costumbre ;P

—Hablemos de cifras: Qué libro te ha dado más alegrías económicas, el mes que más sacaste con él. ¿Da para vivir o para tirar mitos abajo?

Los meses que más dinero he ganado ha sido cuando he hecho preventa y luego lanzamiento en Amazon. En esas ocasiones, que igual se dan una vez cada dos, tres o cinco años dado mi ritmo de escritura, he podido ganar a lo mejor 300 euros limpios en un mes. Al mes siguiente ya baja a 50 euros, 100 euros… Al tercer mes, lo que se pueda rascar. Por suerte no pretendo vivir de esto, pero me consta que en otros géneros (sobre todo en romántica heterosexual) hay gente que sí se paga los garbanzos con lo que escribe. Y la mayoría son mujeres. ¡Bien por ellas!

Conoce más a Hendelie

La Maldición del Cisne

Sinopsis:

Cuenta la leyenda que el príncipe cisne está maldito. Solo el amor lo salvará. Lo que el reino no sabe es que el príncipe, en realidad, son dos. Y su secreto acaba de ser descubierto.

Cuando el príncipe Cristas, heredero del reino del Sur, conoció al príncipe Aserinae nunca pensó que se trataba de diferentes personas que jugaban al escondite detrás del mismo nombre.

Y así es como Cristas se convierte en el único con quien los gemelos pueden ser ellos mismos. Comportarse como unos hermanos que hablan por dos, ríen por dos y, por qué no, aman por dos.

Pero ¿será suficiente para romper la maldición?

Advertencia: Esta historia contiene escenas +18 entre hombres, trío e incesto. Si no te gustan estos temas, te invitamos a leer otra de nuestras novelas.


Lanzamiento: 26 de mayo de 2022
Páginas: 233
Diseño portada: Roser A. Ochoa
Correcciones: María Arribas
Papel y digital / Amazon



Nayra Ginory: «Cuando ‘salí del armario’, me dijeron que era una tonta por ocultarlo»

Nayra Ginory es enfermera, feminista, vegetariana y friki. Jugadora de rol en sus tiempos ‘mozos’, amante de la Fantasía y lectora obsesiva, es más conocida por su obra A través del sexo.

Escritora dedicada casi por entero a la homoerótica. Autopublicó su primera novela en dos tomos en Amazon y la siguiente fue El sabor de las manzanas rojas, una historia de vampiros muy sensuales en cuya secuela trabaja actualmente. Es autora también de numerosos relatos. Le va lo macabro, aunque no lo aparente.

En sus redes dice: «No te juntes conmigo, soy una mala influencia». No le hagáis ni caso.

Su primera novela fue romántica. Erótica. En concreto, homoerótica, y ya no paró

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Es una historia que me gusta contar, porque lo descubrí todo como por casualidad. Allá por 2006 o 2007 me regalaron una saga de fantasía llamada El mensajero de la oscuridad, compuesta por aquel entonces de tres libros. Es una serie de novelas ambientada en una sociedad bastante sofisticada y matriarcal y el protagonista es un apuesto y carismático espía, ladrón y experto espadachín que tiene cierta debilidad por los jovencitos y del que me enamoré irremediablemente. La trilogía tiene una subtrama romántica, absolutamente adorable, entre el protagonista y su joven y muy inocente aprendiz. Creo que esa fue la primera vez que vi una historia de amor homosexual en una novela. Un día, investigando en la web de la autora, Lynn Flewelling, me encontré con unos cuantos FanArts de la trilogía, uno de ellos de muchísima calidad hecho por una ilustradora profesional. Por pura curiosidad me metí en la web de esa artista y encontré otro FanArt, en el que se veía a dos hombres, uno de larga cabellera rubia y otro moreno y más joven, atados por una cadena de oro. Debajo se podía leer Ai no Kusabi. Así que ahí fui yo toda dispuesta a la Wikipedia, a averiguar qué era, y decía algo así como «Ai no kusabi es un anime yaoi que…». Piqué en el enlace que redirigía a la entrada de ‘Yaoi’, para ver qué era eso y, como se suele decir, el resto es historia. 

Ai no Kusabi

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

Pues creo que fue El sabor de las manzanas rojas aunque en aquel entonces (allá por el 2008) no era más que un esbozo de la novela que terminó siendo. Paralelamente y poco después empecé a escribir A través del sexo, y terminé dejando la historia de vampiros para centrarme en la otra.

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Aunque ahora me parezca una tontería, al principio sí. De hecho, durante algo más de un año ninguno de mis amigos o familia, salvo mi marido, sabía que estaba escribiendo una novela y publicándola online, porque como era homoerótica me daba vergüenza. Esa fue una de las razones de que siempre haya publicado bajo seudónimo, pues me cambié el apellido para empezar a publicar. Luego tuve que hacer lo que yo llamo ‘mi salida del armario como escritora’, primero ante mi madre y mi hermana y luego ante mis amigos, cuando les conté que estaba escribiendo una historia en la que unos chicos se hacían cosas muy guarras los unos a los otros, y todos me dijeron que había sido una tonta por ocultarlo. Cuando se lo conté a mi padre, que es el miembro más conservador de mi familia, me preguntó con mucha seriedad «¿Pero esos chicos se quieren?», cuando le dije que sí, asintió y me dijo: «Eso es lo más importante».

—Dime un autor o autora que admires del género.

Muchas. Mi primera referente fue Aurora Seldon, una clásica del género, y sus novelas fueron de las primeras que leí online, pues en aquella época nadie publicada este género en editoriales. Luego descubrí a Nut en AmorYaoi, y la saga de Juegos de Seducción-Juegos de Amor es una de mis favoritas de todos los tiempos. Podría nombrar a otras como Bry Aizo, Hendelie y Estudio Third Kind, Maribel Llopis o Alejania escritores (y seguro que me dejo muchas atrás), pero mi verdadero referente siempre ha sido Nisa Arce. Nos conocimos online hace muchos años y decidimos un día vernos un día en persona: las dos llevábamos un blog, escribíamos el mismo género y éramos de la misma pequeña isla. Nos llevamos bien inmediatamente y se ha convertido en una de las mejores amigas que he tenido en toda mi vida, pero aparte de eso tiene una capacidad de trabajo y una perseverancia que la convierten en alguien a quien siempre he admirado. Además de que soy súper mega fan de Las reglas del juego.

A través del sexo fue tu gran lanzamiento a la homoerótica, ¿cómo surgió la idea?

Pues mira, ni me acuerdo muy bien (fue hace tantos años). Creo que mi idea inicial era la de escribir una especie de ‘coming of age’ a través de las experiencias eróticas del protagonista, pero desde los primeros capítulos la idea evolucionó. De hecho, David, el gran interés amoroso del protagonista a lo largo de la historia, solo iba a salir en el primer capítulo, pero en seguida me di cuenta de que tenía que convertirlo en un personaje recurrente, lo que convirtió la obra en una novela más romántica de lo que yo había pensado en un principio.

¿Cómo fue el proceso de creación? ¿La historia fluyó o se atrancó? ¿Y en la segunda novela?

Se atrancó muchísimo (inserte risitas nerviosas). De hecho, cuando llevaba algo así como diez o quince capítulos escritos y publicados me di cuenta de que la novela no fluía, paré la publicación, me disculpé con las lectoras y empecé a reescribir la novela desde el principio. A partir de ahí ya la seguí publicando, pero no siempre conseguía cumplir los plazos. También debo decir que escribí A través del sexo (ambos tomos) en un momento particularmente difícil de mi vida: mi hermana pequeña estaba enferma y finalmente falleció, y todo ese proceso de enfermedad, muerte y duelo afectó a la obra y a mi capacidad para escribirla con fluidez.

En El sabor de las manzanas rojas te adentras en un mundo paranormal con vampiros, ¿qué tal el cambio de género? ¿Cómodo o raro?

El cambio de género ha sido muy cómodo, principalmente porque yo nunca fui lectora de novela romántica (no hasta que descubrí el BL) y siempre lo fui de fantasía, ciencia ficción, etc. Y siempre me ha gustado el género vampírico (me leo lo que me echen de chupasangres, excepto Crepúsculo). Además, como ya comenté, esa novela empecé a escribirla antes que A través del sexo y siempre fue una idea que tuve ahí agazapada en el fondo de mi mente, esperando a salir. Es verdad que es muy diferente a A través del sexo, en vez de ser colorida y optimita es neogótica y bastante oscura, pero supongo que ambas obras reflejan una parte de mi personalidad: Por lo general soy una persona alegre y desenfadada, pero tengo un lado bastante amante de lo macabro.

¿Qué tal avanza la continuación? ¿Hay fechas?

Desgraciadamente, no hay fecha. La continuación avanza, ya llevo escrita algo más de la mitad y tiene hasta título y portada, pero últimamente, por problemas personales, me he atascado un poco en la escritura. Mi idea es sacarla a lo largo de 2022, en todo caso. A ver si lo consigo.

En tu blog comentas que tu sueño inicial era escribir una novela de fantasía épica, ¿sigue en pie? ¿Algún proyecto en mente?

Sí que tengo una idea en mente, pero no la quiero desarrollar mucho hasta que no termine Negro como el ébano, rojo como la sangre. En todo caso, tengo una historia y una ambientación a medio formar, por supuesto, con personajes de sexualidad escandalosamente ambigua, que es marca de la casa. 

—Hablemos de cifras: Qué libro te ha dado más alegrías económicas, el mes que más sacaste con él. ¿Da para vivir o para tirar mitos abajo?

Pues sin ningún género de dudas, A través del sexo, pero vamos, como dices tú, vamos a tirar mitos abajo. Cuando la publiqué en Ediciones Babylon, creo recordar que el primer año, entre los dos tomos, gané unos 500-600 euros. Los siguientes años de contrato esa cifra fue decayendo, y creo que el último año gané algo menos de 100 euros (las editoriales suelen facturar anualmente). Desde que la autopubliqué en Amazon se ha vendido medianamente bien y creo que el mes que más gané fue unos 200 euros o así, incluyendo ahí también las ventas de mi otra novela, pero por lo general, en Amazon suelo ganar mensualmente 50-100 euros, a veces menos. Así que no, definitivamente a mí no me da para vivir de esto, lo cual es bastante desalentador para quien realmente se quiera dedicar a la escritura. Siempre vemos en el cine o la televisión como con esfuerzo y tesón los escritores (o cantantes o actores) consiguen sus sueños y se hacen súper ricos gracias a su arte, pero en la vida real solo un porcentaje muy pequeñito de esas personas consiguen vivir de su escritura. De todas formas, yo nunca he albergado el sueño de ser una escritora profesional, y siempre lo he visto más como un ‘hobby’, así que para mí la escritura no me ha traído más que alegrías, porque he conseguido mucho más de lo que nunca esperé, y no me refiero solo a nivel económico. Al final, escribo porque me gusta, y no serviría de nada dejar mis historias en un cajón. Para alguien que como único objetivo al empezar a escribir era alcanzar los cien comentarios en Amor-Yaoi, creo que no me ha ido nada mal.

Conoce más a Nayra Ginory

Literatura juvenil y LGTBI que debería ser obligatoria

A todos nos han obligado a leer obras, catalogadas de clásicas, que llegaron a hacernos dudar si nos gustaba la lectura o no. Bueno, tal vez no a tal extremo, pero sí a aborrecerla. ¿Quién no ha buscado reseñas en internet —o donde se podía— y ha aprendido a leer en diagonal con tochos de siglos pasados? Los tiempos cambian, así como los estilos de narración y la temática que interesa. Por lo que ya va siendo hora de darle una vuelta a las lecturas obligatorias, ¿no?

La excusa de que a los jóvenes no les gusta leer, razón por la que no pueden acabarse un Quijote o un Lazarillo, es falsa. Los lectores de 10 a 14 años son el 70,8%, aunque esto baja para cuando entran en el instituto y de los 15 a 18 años más de la mitad no abre un libro. Así, solo el 44,7% admite leer de forma habitual.

Es decir, sí hay lectores, la cuestión es no perderlos con la adolescencia y en ello hay una gran implicación de los centros educativos (además de las familias, claro). Al fin y al cabo, en el tiempo dividido entre ‘cole’ y casa se suma el de los deberes. Si en ese rato se fuerza a zamparse obras desfasadas o con las que no empatizan o, simplemente, que no tienen un seguimiento en las clases para una preparación a una buena lectura (nadie debería coger Cervantes o Góngora sin un buen profesor o profesora de literatura de por medio), el futuro lector se desvanece.

Los lectores de 10 a 14 años son el 70,8%, aunque esto baja para cuando entran en el instituto y de los 15 a 18 años más de la mitad no abre un libro

Por esta razón es esencial buscar nuevas obras que enganchen, de historias que hablen de inclusión, diversidad y amor sin complejos. Los jóvenes, y no tan jóvenes también, necesitan relatos que cuenten con naturalidad los distintos tipos de sexualidad que existen, que formen parte de la sociedad y puedan abrir debate en las aulas. Que sirvan de espejo para compartir los sentimientos, un refugio donde entablar una conversación de quiénes somos y la manera en que deben enfrentarse a cuestiones y situaciones que los heterosexuales ni imaginamos.

Sin ir más lejos, ahí está el éxito de Heartstopper, de Alice Oseman. Un webcomic adaptado a serie de televisión en Netflix y que calienta los corazones de adolescentes y no tan niños. En ella se muestra ese crecimiento, el cambio en los protagonistas y su entorno hacia la edad adulta, las dudas y miedos y, por supuesto, el amor que sienten y que rompe cualquier barrera. Una historia tierna que sirve de reflejo para una generación que va obviando las salidas de armario y se enfrenta a los tópicos impuestos del colectivo LGTBI. Un paso más hacia las representaciones positivas de la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad.

Recomendaciones

Por ello, os traigo una selección de novelas de autores nacionales que, en mi opinión, deberían incluirse como lectura obligatoria en los colegios e institutos, para adolescentes y adultos, con el objetivo de seguir creando un mundo en el que nos sintamos aceptamos, amemos a quien amemos.

Si conocéis más obras o pensáis que sería interesante añadirlas, ponedlo en comentarios, toda sugerencia es bienvenida. Hay más historias que me parecen básica, como Yo, Simon, homosapiens (Becky Albertalli), Rainbow Boys (Álex Sánchez) o Abiertamente hetero (Bill Konigsberg) de las que hablo en otra entrada del blog sobre historias BL de instituto y a la que os animo a echar también un vistazo.

La versión de Eric
Nando López

Eric tiene veinte años y todo un futuro por delante como actor de éxito. Sin embargo, la madrugada del 13 de julio se presenta en la comisaría para confesar un crimen.

En realidad, cualquier suceso tiene un pasado y muchas formas de contarlo. Esta es la versión de Eric.


Antihéroes
Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Me llamo Yeray Ayala y tengo un secreto. Este libro que tienes entre las manos contiene mi historia, la de otros inadaptados y la clave que nos une a todos: tenemos poderes. Sí, lo sé, vas a pensarte que esto es ficción. Todo el mundo hace lo mismo, porque sois unos aburridos que habéis dejado de creer en la magia. En cuanto descubrí que podía desaparecer y reaparecer donde quisiera, yo también me dije que era imposible. Después, que era especial. Eso hizo que me aprovechase, claro, y usase mi poder para cosas que no son muy legales… Pero no hablemos de eso


Palomitas en el Instituto
Roser A. Ochoa

Hay pocas cosas que, a sus dieciséis años, Marc tenga claras en la vida. Sabe que es gay, de mayor quiere ser director de cine y también que, la preciosa chica que aparece todos los lunes en la sesión de las diez y cuarto de los cines Paradise es, en realidad, un chico.

Con tan solo dieciséis años, Aran sueña con que, en un futuro, su desmesurada pasión por el taekwondo le llevará a pisar suelo olímpico. Tiene grandes planes y no le asusta el trabajo duro, sin embargo, nunca imaginó que alguien descubriría su secreto.


Invisible
Laida Martínez Navarro

«Me llamo Ismael Arana, tengo dieciséis años y a veces me gustaría ser invisible. Me gustaría no estar, desaparecer en el aire». Quizá ya son demasiados los jóvenes que pronuncian frases como estas. ¿Realmente estamos dispuestos a soportarlo sin hacerle frente, mirando para otro lado si no me toca a mí? Dicen que el primer paso para resolver un problema es admitir que tienes un problema. A lo mejor somos una generación que tiene un problema.


Tal y como eres
Sandra Miró

Kevin tuvo que irse de casa con catorce años, ya que sus padres no aceptaban tener un hijo trans. Gracias a su tía Cecilia, dio con un hogar en el que se le quería y respetaba tal y como es él. Y, aunque lo ha intentado, nunca ha conseguido tener una pareja duradera. Se ha llevado tantos chascos y desilusiones a lo largo de su vida que ha dejado de creer en el amor.

Bry Aizoo: «Si quería escribir BL tranquila, tenía que desaparecer un poco»

Bry Aizoo, también conocida como Diana Muñiz y, además, como Anna Molly D. Riddle, una asturiana residente en Barcelona que no para de crear historias de ciencia ficción (Crónicas de Eos) y fantasía, tanto épica como urbana (La luna del cazador), aunque no rechaza una buena novela de terror.

Se define en sus perfiles de redes como científica, escritora, llorona y buena gente en general. Y lo es un rato largo. Autora de Boys Love, la conoceréis por sus publicaciones con la editorial Antro, Fantasía a cuatro manos y su recién estrenada de romanos En la sangre. A pesar de que lleva mucho tiempo escribiendo, no hace tanto que decidió incorporar a sus historias un nuevo ingrediente: las relaciones entre hombres.

Fabrica mitologías, le da una vuelta a lo cotidiano y juega con los límites de lo real

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Pues… tarde, la verdad, muy tarde y fue un poco de casualidad mientras escribía otra novela. Las Crónicas de Eos es una historia de ciencia ficción que incluye bastante romance explícito y, conforme avanza la trama, aparece un personaje de peso que es homosexual y mantiene una relación dentro de la novela. Una buena amiga mía me recriminó en su momento que me centrara tanto en las escenas de sexo hetero e hiciera fundido en negro cuando se trataba de los chicos y bueno, ese comentario lo cambió todo. Le dije que aunque no saliera en la novela, tendrían su escena. Pero entonces fue un poco, ¿y cómo hago yo esto? ¿A ver qué hacen los demás? Y ahí empezó la documentación, manga, anime, novelas y una cosa llevó a la otra y bueno… aquí estamos. 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

La primera fue esa historia que le prometí a mi amiga. Un relato corto llamado Buen Perro, en el que se narra el segundo encuentro (no es el primero, porque el primero es el del fundido en negro en la novela) de esa pareja. Después de eso… Nadie es Perfecto que continua un poco la historia anterior. Todo dentro del Sistema Eos y del universo que había creado para las novelas anteriores.

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Sí, la verdad, aún la tengo. Desde la gente que te trata de pervertida a, no sé, la gente que no te toma en serio. Mi madre antes leía todo lo que escribía y ahora ni los toca porque «eso no es para ella». Otro comentario, que fue lo que me empujó a buscar otro nombre fue un: «con lo bien que escribes, ¿por qué pierdes el tiempo en estas cosas?».

Otra anécdota que me sucedió fue que un amigo, que me leía normalmente, cuando se entero del argumento de Fantasía a Cuatro Manos dijo que me lo compraría, porque tenía un amigo gay al que le gustaría regalárselo. No se planteó leerlo él, porque dio por sentado que eso no podría gustarle.  

Con el tiempo, dejé de hablar del tema con la familia o los amigos y llegó un momento en el que tuve que plantearme que, si quería escribir esto tranquila, tenía que desaparecer un poco y encontrar nuevos lectores desde cero. Así surgió Bry.

¿Te has planteado publicar con tu verdadero nombre BL?

Mi seudónimo no es un secreto, todo el mundo sabe cómo me llamo y si no, un mínimo de investigación y ya lo tienen. O eso creía porque he tenido casos ‘divertidos’ en los que me han denunciado en Wattpad por plagiarme a mí misma. Pero bueno, salvo esa anécdota, si buscan cosas de Bry, es porque quieren cosas de Bry y ya saben lo que van a encontrar.

No puedo evitar sentir algo de miedo a que me vean como a un bicho raro, así que veo más probable que me busque otro seudónimo a que vuelva a publicar con mi nombre auténtico aunque no sea BL.

—Dime un autor o autora que admires del género.

Buff, hay muchas. Empecé tarde leyendo a Nut y sus Juegos de Seducción. Nut escribe genial y ahora hace más cosas de mis gustos, pero en aquel momento todo lo que veía era «realista» y lo mío es la fantasía y la ciencia ficción, con BL o sin él. Así que cuando encontré a Hendelie fue una especie de revelación en plan: «yo quiero hacer algo así». Es una gran amiga, una gran escritora y una gran influencia, la verdad, y la quiero un montón.

Fantasía a cuatro manos fue de tus primeras obras que aún tiene repercusión, ¿cómo nació la idea?

Salió como un relato que se me fue de las manos y fue el estreno del pseudónimo de Bry Aizoo. Por aquel entonces, yo participaba de vez en cuando en una antología/concurso de terror que aparecía de forma periódica que se llamaba ‘Calabazas en el Trastero’. Sacaban un tema para una convocatoria y la gente mandaba sus relatos. En este caso, el tema era ‘Asesinos de la Historia’ o algo así, y yo recordé el caso de la Vampira del Raval. Pero fue empezar a escribirlo y darme cuenta de que la historia que quería contar no cabía en las cinco mil palabras del límite del concurso. Así que la dejé aparcada por un tiempo, pero la historia seguía ahí, dando vueltas en mi cabeza. Y lo que iban a ser algunos párrafos a modo de flashback se convirtió en toda la primera parte, y luego terminé la segunda parte. Y mientras iba escribiendo, todo el mundo de detrás iba creciendo y creciendo.

Tu última novela, En la sangre, es la prueba de tu gusto por la época romana. ¿Qué tal fue trabajar en el proyecto? ¿La fase de la documentación fue complicada?

La parte de documentación fue tremenda. Yo creía que sabía bastante del tema, pero fue empezar y darme cuenta de que no tenía ni idea. Así que mucha documentación, muchísima, y volver a ella cada dos por tres. En realidad, en la novela no se refleja ni un tercio de lo que llegué a aprender, pero disfruté muchísimo haciéndolo. Y no solo de Roma, ¿eh? Teorías como la de la religión Protoindoeuropea y muchísimo mito celta, aunque luego solo aparezcan pinceladas o una conversación casual.

¿Te planteas escribir alguna novela ambientada en la actualidad? ¿Tal vez Fantasía a Cuatro Manos, con un Philippe y Didier que aguantan hasta hoy en día?

¿Pregunta o sugerencia? Es broma, pero tengo alguna idea más para Philippe y Didier aunque no sé si verá la luz algún día.

La verdad es que sí. En el último proyecto en el que estuve trabajando como Bry fue El Mago Rojo y allí hay como dos historias que se mezclan, una continúa El Caminante (época romana) y otra sigue una serie de crímenes en Seattle y, aunque a priori no tengan absolutamente nada que ver, están más relacionadas de lo que parece. Pero ese trabajo está en pausa hasta que consiga sentarme a escribir de nuevo.

—Las escenas eróticas, ¿prefieres leerlas o escribirlas?

Ummm, interesante pregunta. Escribirlas es difícil, y eso me gusta. Es como un reto, cuantas más escribes, más difícil es no caer en el mismo tópico una vez y otra, y cuando lo consigues y sale bien te da una sensación de orgullo que mola.

Como para mí es muy difícil, quizá por eso me gusta tanto encontrar una escena bien escrita y original. También te digo que no es lo que más valoro en una historia y que puedo pasar sin ellas, pero si las tiene y encima son buenas… entonces es como la guinda del pastel.

—Hablemos de cifras: Qué libro te ha dado más alegrías económicas, el mes que más sacaste con él. ¿Da para vivir?

A ver, al mes recibo de Amazon entre 6 y 15 euros entre todos los libros publicados. A veces ha sido más, pero no mucho. Con la editorial sí he recibido algún cheque más importante, pero me parece que paga cada seis meses o así. Recuerdo que hubo una vez que fueron más de 100 euros, pero normalmente es entre 30 y 60. Vamos, no da para vivir ni de coña.

Y si encima contamos que los que autopublico que Amazon, pago corrector, maquetador y portadista… no solo escribo como hobby sino que además, es un hobby caro. Por supuesto, si invirtiera tiempo en hacer publicidad ganaría más, soy consciente de ello. Pero también soy consciente de que escribo porque me gusta y me gusta tener libros bonitos de los que sentirme orgullosa.

Si alguien cree que escribo para ser millonaria, lo tiene claro. La verdad es que me gustaría ser millonaria para poder escribir.

Conoce más a Bry Aizoo

Premios literarios de novela romántica, ¿útil o estafa?

No hay una sola escritora que conozca que no se haya presentado a un concurso literario. Sea del tipo que sea, todas nos hemos lanzado alguna vez a poner una fecha límite, pensar una historia y trabajarla a fondo para entregarla a tiempo con los nervios a flor de piel. O sacar del cajón esa obra que tal vez se merece una segunda oportunidad y, oye, ¿por qué no? Repaso rápido, registrarlo (¡recordad registrar la propiedad intelectual de vuestro trabajo!) y enviar el archivo adjunto en word a la editorial que organiza el concurso. 

Luego viene la espera, los meses, los días sin noticias, revisar una y otra vez las redes sociales de esa editorial, preguntar a las compañeras que han presentado o que, incluso, ya han publicado con ellos, por si «saben algo». Pero nadie sabe nada. Pasa el tiempo y hay ganador. No eres tú. «Bueno», piensas, «otra vez será», y miras entre la envidia, la rabia y la admiración el libro ganador. «Es justo», te repites. Das una vuelta a la historia y te reinventas. 

Pero, ¿y si no es justo? ¿Y si no hay ganador? ¿Qué ocurre entonces?

Admito que escribo este post cabreada. Un poco. Bueno, un poco bastante. Digamos que indignada. Este 31 de marzo se anunció (con un mes de retraso) la resolución del VIII Premio Titania y… quedó desierto. En su página publicaron que la decisión es unánime y que a pesar de que «algunos de ellos» contaban con la «calidad suficiente para pasar el primer filtro y llegar a la final, e incluso para ser publicados», «no cumplen» con los requisitos «para una novela ganadora».

Es decir, están bien, pero no tan bien como para llevarse los 5.000 euros de premio.

¿Qué pasa? ¿Es que la obra no es buena? No, tan solo su publicación no bastaría para que esa inversión mereciera la pena

Vamos a los números

5.000 euros para la escritora ganadora se considera como un anticipo por la cesión de los derechos a la editorial. Un autor se saca de royalties o regalías entre un 7-10% por cada ejemplar en papel. De los 15 euros de un libro, con suerte, su creador original se lleva 1,5 euros (triste pero real). Ahora vamos a mirarlo en cifras más grandes. Si la escritora se lleva esos 5.000 euros, con ese 10% (seamos generosos), representa la venta de unos 3.300 ejemplares.

La última ganadora, Retrato de una piel desnuda, está a 18 euros el ejemplar, supongamos que su autora Marta Santés se lleva 1,8 euros por cada uno (aproximadamente y haciendo cábalas más o menos acertadas). Para que el premio sea rentable, ha tenido que vender más de 2.700 libros

El contrato con una editorial pequeña-mediana suele incluir la impresión de unos 100 o 200 ejemplares, mientras que para ser rentable con estos premios habría que vender 10 veces más

No es fácil conseguir datos de las editoriales, pero para que os hagáis una idea, en 2021 entre los libros más vendidos estaba El arte de engañar al Karma, de Elísabet Benavent, con 121.118 ejemplares, o Julia Navarro y su De ninguna parte, con 70.147. Hablamos de grandísimas autoras destacadas del panorama, con la gran promoción que precede a cada una de sus obras y su puesto ‘top’ automático en cuanto publican. Así que, os digo, vender casi 3.000 libros no es nada fácil. De hecho, un contrato de editorial pequeña-mediana suele oscilar la impresión de 100 o 200 ejemplares.

Sin embargo, hay otros concursos con un premio económico más asequible que sí sacan ganadoras. Como el de Kiwi RA, con 1.750 euros de galardón en su novena edición y que se anunció esta misma semana para Beatriz Saiz. O el XII Premio Vergara, con 3.000 euros y que este año se lo llevó Belén Urcelay. O los 2.000 euros del X Premio Internacional HQÑ de novela romántica, este año para Mayte Esteban, anunciada en febrero.

Tal vez sugiero, no sé, la loca idea de rebajar el anticipo para el vencedor, si creen que no tiene suficiente «calidad» para que se vendan como churros. Léase «promoción», «nombre conocido» o «equis».

Esto no es nuevo. En 2017, 2019 y 2022 el premio Titania quedó desierto. El II Premio Puck de Novela Juvenil de 2019, desierto también, igual que el IV Premio Urano de Crecimiento Personal y Salud Natural, en octubre de 2018. Todos de la misma casa.

En concreto, 2019 fue especialmente doloroso, además de Titania quedaron sin ganadora Phoebe, Red Apple y Romantic. El de Phoebe, creado en 2017 (también desierto), ofrecía de premio 3.000 euros. En su tercera edición achacaron la falta de vencedora por «escaso número de manuscritos recibidos» y, además, «por no poder encajar ninguno de los preseleccionados en la línea editorial». No hubo cuarta edición.

Lo que dicen las malas lenguas

Lo que os he contado hasta ahora han sido datos contrastados. Cambiemos a las malas lenguas, los rumores y lo que se comenta entre los escritores, más o menos cierto, porque el refrán de  «si el río suena, agua lleva» se podría aplicar en este escenario.

Al parecer, uno de los objetivos de los premios es acumular manuscritos. Seamos sinceros, si tal o cual editorial no ofreciera algunos cientos o miles de euros de anticipo por mi obra, tal vez ni me planteaba enviarlo. Por eso se crea el premio. Llamamiento, promoción, la gente participa y, al finalizar, es común contactar con autores que mandaron su novela para publicarlos después. En ese caso no está mal visto. Es un caso de: Nos gustas, no para ganar, pero te publicaremos. Se acepta. 

El año 2019 fue especialmente doloroso, además de Titania quedaron sin ganadora Phoebe, Red Apple y Romantic

Sin embargo, cuando el concurso queda desierto, da sensación de que el dinero era un caramelo, una manzana al final del palo, para que las autoras se lanzaran a enviar sus textos. Y, si hubiera alguna de renombre, negociar. ¿Que acepta los términos? Recompensarla con el primer puesto (sin menospreciar el trabajo de la autora).

Lo dicho, sería otro de los trucos editoriales para conseguir autores importantes en su catálogo. Insisto en que esto no es oficial, por supuesto, no sería correcto e iría en contra de la normativa y las bases del premio, tan solo son temas que se hablan entre escritoras.

No olvidemos que uno de los puntos de Titania (como ejemplo, pues pasa también en otros concursos), es que la editorial  «tendrá una opción preferente sobre cualquier novela presentada a este premio, resulte o no ganadora, que podrá ejercitar mediante presentación al concursante del correspondiente contrato dentro de los seis meses siguientes a la publicación del fallo del Premio». 

Seis meses en que la obra estaría «en el aire». Sin dueño y con ilusiones perdidas por no tener el nivel suficiente para ganar.

En fin.

No trato de quitaros las ganas por presentaros a concursos literarios o por denunciar las corruptelas que podría haber en el mundo editorial, ni mucho menos. Tan solo vuelco mi cabreo e indignación, porque no es justo que jueguen así con los sueños de las escritoras por publicar bajo un sello grande.

En serio, sois buenas, escribís bien, no dejéis que una nota de un comunicado que «lamenta» lo sucedido os haga sentir mal u os marque como autoras. Sois más que eso, mejores. 

Así que…

¡A escribir!

Nut: «Sigo en el anonimato porque aún hay demasiadas mentes estrechas»

Nut, escritora andaluza y lectora de fantasía y novela negra, cuando conoció el género BL (Boys Love) no pudo contenerse y se lanzó a esbozar sus propias historias de temática gay. Su primera novela, Juego de Seducción, fue publicada por Ediciones Babylon y en la actualidad está autopublicada con nueva portada en Amazon, igual que su spin off Juegos de Amor.

También ha publicado novelas cortas, como una versión de cuento gay con En busca de la Bella Durmiente, o las historias Balada de amor para un soldado, piratas sexy en la fantasía Océanos de sangre y su última obra, A través del tiempo, que respira steampunk BL en cada página.

Wattpad ha sido una plataforma de lanzamiento importante para Nut, donde aún publica sus historias de forma gratuita

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Siempre he sido muy aficionada al manga desde que llego a España hace ya… Bueno, hace muchos años. Por entonces el BL era totalmente desconocido aquí, por supuesto, pero tiempo después, tras haber leído Entrevista con el vampiro, de Anne Rice, y comenzar a sentir un inesperado interés por las relaciones románticas gais, cayó en mis manos un ejemplar de la revista Minami, especializada en manga y anime, que incluía un especial sobre yaoi. Ni qué decir tiene que me quedé completamente fascinada y enganchada a este género, para mí tan novedoso, y que parecía encajar a la perfección con mis incipientes inquietudes literarias de lectora y escritora. Fascinada y también frustrada al comprender lo difícil que sería que pudiera disfrutar en mi país de la publicación de mangas BL. Ahora, después de tantos años (muchos) en paciente espera, me siento muy satisfecha de que, por fin, el mercado editorial haya decidido apostar fuerte por este género. 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

Mi primera, primera historia, fue un fanfic original titulado El encuentro. En él se narraba, como bien indica el título, un encuentro muy tórrido entre un pirata y un joven marinero. Supongo que, si nadie lo hubiera leído, hoy no estaría aquí contestando a tus preguntas. Pero… Alguien se atrevió, y entonces yo me atreví a seguir escribiendo. Aunque El encuentro no era más que un experimento (que viéndome ahora supongo que no salió del todo mal), una historia con la que no pretendía ir más allá, con el tiempo terminó por convertirse en el prólogo de Océanos de sangre.

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

En un principio, mi miedo giraba más en torno a mi habilidad como escritora y no tanto al hecho de escribir historias de romántica gay. Temía la crítica destructiva y la indiferencia por parte de lectoras y lectores, e incluso la condescendencia de conocidos y amigos, de ahí el uso de seudónimo. Aunque pronto comprendí que, en los años en los que yo comencé a escribir, a nivel laboral (trabajaba con niños y sus familias), tal vez mi hobby podía suscitar en ciertas personas de miras estrechas, incomodidad o incluso rechazo, por lo que consideré que seguir en el anonimato era la mejor opción. Hoy no vivimos ya en aquellos años, pero, desgraciadamente, aún hay demasiadas mentes estrechas.

—Dime un autor o autora que admires del género.

Si nos centramos, por ejemplo, en la autopublicación, muchos son los autores y autoras dignos de admiración en este género, no solo por tu talento sino también por la valentía y la perseverancia con la que enfrentan publicar. Llevo muchos años admirando a escritoras como Laura Bartolomé, Nisa Arce, Gaby Franz, Roni Green, Hendelie… la lista es larga. Todas ellas precursoras del género en español. De hecho, pienso que, sin ellas, el género literario del BL, no habría prosperado tanto.

Océanos de Sangre o A Través del Tiempo los empezaste en la plataforma Wattpad. ¿Qué te ha aportado como escritora publicar ahí las historias?

Ante todo, mucha satisfacción. Al presentar tu historia por entregas y directamente a los lectores y lectoras, hay un intercambio muy directo de opiniones e impresiones, casi inmediato, que sirven, en muchos casos, para ponerte los pies en la tierra con respecto a la historia que has creado. A mí, en particular, este primer contacto con el público me da seguridad y, además, de alguna manera, al compartir mi historia de forma gratuita, siento que estoy agradeciendo el apoyo que siempre he recibido.

Juegos de Seducción y Juegos de Amor es una saga dentro del mismo mundo, ¿cómo surgió la idea?

Pues de mi fuente de inspiración de aquel momento, los mangas BL. Por entonces era fan incondicional Haru wo daiteita, de Youka Nitta, y un buen día me puse a pensar en la relación sentimental de los protagonistas de este manga, en el conflicto que surge cuando, entre dos personas que se atraen, una de ellas, por el motivo que sea, no es capaz de enfrentar sus sentimientos. Y cuando me di cuenta, estaba escribiendo Juegos de seducción.

De todas las novelas BL que has publicado, ¿qué pareja te gustó escribir más?

Esta siempre es una pregunta complicada: ¿a qué hijo quieres más? No creo que haya unos padres que puedan decidirse entre uno u otro, o al menos no debería haberlo. Para mí es parecido. Cada uno de mis personajes tiene algo que lo hace especial a mis ojos, al igual que cada uno de mis libros, por ello decidirse es imposible. Estoy enamorada incluso de personajes secundarios. Por supuesto, le tengo gran cariño a Noel y Karel, que son, hoy por hoy, los personajes de mis libros más leídos, la Saga Juegos, pero sería imposible dejar atrás a Morgan y Kato. Ni al terrible Capitan Ireeyi y al decidido, valiente y entregado Kert, de Océanos de sangre. Y menos aún al dulce y divertido Sai y a su príncipe Devan, de En busca de la Bella Durmiente. Y si nos ponemos a hablar de mis relatos cortos… Bueno, que no, que soy una madre incapaz de elegir.

Háblame de tu último proyecto, A través del Tiempo. Finales del siglo XIX, Londres misteriosa, fantasía, un poco de ciencia ficción… ¿Fue un gran cambio de registro o salió natural?

La fantasía y la ciencia ficción siempre han sido dos de mis géneros favoritos a la hora de escoger lectura. Como escritora he hecho varias incursiones en la cifi en mis relatos cortos, y en la fantasía con Océanos de sangre y En busca de la Bella Durmiente. En 2020 no tenía previsto escribir una novela cifi y mucho menos steampunk, de hecho, pasaba por un bloqueo que me había alejado de la escritura durante meses. Al saber de la existencia de un premio literario, el Premio Ripley de ciencia ficción y terror, y aun no siendo aficionada a participar en este tipo de eventos, pensé que presentarme, en cierto modo obligarme a un cumplir con un plazo de tiempo de entrega, una temática concreta, un número de palabras, podía ayudarme a salir del bloqueo, y así fue. Al final no pude concluirlo a tiempo y presentarme, pero sirvió para romper el bloqueo y, por fin, experimentar con la cifi a nivel novela.

—Hablemos de cifras: Qué libro te ha dado más alegrías económicas, el mes que más sacaste con él. ¿Da para vivir?

Bueno, en mi caso, autopublicarme no me da para vivir, tampoco me daría si me publicara una editorial al uso. Para vivir de la escritura, tienes que ser un autor que venda al año muchos miles y miles de libros, y yo, tanto por mi talento como por el género BL sobre el que escribo, que es poco demandado, no vendería esas cifras ni aun viviendo tres vidas. Algunos estudios calculan que menos del 20% de los autores viven de los beneficios que les aporta publicar sus obras, y no hablamos solo de los royalties, sino que con beneficios entendemos también los derivan de haber publicado y ser autor reconocido, como el pago por artículos en revistas y periódicos, conferencias, etc. ¿Por qué autopublico entonces? Porque, aunque jamás viviré de ello, es gratificante comprobar que hay personas que valoran tu trabajo lo suficiente como para pagar por él. Mis libros más vendidos y leídos, de lejos, son la Saga de Juegos y Océanos de sangre, y con lo que saco de ellos al mes, no me daría ni para pagarme el autónomo. Dicho todo esto, no quiero que nadie que me lea y que haya pensado en autopublicarse, por ejemplo, en Amazon, se desanime. Los mirlos blancos existen, hay escritoras y escritores que viven de publicar en Amazon. Tú podrías ser esa persona, solo lo sabrás si lo intentas.

Conoce más a Nut

Amor entre mujeres: cinco historias sáficas

El mes de marzo es el mes de las mujeres. De la reivindicación en la lucha social y laboral, de la igualdad de derechos, de la libertad en un mundo dominado por el sistema patriarcal. El 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, no es tan solo un día, sino una forma de vivir, una realidad necesaria, y con esta idea arranco mi post de este mes.

Mi entorno de trabajo y de amistad es mayoría femenina (y feminista). Estoy rodeada de periodistas mujeres y escritoras mujeres que demuestran su valía y profesionalidad a diario, con la sensación de que debemos esforzarnos el doble para parecer la mitad de efectivas que un hombre.

En esta necesidad de visibilizar a las mujeres, también es importante la sexualidad, el enfoque de las relaciones como un tema abierto y aceptado en la sociedad. Así, las bisexuales y lesbianas están cada vez más presentes en la literatura, no solo adulta, también juvenil, y ganan terreno con la llegada de las nuevas generaciones, deseosas por verse reflejadas en los textos que leen.

Os traigo unas pinceladas de cinco posibles historias de amor sáficas o entre mujeres que os podrían gustar, que se ambientan en escenarios contemporáneos, de fantasía, con un profundo drama familiar o una aventura para seguir creciendo.

¡Hay más! Podéis echar un vistazo a las publicaciones de la editorial LES, por ejemplo, con libros para mujeres de la comunidad LGBT+, o en Kakao Books, que cada vez cuenta con más obras de representación.

Caricias de Hielo y Fuego
Verity Greenshaw

Sophie Saks empieza a trabajar como profesora de inglés y ama de llaves en una finca de un pueblo de Ávila. Lo último que espera es conocer a Gianna Cavertti, una rebelde heredera que no solo le dará dolores de cabeza, sino también la ilusión de confiar en la posibilidad de volver a enamorarse.

¿Podrán Gianna y Sophie romper las barreras de las inseguridades para disfrutar de una nueva oportunidad de redescubrirse a sí mismas?


Canción de Sangre
Julia Ember

En un mundo donde la voz cura o mata, una poderosa hechicera llamada Cadence es obligada a torturar despiadadamente a los disidentes por órdenes de la desalmada reina Elene. 

El poder de la canción es un arma con la que acallar a las masas, pero la rebelión se palpa en el ambiente. Cuando Cadence se reencuentra con su amiga de infancia Remi, una noble que anhela la libertad, deberá decidir entre combatir a la cruel reina o convertirse en un monstruo. 


Fuera de Guión
Jen Wilde

Bex acaba de terminar el instituto y está exultante: le han dado una beca de prácticas en su serie de televisión favorita, Silver Falls. Allí, en el corazón de Los Ángeles, por fin podrá comenzar su carrera como guionista.

Sin embargo, las cosas son más duras de lo que esperaba y Bex se pasa el tiempo llevando cafés para el showrunner. ¿Quizá podría impresionarlo si escribiera el guión de un episodio? Claro que Bex tiene sus propias ideas acerca de la serie, y nada le suena mejor que un romance sáfico interpretado por su youtuber fetiche, Shrupty Padwal.


Al primer clic
Anna Pólux

Cuando Alison Carter se registró en Click, la aplicación de citas online más popular del momento, nunca pensó que seis meses después estaría enamorada de Jess_92, alguien a quien ni siquiera conocía en persona.

Con un 87 % de compatibilidad entre sus perfiles y tras miles de charlas interminables con ella al teléfono, Alison está convencida de que Jessie es su chica ideal. Mientras cuenta los días que faltan para verla en persona, intenta no hacerle mucho caso a su mejor amiga, Gail, cuando esta le repite una y otra vez que esa chica esconde algo.


Desayuno en Júpiter
Andrea Tomé

Cuando Ofelia y Amoke se conocen, sus mundos parecen completamente contradictorios. Ofelia es el caos, la apasionada por la astronomía que ha suspendido la Selectividad y que pasa su año sabático en Gales con su padre, vendiendo mermelada orgánica, y tratando de encontrar su propósito en la vida. Amoke es el orden, una solitaria y responsable estudiante de Biología que pasa todo el tiempo que no está en la universidad cuidando de su hermano y leyendo libros de Charles Darwin.


Una más de extra, ¡RECOMENDADÍSIMA!

Señoras que se empotraron hace mucho
Cristina Domenech

Mujeres que se rebelaron contra el matrimonio y rompieron las reglas de etiqueta. Rebeldes, genias, decadentes, artistas… Señoras que, pese a todas las dificultades de su tiempo, se atrevieron a expresar su sexualidad y desafiar a su época.

Este libro, que contempla desde el siglo XVII hasta el siglo XX, explora la historia pública y privada de estas fascinantes mujeres que amaban a otras -Anne Seymour Damer, Anne Lister o Josephine Baker, entre tantas otras-, para visibilizar y sacar a la luz una realidad que nunca debería haber sido secreta.

Nisa Arce: «A quien no le guste el BL, ¡que no me lea, así de sencillo!»

Nisa Arce, autora de narrativa romántica y LGTB. Madre todoterreno, devoralibros en general y amante de los cómics en particular. Muchos la conocéis por su trilogía Las reglas del juego (con spin-off y antología de relatos). Personalmente, fue mi primera lectura de BL nacional, pues pensaba que solo se escribían estas historias en el extranjero y me enganchó.

Una pareja de futbolistas (Las reglas del juego), un artesano de máscaras venecianas (Pierrot), un canario en Madrid (Doce campanadas) o un cantante al más puro estilo David Bowie (Berlín) son capaces de mostrarnos todo un universo de matices en el amor.

No os perdáis sus guías de viaje por Escocia, Islandia, Japón o Nueva York, un básico para frikis que van por libre

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Creo que todo empezó en el año 2000, cuando con 18 años recién cumplidos leí Lestat el vampiro, de Anne Rice. La relación entre Lestat (aún mortal) y su amigo Nicolas (entre líneas se puede leer perfectamente que no son precisamente solo amigos) me fascinó. Unos años después descubrí el manga yaoi en aquellas primeras publicaciones que llegaron a España (curiosamente, fue mi marido, por ese entonces novio) el que me dijo que le echara un vistazo al que se acabaría convirtiendo en una de mis obras preferidas, Zetsuai since 1989, de Minami Ozaki. Tuve un flechazo y supe que me fascinaban ese tipo de historias. Poco después empecé a escribir fanfiction BL, luego mis propias historias y a subirlas a Internet, a leer las de otros autores y… Bueno, aquí sigo, ja, ja, ja. 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

La primera, primera, primerísima, un fanfic (horrible) inspirado en el universo de Saint Seiya (Los caballeros del zodiaco). Mi primera obra original (es decir, con personajes míos propios) fue la novela Pierrot.

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Al principio publicaba con el pseudónimo Shaka porque me daba palo que se supiera que escribía este tipo de historias, pero luego me dije que no tenía nada por lo que avergonzarme o querer esconderme. Sentía que tenía muchas historias que contar, así que lo mejor era mostrarme al mundo como autora tal y como soy. Y a quien no le guste…, ¡que no me lea, así de sencillo!

—Dime un autor o autora que admires del género.

Hay muchísimas… Nut, Nayra Ginory, Hendelie, Neith, tú misma, Roser… Da gusto encontrar a tantas escritoras con tanto talento. Asimismo, me queda por leer obras de otros autores populares a los que todavía no me he acercado. Espero ir tachando poco a poco de la lista de pendientes.

Sin duda, Las reglas del juego es uno de tus grandes éxitos internacionales, con muchas seguidoras latinoamericanas. ¿Cómo se te ocurrió unir fútbol y homoerótica?

Me gusta mucho el fútbol (aunque confieso que llevo un tiempo desconectada) y me había planteado en varias ocasiones por qué ningún futbolista profesional se declaraba abiertamente como persona LGTB, cómo sería el hermetismo en un mundillo tan homófobo y machista como ese. Así que decidí escribir una historia al respecto y casi diez años después sigue siendo la obra más popular entre todas las que he publicado (ante lo que solo puedo dar las gracias a los lectores por el apoyo y el cariño).

Después salió Infinito, con Joan, y tienes más relatos sueltos de los personajes. ¿Te has quedado con ganas de contar alguna historia de uno de ellos?

Por el momento tengo varios proyectos en recámara para un par de años, pero no descarto en el futuro trabajar en una nueva saga centrada en la «nueva generación» (las personas que hayan leído el último relato, Tiempo de descuento, entenderán a qué me refiero), con el foco puesto esta vez en el mundo del fútbol profesional femenino.

¿Crees que el género de la homoerótica o BL está en auge? ¿Por qué?

Creo que cada vez tiene más adeptos y se publican más obras. Es algo que me alegra muchísimo, porque cuando empecé éramos muy pocos los autores y muy limitados los medios para darse a conocer. Así que espero que esto continúe creciendo.

Escenas que más te cuesta escribir y por qué.

Puede parecer una chorrada, pero mi lectora cero habitual suele dejarme muchas notas en las escenas en las que los personajes se trasladan de un lado a otro o planifican cómo hacerlo. Dice que me voy por las ramas, ja, ja, ja. Así que ahora, consciente o inconscientemente, cuando me toca escribir una escena de estas me pongo un poco paranoica. 

¿Autopublicado o editorial? Argumenta tu opción.

Veamos… He publicado con editoriales pequeñas y me he autopublicado. Así que a día de hoy, me inclino por la autopublicación. ¿Los motivos? Que puedes tener el control absoluto sobre tu obra y sacarle el mayor rendimiento económico posible, si bien tienes que hacer un trabajo de campo enorme (en redes sociales, en eventos, etc.). Además, hay que destinar parte de los beneficios a la publicación de nuevas obras (contratar portadistas, corrección, maquetación, etc., si fuera necesario).

Publicar con una editorial es cómodo porque la editorial se encarga de todo el proceso de edición, pero el porcentaje sobre los royalties que el autor recibe en España es muy pequeño (entre el 8 y el 12 % sobre el precio de venta del libro sin impuestos), y a no ser que tengas una campaña de marketing grande por parte de la editorial, vas a tener que trabajar también por tu cuenta en redes sociales y demás para que se venda, y no vas a recibir demasiados royalties a cambio.

En resumen: cada caso es un mundo, cada autor ha de estudiar qué le viene mejor a su obra y a sí mismo. En mi caso personal, tras casi doce años como escritora puedo afirmar que nunca me he sentido más cómoda que en el momento presente, autopublicándome. Pero esto no tiene que ser la mejor opción para otros, ni mucho menos.

—Hablemos de cifras: Qué libro te ha dado más alegrías económicas, el mes que más sacaste con él. ¿Da para vivir?

Los libros que más rendimiento económico me han dejado son los de la saga Las reglas del juego, y el mes en el que más rendimiento económico he sacado desde que me autopublico a través de Amazon fue julio del año pasado (2021), en el que recibí casi 700 euros de royalties (hasta ese momento, lo más que había ganado con mis libros había sido 600 euros en todo un año cuando publicaba con editorial, y porque uno de mis libros fue incluido en un plan de lectura en institutos por parte del gobierno de mi comunidad autónoma).

Sobre lo que planteas, sí, se puede vivir autopublicándote. ¿Es sencillo? No, no lo es, para nada. De hecho, yo aún no vivo de ello, pero aspiro a hacerlo. Autoras como Laura Sanz, Susana Herrero o Abril Camino lo han conseguido y han demostrado que es posible formarte una carrera como autora y ganarte la vida con ello sin tener que firmar con grandes editoriales. A cambio, hay cantidades ingentes de trabajo detrás, pero es un trabajo que nos apasiona, y el cariño y la entrega de los lectores hace que valga la pena.

Conoce más a Nisa Arce
en su página web

¿Qué es el omegaverse? Cinco recomendaciones para entenderlo mejor

Imaginemos un mundo en el que no importa ser hombre o mujer, sino alfa, beta u omega. Donde los instintos prevalecen, existe la pareja destinada y una pequeña cantidad de la población sufre un periodo de celo. Un mundo en el que ser omega significa la humillación y la lucha continua en la sociedad y contra los instintos; mientras que los alfas son vistos como líderes, en la cúspide de la jerarquía.

Bienvenidos al omegaverse.

No vengo a hacer ningún análisis profundo del tema, sino a dar unas pinceladas de este subgénero del BL (Boys Love) que tuvo su boom con los fanfics de Teen Wolf y Sobrenatural en 2010 en Occidente. En realidad, se conocían de antes, sobre todo en Asia, con mangas yaoi en los que una de las características que más llama la atención es el embarazo masculino.

Bien, ahora que tengo tu atención, recapitulemos.

En el omegaverse, además de hombres y mujeres, existe la jerarquía de alfa, beta y omega. En este subgénero de fantasía, que se adapta según cada historia, los alfa y omega suelen ser la menor cantidad de la población, dos polos opuestos que se atraen, mientras que los beta representan a la mayoría.

Mordiscos en la nuca, ‘anudar’ a la pareja o el uso de píldoras son detalles que varían según cada adaptación

Los alfas son el ‘top’ de la sociedad, lo mejor de lo mejor, que en las historias suelen tener una particular obsesión con los omegas (casualmente siempre se cruza alguno en su camino, o viceversa). Tanto unos como otros pueden expulsar feromonas (sí, feromonas) para atraer al contrario hasta desatar sus instintos. Porque el omegaverse va del lado más salvajes de los humanos (en relaciones entre hombres, sobre todo), de reprimir o no (a veces con píldoras) sus ansias por desfogarse con su polo contrario.

Porque los alfas y omegas están destinados a encontrarse. En algunas historias se habla de una unión o lazo del destino, en otras no se menciona, pero siempre terminan chocando y, si la pareja va bien, acaba con dos padres y un bebé que derrite los corazones de las fujoshi y amantes del BL (porque no hay nada que nos atraiga más que un hombre, o dos, embobado con su hijo/a pequeño).

Después cada autor adapta las ideas básicas de esta fantasía a su manera. Algunos alfas marcan a sus omegas con un bocado en la nuca, por lo que los omegas deben llevar collares que los protejan de mordiscos indeseados antes de encontrar al amor de su vida. En otros, si el alfa/omega muere, también arrastra a su pareja.

El omegaverse trata del lado más salvaje de los humanos, de reprimir (o no) sus instintos

También los hay quienes ‘anudan’ a su pareja en el sexo, igual que los perros o los lobos. No os voy a dar detalles sobre los órganos sexuales, pero se habla de hombres con anos lubricados, dando a luz por cesárea y mujeres con clítoris desarrollados que embarazan a omegas (hombres o mujeres).

El celo, sin embargo, sí que suele ser una idea que se repite. Es un periodo en el que el omega suele estas más o menos incapacitado pues su cuerpo le «exige» mantener relaciones sexuales y, bueno, como haya un alfa o beta (en menor medida) cerca, estos se ven atraídos por sus feromonas y rara vez acaba bien. O sirve como detonante de trama.

Todo ello se puede enmarcar en mundo actual o antiguo, desde época victoriana o, incluso, prehistoria, hasta urban fantasy con hombres lobo o clásica trama oficinista de jefe-empleado que se va de manos en época de apareamiento.

Machismo

Hay que admitir que la base del mundo omegaverse es machista, solo que la idea del patriarcado se ve trasladada al del ‘alfa supremo’, cuya voluntad solo existe para cumplir y hasta hay betas y omegas felices de obedecer. Historias con final feliz donde el macho alfa (literal) es quien toma las decisiones y se relega la figura del omega a la clasista mujer sumisa y complaciente con el otro sexo.

Sin embargo, esta idea poco a poco está cambiando gracias a los nuevos movimientos feministas que también se observan en el BL, tanto en Asia como Occidente. Por ejemplo, el primer omegaverse manga que se licencia en España es Megumi to Tsugumi, con un omega de armas tomar, un alfa preocupado por su pareja y donde el consentimiento mutuo es la base de su relación. Aun así, la trama de su alrededor gira en torno a la lucha de las jerarquías y que la sociedad sigue viendo a los omega como inferiores.

El omegaverse es todo un mundo por descubrir, con historias que van llegando a España y que ahora mismo están disponibles también en ebook. Por ello, os traigo unas sugerencias para conocer este género que va más allá de los fanfics y cada vez atrae a más seguidoras.

Lluvia de Oro
Aura

Como el único hijo omega de un conde sumido en la pobreza, Elliot sabe que su matrimonio con el rico mercader Horace Hamilton es algo a lo que no puede negarse. Pero cuando su prima Georgina le ofrece la oportunidad de acompañarle en su visita a Hillsmoth House, su futuro cambiará.


Aquello que nos prometimos
Lena Wolf

Bienvenidos a «El Rey Omega», el mayor club de alterne para Alfas, en el que todas las perversiones pueden hacerse realidad. Solo existe una regla: no marcar a ningún Omega; la imaginación es tu límite siempre y cuando estés dispuesto a pagar el precio.

¿Es posible mantener viva la esperanza en un lugar tan sórdido como ese?


El Halcón que protegía la luna
Leo Rodríguez

Dorian Crawford no podía creer que había encontrado a su compañero, la mitad de su alma, tampoco que este fuera otro hombre —porque, vamos, ¿desde cuándo el Destino había sido bueno con él? Dorian no podía recordarlo— ni mucho menos uno tan encantador como el pequeño y precioso Gareth Andrews.

Entonces un pequeño descuido, solo uno…, y él estaba embarazado.


Lies
Mirage Project

Odiar al hombre que le arrebató todo había sido más sencillo en su cabeza. Sin embargo, ahora Jules no sabe qué hacer frente a las traicioneras reacciones de su propio cuerpo al encontrarse con aquel dominante de personalidad implacable e increíble atractivo. Pese a todo, esta atracción palidece en cierta medida ante los sentimientos que Jules comienza a abrigar por el guardaespaldas del millonario, alfa también aunque de segundo grado.


Garras de Omega
Diother Lu

León es el último lobo blanco sobre la tierra, un omega que se oculta en el imperio de aquellos que extinguieron a su raza. Él aún logra pasar desapercibido, pero cuando llega su primer celo, queda vulnerable y al descubierto como lo que es: un omega de una raza extinta. Ansiado. Deseado.
León teme ser vendido en los burdeles del reino de Kez, pero el horror de su destino supera sus expectativas: será entregado al príncipe de los grandes lobos negros de Seth.


Enlaces de interés: