Laura Barcali: «No volvería a escribir ‘Susurro de besos’ así»

Escritora, dibujante, portadista, artista… antes conocida como Dorianne, la autora de No te escondas y Susurro de besos recupera su nombre y firma como Laura Barcali (Barcali es una mezcla de sus apellidos y nombre). Sus obras BL están en ‘stand by’, pero no ha aparcado el género del todo, ni mucho menos. Mientras tanto, como Técnica Superior de Ilustración valenciana, trabaja rotulando mangas para la editorial Kodai (Heartless, El profe del Profe, El chico con girasoles en las mejillas, Liberación, entre otros). Su mano está en portadas de autoras BL como Nut, Ana Prego o Ami Mercury, por ejemplo. 

Escribe novelas diversas, de las cuales se encarga de las cubiertas y maqueta el interior, que se pueden encontrar en Amazon y algunas en Audible u otras plataformas de audiolibros. Ha pasado de la fantasía con Razas, a la paranormal con Ángeles y vampiros, además de la contemporánea y durante un tiempo ha compaginado la escritura con regentar una tienda de cómics y merchan.

Comenta que se le criticó mucho en el pasado, pero ya a sus 43 años tiene mucho camino hecho, así que anima a las personas que un día la siguieron lo vuelvan a hacer, porque tiene muchas cosas buenas que ofrecer y con todo el cariño.

Muchas gracias por la oportunidad de poder expresarme con esta entrevista y espero que nos veamos pronto, tanto si ya me conocíais como si me acabáis de conocer.

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Cuando tenía 18 años. Una amiga me enseñó Zetsu Ai, y me enganché. Aunque ya me gustaba mucho el rollito gay/bi que se traía Anne Rice en sus novelas, así que mi ADN estaba predispuesto a este tipo de historias.

Tu primera historia con dos chicos de protagonistas, ¿cuál fue? 

Ángeles y Vampiros, mi primera novela de tintes homoeróticos, con Albert y Davide de protagonistas.

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Al principio en casa escondía los BL. En cualquier caso, dejé de hacerlo en seguida y no escondía nada de lo que me gustaba o escribía. Nunca he pensado que fuera algo malo (estamos hablando de finales de los años 90). Me enorgullecía ser una persona sin ese tipo de prejuicios. Es lo más natural.

—Dime un autor o autora que admires del género.

A Patricia Nell Warren y a Nut. La primera porque su El corredor de fondo es maravillosa, y la segunda porque admiro muchísimo a Nut, que es amiga mía, tanto como escritora como persona. Yo de mayor quiero ser como ella.

Susurro de besos es tu obra más conocida, ¿cómo surgió la idea?

Para mi desgracia, sí, es mi obra más conocida, que no la mejor ni de lejos. A ver, agradezco muchísimo que se siga leyendo 14 años después de haberla creado, pero no la volvería a escribir así. Lo hice en un momento de mi vida en el que estaba con depresión, por lo que es una obra, a mi entender, tóxica. En cualquier caso, es parte de mí y como tal ahí sigue. Un amigo me dijo que en un momento dado le ayudó a entenderse mejor (Hola, Félix), y eso es más que suficiente para estar orgullosa a la vez que llevarme las manos a la cabeza. La idea surgió sin más, me vienen ideas y como soy escritora de brújula sale lo que sale.

Escribí Susurro de besos en un momento de mi vida en el que estaba con depresión, por lo que es una obra, a mi entender, tóxica

Además, tú misma adaptaste la versión ilustrada con el cómic, ¿fue más difícil escribirla o dibujarla?

Dibujarla, sin duda. Por eso ya no dibujo cómics. Es un trabajo muy arduo que me trae más quebraderos de cabeza y pérdidas de tiempo que otra cosa. Así que, por el momento… Aunque ya le he soplado a Nut que quiero probar a adaptar su novela En busca de la Bella Durmiente (igual que hice con Café Exprés). Dicen que la cabra tira al monte. Por el momento la cabra lleva 5 años parada en ese sentido. Lo bueno: he escrito 9 novelas mientras. 

¿Prefieres enfocarte en la escritura o en el dibujo? 

La escritura me gusta más porque puedo ir muy rápido (te escribo una novela en un mes si hace falta). El dibujo es mi trabajo, y suele ser 98% para otros. Pero me gusta ver el resultado y captar lo que otros escritores quieren para sus obras.

Has colaborado en varias portadas de autoras BL, como Nut o Ana Prego. ¿Alguna de la que te sientas especialmente orgullosa? 

Pues de todas, porque adaptar sus ideas es un placer, un orgullo y una responsabilidad. Tengo mucha suerte de que tanto Nut como Ana confíen en mi trabajo (cuando digo mi trabajo es que lo es, soy autónoma). Ser portadista oficial de Nut (menos una cubierta que no pude hacerle en su momento) y que Ana me diga «ya estoy pensando en más portadas», pues… Anima, y mucho.  

—¿En qué proyecto estás inmersa ahora? 

Pues he terminado una trilogía de regencia inglesa, Flores de Violet Pavilion (modestia aparte, mi mejor obra), y ahora ando corrigiendo dos novelas: Confesiones y Despiértame cuando llegue Septiembre, que son romántica hetero. El año que viene escribiré 5 relatos de temática homoerótica, muy diferentes entre sí, que recopilaré y Nihon Sankei, idea original de Nut, que trasladaré yo a novela (con otra parte que es idea mía). Bueno, ya lo veréis. Va a ser una obra muy introspectiva.  

Hablemos de cifras, ¿te han dado las novelas alegrías suficientes para considerarte mileurista autopublicada? 

No. Si gano 70 euros al mes (y tengo muchas novelas), ya me doy con un canto en los dientes. Soy una nulidad haciendo marketing y autobombo (ay, el síndrome del impostor, qué malo es). Además, tengo muy pocos seguidores en redes. Yo solo me autopublico ahora mismo, así que no tengo ganancias editoriales ni nada similar, solo Amazon.

Conoce más a Laura Barcali

Ana Prego: «No tenía expectativas con ‘Peli Porno’, fue la suerte del novato»

Ana Prego es una sanitaria pontevedresa que saca tiempo de donde no tiene para dedicarlo a escribir, sobre todo historias con hombres enamorados, siempre que puede. Como lectora, adora la novela negra, la ciencia ficción y el terror, mientras que a la hora de escribir prefiere enfocarse en el thriller.

Sin embargo, a veces toca salir de la zona de confort y experimentar géneros, así es como ha llegado a ser número uno de ventas en las listas de Amazon con Peli Porno. De hecho, en todas sus novelas e historias ha incluido subtramas románticas y eróticas entre hombres, de lo cual ya dejaba pinceladas en un blog de homoerótica y en Wattpad.

Ha publicado con la editorial El Antro —mucho más que homoerótica— su novela La Noche, y ha probado la autopublicación con Dulce y caliente y la recién estrenada La marea.

Le gusta que escribir sea un reto constante y el día que ya no se lo parezca probablemente lo deje.

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Mi primer contacto fue en la adolescencia con una serie de televisión muy popular a finales de los 90, ‘Al salir de clase’, donde aparecía una pareja de chicos. Por aquella época, no era tan habitual encontrar relaciones de personas del mismo sexo en la televisión y me fascinó. No me perdía ningún capítulo solo para verlos a ellos. A los veinte años, descubrí una página de relatos eróticos gay en internet y ahí se me abrió un mundo nuevo. Más tarde, pasé a leer novelas homoeróticas de autoras estadounidenses y quedé atrapada, ya no pude salir. Poco tiempo después empecé a escribir mis propias historias de ese género. 

Tu primera historia con dos chicos de protagonistas, ¿cuál fue? 

Una novela corta llamada Asuntos pendientes, que además fue lo primero que compartí en internet (allá por el 2014). Mezclaba thriller, paranormal y homoerótica. Estaba muy mal escrita y tenía un montón de errores de principiante, pero le guardo un cariño especial porque me sirvió de impulso para seguir escribiendo este género y conocí a personas encantadoras que todavía me leen en la actualidad.  

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Cuando era más joven, sí. Me inquietaba sobre todo lo que pensaría mi entorno cercano; los conocidos y desconocidos me daban igual. Recuerdo que estaba especialmente nerviosa cuando se lo expliqué al hombre maravilloso que aún a día de hoy sigue siendo mi pareja. Él se lo tomó con mucha naturalidad e incluso me preguntó si podía leer algo mío (ahí supe que era el amor de mi vida). En cuanto se lo dije a todas las personas que me importaban, dejó de preocuparme que la gente se enterase o lo que opinase al respecto. Yo hago lo que me da la gana y al que no le guste que se aguante. De hecho, publico con mi nombre real y no tengo ningún inconveniente en mostrar mi cara en directos. Si no subo fotografías mías a las redes sociales es porque odio cómo salgo en todas. 

—Dime un autor o autora que admires del género.

Me gustan muchos, pero mi TOP 3 serían Corintia, Hendelie y Ami Mercury. Corintia también publica en El Antro. Escribe sobre todo fantasía y ciencia ficción; sus tramas me parecen geniales, tiene una prosa espectacular y sus escenas eróticas son una delicia. Con Hendelie, quien también es mi sufrida correctora, he aprendido un montón, tanto en su faceta de correctora como de escritora. La admiro mucho porque borda cualquier género que se proponga y es una de las autoras que nos ha abierto paso a las demás. Ami Mercury, otra compi del Antro, es de las pocas escritoras de romántica que consiguen engancharme desde el principio y mantener mi interés durante toda la novela. Además, tiene una forma de narrar muy bonita y fluida.

¿Peli Porno’, con el título se ve que vas directa al meollo, ¿o no? ¿Qué se puede encontrar el lector en esta obra?

A mí me encanta la erótica muy explícita y que llamen a cada cosa por su nombre. Los eufemismos me dejan fría. Sin embargo, también me gusta que el sexo aporte algo a la trama y haga avanzar la historia de algún modo. Prefiero novelas que tengan un buen argumento y un desarrollo creíble, que no sean una mera excusa para poner una sucesión de escenas eróticas sin sentido (como dicen por ahí, «soy un cerdo decente»). Y escribo justamente lo que me gusta leer. 

En el caso concreto de Peli porno, es un relato muy cortito, pero encontraréis una historia con un pequeño desarrollo y una explicación de por qué esos dos personajes se llevan tan mal. No puede faltar una escena hot de reconciliación y mi habitual sentido del humor absurdo.

Mi primer contacto con el BL fue en la adolescencia, con una serie de televisión muy popular a finales de los 90, ‘Al salir de clase’

¿De dónde nació la idea del proyecto?

Pues tiene un origen muy curioso. Estaba en un banco de imágenes buscando una portada para otra historia y me tropecé con una fotografía de dos hombres sentados en un sofá y poniendo caras de espanto. La miré, me hizo gracia y de pronto se me ocurrió el argumento: dos chicos que se llevaban mal eran engañados por sus amigos para ver juntos una peli porno. Me inspiró tanto que terminé el relato en menos de una semana. 

Te estrenaste en la editorial Antro con La Noche, un thriller madrileño con la mafia rusa de por medio (y su propia historia). ¿Qué fue lo más difícil a la hora de escribirlo? 

Creo que lo más complicado fue el largo proceso de documentación sobre la mafia rusa, su historia y sus ramificaciones en la política del país y las compañías energéticas (es un mundo muy complejo), entender bien lo que estaba leyendo y plasmarlo en la novela de una forma amena y sin que pareciese que impartía una conferencia sobre crimen organizado ruso. Algunos lectores me han dicho que los datos están muy bien integrados en la historia y para mí es una gran satisfacción, ya que tenía mis dudas cuando salió a la venta.

Ahora publicas La marea, ¿encontraremos BL en la historia? 

En La marea, lo que encontraréis es el inicio de una relación poliamorosa entre los tres protagonistas. Los dos personajes masculinos son bisexuales; uno vive su orientación sexual de forma abierta y el otro la reprime. La novela narra el largo proceso por el que pasan esos dos hombres para aceptar su atracción mutua y también hacia la chica. Tienen personalidades muy diferentes, no se llevan precisamente bien y los tres arrastran sus propios traumas, además de que el contexto de peligro constante en el que están no es muy propicio para el amor. Sin embargo, cuando al fin consiguen entenderse, se vuelven imparables y saltan chispas por la tensión sexual. Con esa combinación hay escenas eróticas para todos los gustos.  

—¿En qué proyecto estás inmersa ahora? 

Proyectos tengo muchos, pero no me da la vida para tanto. Lo más inmediato sería terminar de revisar la segunda parte de La marea para que no pase demasiado tiempo entre la publicación de ambas. Después quiero reescribir una novela corta, la cual está ambientada en un apocalipsis zombi, y ponerla a la venta más adelante. Retomar una novela de ciencia ficción que dejé pausada para avanzar en la corrección de La marea. Escribir un par de relatos cortos que me rondan por la cabeza desde hace unos meses. También me estoy documentando a ratos (cuando me apetece) sobre mitología gallega para una novela de fantasía oscura.  

Hablemos de cifras. Siendo TOP en las listas de Amazon, ¿te han dado las novelas alegrías suficientes para considerarte mileurista autopublicada? 

¡Ya me gustaría! A pesar de que los dos relatos que subí a Amazon se están vendiendo bastante mejor de lo que esperaba (la verdad es que no tenía ninguna expectativa, solo iba a tantear el terreno y… ¡Oh, sorpresa! La suerte del novato), son historias demasiado cortas como para que puedan reportar unos ingresos significativos. Por suerte, tengo un trabajo que me encanta y lo de escribir me lo tomo como una afición que me ayuda a relajarme y a desconectar. Debo decir que no empecé a publicar por motivos económicos, sino por una cuestión de orgullo (también conocido como «el ego del escritor») y porque me apetecía mucho tener algunas de mis novelas en papel. Con que me alcance para cubrir gastos ya me doy por satisfecha. Y si gano un dinerillo extra a final de mes, será más que bienvenido en los tiempos que corren.

Conoce más a Ana Prego

Ana Idam: «Escribir fantasía y homoerótica son un reto en sí mismos»

Ana Idam es escritora autopublicada que, admite, goza de cada historia que escribe. Con ocho novelas a sus espaldas, sin duda la romántica es su entorno natural y Siesta para Dos es la prueba de su éxito.

Este año 2022 ha sido en el que se ha atrevido a dar el paso y contar una historia de amor entre chicos, con Galicia de fondo y el aprendizaje para dejar atrás lo malo y hacer hueco a lo bueno de la vida, que es mucho. Y más si viene en una hamaca para echar la siesta.

Sus inicios fueron con la romántica erótica con Noches sin Luna, en 2015 y probó también con la fantasía con Xadia la lectora de Sangre. Su saga Dreamers arrancó en 2020 y continúa trabajando en ella. Eso sí, promete regresar con más historias BL.

Un millón de gracias por contar conmigo y ceder este espacio con mis experiencias y novelas.

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

La primera vez que leí BL fue un fanfiction y en el foro de Crepúsculo, en el año 2009 más o menos. Vengo del mundo del fandom y allí, además de escribir, leía todo lo que podía y llamaba mi atención. 

Siesta para Dos ha sido tu primera historia publicada del género, ¿habías probado antes a escribir algo similar?

En Noches sin Luna hay un personaje secundario gay, y aunque me pidieron su historia no me veía capaz, no sabía si iba a poder darles lo que pedían, supongo que porque al principio te basas más en tus propias emociones, y escribir sobre dos chicos, aunque me gustaba leerlo, me provocaba inseguridad. 

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Me preparé para no llegar a tantos lectores como había llegado con mis novelas anteriores. En una mesa redonda online, en la que debatían sobre este tipo de literatura, hablaban de ello, de que las escritoras de romántica hetero que habían escrito gay habían bajado en lectores, así que, preocupación no, porque no vivo de esto. Miedo a sentirme juzgada tampoco, de hecho me sentí orgullosa de haberlo escrito, los miedos que sentí fueron los de siempre, no por ser BL, sino porque cada vez que saco libro… me cago pata abajo , me muero de nervios y el miedo está siempre agazapado(porque no guste, porque ataquen la historia y me duela…, lo que pasa cuando te expones, vamos). Pero es que pasó justo lo contrario, imagina la sorpresa, me abrumó la acogida de la historia como pocas cosas en esta vida. 

—Dime un autor o autora que admires del género.

Anyta Sunday me gusta mucho, y las historias de Anny Peterson y Susanna Herrero del género me han encantado.

¿Qué respuesta has recibido de tus lectoras habituales tras publicar Siesta para Dos?

Como he dicho, todavía me siento abrumada por la acogida, esperaba que muchas de ellas no lo leyeran, porque aunque es romántica hay quien se frena con el BL, pero me sorprendieron, los acogieron con cariño absoluto, desbordante.

Escuchar sus voces y sus coletillas, su forma de hablar, sus porqués, es algo que me encanta del proceso creativo

—Galicia, dos chicos con un pasado, una hamaca… ¿Cómo surgió la idea que terminó en novela?

Ay… que me da la risa, mi marido todavía se acuerda porque íbamos los dos en el coche y a mí empezó a hormiguearme el cu… trasero. Brutal ese momento. 

Veníamos de ver a mis hijos en el camping, que estaban con su tía, y estaba atardeciendo, en Galicia eso es casi las once de la noche, por la ría de Muros. El paisaje es maravilloso, vi una casa en lo alto que debía de tener unas vistas como la casa de los artistas, y se desató todo, ahí iba a ir alguien que necesitaba esconderse del mundo. Lo que me pasó en ese momento de chispazo traté de trasladarlo a mi tendencia a hacer historias chico/chica. Ella iba a ser la escritora, pero no quería, no me dejaba pensar en ese personaje de forma femenina. Entonces—me dije—la dueña del bar en la pequeña playa… Y no, tampoco podía pensar en más allá si ponía ahí el personaje femenino. Supongo que desde el principio ya me estaban contando quienes eran, y me desestabilizaban a la par que me emocionaban, lo que hizo que se me pusieran unos nervios enormes porque entre tanto alborozo loco y creativo, había una fuerza que me gritaba que no iba a saber hacerlo. Tengo que agradecer tanto a mis ceros, a mi lectora de sensibilidad gay que me orientó tanto en mis puntos débiles, porque sin ellas la Siesta no sería lo que es.

Que fuera una hamaca bajo la parra/viña fue porque es mi lugar favorito del mundo cuando necesito estar tranquila. 

Has pasado de la fantasía a la romántica y ahora a la homoerótica, ¿en qué género te sientes más cómoda?

En romántica, es el género que fluye, aunque siempre trato de ponerme retos, me siento muy cómoda. Fantasía y homoerótica son un reto en sí mismos.

¿Te planteas una continuación de Siesta para Dos? ¿O en publicar más historias BL?

Continuación no, de hecho por eso tiene ese final, ese epílogo. No descarto que surjan relatos con ellos, pero no continuación. Y sí, tengo en mente (y ya en papel) un nuevo proyecto BL que me emociona muchísimo, casi tanto como Siesta, porque aunque no los puedo escribir, no dejan de presentarse y contarme cosas. Escuchar sus voces y sus coletillas, su forma de hablar, sus porqués, es algo que me encanta del proceso creativo. 

—¿En qué proyecto estás inmersa ahora? 

Mi prioridad ahora mismo es terminar Dreamers. Estoy en proceso de corrección del cuarto y en creación del quinto, todo a la vez. 

—Hablemos de cifras. ¿Te ha dado la novela alegrías suficientes para considerarte mileurista autopublicada?

¡Ayyy! Alegría es lo que yo me río con esto, porque como es una afición preciosa, tampoco lo espero. No, no he llegado a esa etiqueta jamás, no he sido mileurista ni siquiera en un mes de lanzamiento que es cuando más se lee. Siesta para dos ha sido el más potente seguido de Presente. Pasado tú y Dreamers, moja tus sueños en café y despiértalos, pero no he alcanzado la cifra. Si alguna vez llego, igual me da un telele, ¡¡¡jajajaja!!!

Conoce más a Ana Idam

Azahara Vega: «Fue mi madre quien me dijo que escribiera un romance entre dos hombres»

Ha publicado en Amazon, bajo los pseudónimos de Azahara Vega, Ursula Brennan y Sheyla Drymon. Escritora incansable, es ourensana nacida en 1983 e Ingeniera Técnica Agroalimentaria. Su gran pasión siempre ha sido escribir hasta crear novelas intensas, con magia, humor y tensión sexual.

Toda una profesional de la romántica en lo paranormal, con el gran éxito de su serie SoulMate, últimamente se ha embarcado a probar nuevos géneros como el de terror o la novela negra.

Ha participado y coordinado antologías, además de formar parte de mesas de debate sobre romántica, paranormal, blogs, lectoras y booksgramer, entre muchos otros.

Siempre agradece un comentario o que los lectores se pongan en contacto con ella para transmitirle sus impresiones.

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

La primera vez que leí una historia BL fue en Fanfiction, un fic de Harry Potter. Me sorprendió muchísimo, así que pregunté en la tienda de manga a la que iba si tenían manga de este género y me indicaron que sí, que tenían yaoi. Mi primer yaoi fue Gravitation y guardo los tomos como un tesoro. 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

Mi primera novela romántica gay fue Adicción a la noche. La escribí en 21 días, fue comenzar y no poder parar hasta que la terminé. 

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

No, no sentí ningún tipo de preocupación por escribir romántica gay, es más, fue mi madre quien me dijo: escribe una novela de amor entre dos hombres. Desde ese día procuro que en todas mis novelas aparezca una pareja gay porque creo que hay que dar visibilizar al colectivo. Y eso que algunas lectoras se han quejado que siempre hay gays en mis novelas, ante eso considero que, con más motivo, hay que incluirlos en las historias, pero no como secundarios sin importancia o como mera anécdota, si no mostrando sus preocupaciones, sus miedos, los problemas a los que se enfrentan en muchas ocasiones. 

—Dime un autor o autora que admires del género.

No me puedo quedar con un solo autor o autora, me encanta cómo escribe: Kim Fielding, Andrew Grey, Amy Lane, Nisa Arce, J.R.Loveless, Fabián Vázquez, Roser A.Ochoa, Enara de la Peña…

Has publicado con varios seudónimos, como Sheyla Drymon y Ursula Brennan, pero con el BL y la erótica ya no. ¿No tienes miedo a ‘salir del armario’?

Publico como Sheyla Drymon y Azahara Vega, actualmente. Ya no publico como Ursula Brennan y algún día pasaré las novelas de ese seudónimo a Sheyla Drymon. Como ya respondí en otra pregunta, en todas mis novelas, o en casi todas, incluyo una pareja gay, o más de una. Y no, no tengo miedo, hay lectoras que se han quejado pero ante estas quejas lo que haré es seguir escribiendo como hasta ahora.

—Escenas de sexo, ¿te gusta más leerlas o escribirlas?

Depende de la escena de sexo, he leído novelas como Bruto que no hay sexo explícito y la historia es preciosa. Tengo novelas con más escenas de cama que otras, unas más explícitas que otras, es lo que pida la historia o los personajes. Como lectora me he encontrado novelas que he tenido que pasar páginas porque ya me aburría tanto sexo. 

Sin duda, lo paranormal es lo tuyo, en los que juegas con la idea de la masculinidad más allá de la primera impresión, criaturas oscuras pero románticas… ¿Qué tal con el resto de géneros?

Escribo lo que las musas me vayan susurrando. Hay días que me apetece más paranormal (que es uno de mis géneros favoritos, junto con el orc romance, el monster romance o el scifi romance) pero en otros momentos me llama más la contemporánea, sobre todo si tiene muchísimas escenas de humor. Por el momento he escrito: comedia contemporánea, suspense romántica, paranormal romántica, viajes en el tiempo romántica, scifi romántica, fantasía urbana romántica y fantasía romántica. Hasta tengo un libro ilustrado infantil y un recopilatorio de relatos de terror. En un futuro espero poder escribir una historia de orc romance y de monster romance. Leo mucho en inglés y estos dos géneros los he conocido hace poco y me encantan.

¿Crees que tus lectoras de erótica se sienten cómodas con el BL o es para otro tipo de público?

Creo que la mayoría de mis lectoras se sienten cómodas con mis novelas, con todas ellas, tengan parejas gays o heterosexuales. Recordando solo he tenido 3 quejas directas que me llegaron a la bandeja de mensajes de mi Facebook. Habrá novelas que gusten más que otras, y mis lectoras tienen la absoluta libertad para indicar lo que les gustó y lo que no les gustó, es más, lo agradezco porque voy tomando nota de muchos de los consejos que me dan para mejorar con cada novela. 

—¿En qué proyecto estás inmersa ahora? 

Ahora mismo estoy preparando la segunda parte de Warrior Serpiens, escribiendo una histórica romántica ambientada en la Regencia y puliendo los primeros capítulos de mi segunda novela scifi romántica. 

—Hablemos de cifras: ¿Se puede vivir de publicar novelas?

Es complicado pero con mucho esfuerzo, dedicación y preparación sí se puede. Hay que escribir cada día, pero no solo es eso: las portadas son muy importantes al igual que la corrección de un manuscrito. Si alguien quiere vivir de la escritura le recomiendo que planifique bien el trabajo, debe mentalizarse que el dinero no viene del cielo y que habrá que trabajar todos los días, aunque sea un poco. Habrá que hacer publicidad en los grupos de Facebook, en Twitter… en todas las redes sociales que pueda. Hacer lecturas conjuntas para animar a las lectoras a leer la novela y que dejen comentarios. Nunca hay que pagar por una reseña o un comentario.

—¿Algún consejo más?

Hay que saber que hay géneros que venden más que otros. En España, por ejemplo, vende más la comedia contemporánea romántica, en EEUU ahora mismo es el scifi romántico y el monster romance. Ah, antes de que se me olvide, recomiendo que registren todas sus novelas, aunque sea a través de SafeCreative, es esencial proteger las novelas que vayan escribiendo.

Conoce más a Azahara Vega

Aura: «Con el BL descubrí una comunidad que me hizo sentir bienvenida por primera vez»

Aura entró en el mundo del Fanfic para no salir de él e ir más allá. Esta mexicana amante de la lectura y el BL (BoysLove) comenzó a compartir sus historias en plataformas como Wattpad o AO3, en especial las protagonizadas por psicópatas sexis como Hannibal (Mads Mikkelsen).

Licenciada en Diseño Gráfico, además de la escritura también disfruta de la creación de la portada y la maquetación de la obra, lo cual hace que el proceso sea muy personal.

Hace un año que decidió tomarse en serio su proyecto de ser escritora profesional, con la publicación de Lluvia de Oro (ed. Coven), novela BL histórica omegaverse, donde las apariencias engañan y los líos de familias poderosas están asegurados. También participó en una compilación de relatos de amor entre hombres inspiradas en la mitología griega en Amor Omnia Vincit.

«Mi sueño es un día poder vivir de escribir lo que amo. Aún tengo un largo camino que recorrer, pero realmente lo estoy disfrutando»

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Tendría unos 14 años, estaba en la Secundaria y acababa de descubrirme como friki/otaku junto con mis amigas. Una de ellas, que era dos años mayor, nos llevó un DVD pirata con la serie Gravitation y ahí todo cambió. No sé que había en el BL que era tan distinto al romance que solía disfrutar, pero lo que fuera me cambió para siempre. Desde ahí caí en un ciclo de ships que continua hasta nuestros días, me introdujo al mundo de los Fanfics y también a mangas como Loveless, Okane Ga Nai, Haru wo Daite Ita y me abrió las puertas a una comunidad que me hizo sentir bienvenida por primera vez en mi vida. Para mí el BL siempre ha sido una experiencia muy gratificante. 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

Oh cielos, no lo sé, si hablamos de Fanfics probablemente mi primera historia fue uno muy tóxico de Harry Potter entre el mago titular y Tom Riddle. En cuanto a historias originales, hace un tiempo tenía un proyecto de Web cómic llamado Ley de Ohm. Era la historia de dos hermanos que empezaban su carrera como superhéroes, uno de ellos descubría que estaba enamorado de su mejor amigo de la infancia y entraba en negación por el peso de las expectativas de sus padres de ser el perfecto modelo de rectitud. Mientras, su hermana se enamoraba de un villano y debía decidir si la vida que le habían impuesto era realmente lo que la hacía feliz. El proyecto nunca despegó como cómic, pero he pensado retomarlo como una novela ilustrada en el futuro cercano.

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Es decir, claro, cuando era más joven. También eran otros tiempos, no era tan abierto como es ahora, no había la misma tolerancia y las voces que pedían estas historias eran pocas y muy dispersas. Pero debo admitir que si bien estoy orgullosa de mi trabajo no creo que sea para todo el mundo, las novelas que escribo en género BL no son algo que, por ejemplo, comparto directamente con mi familia o mi esposo, solo el logro de haberlas completado y publicado. No sé si es miedo lo que me lleva a dejar esa línea, pero espero un día pasarla de largo o bien publicar algo que sea menos controversial en mi hogar.

—Publicas con seudónimo, ¿te planteas más adelante firmar con tu propio nombre?

No, realmente no. Mi sueño es escribir una serie de novelas de fantasía que tenga impacto internacional. Sé bien que un nombre latino como el mío podría ser difícil de vender en mercados extranjeros, así que un seudónimo es algo muy práctico en cuestiones de marketing. Además ayuda a mantenerte un poco separado del trabajo y la experiencia me ha enseñado que esas barreras son muy útiles, quizás algún día aprecie que estén ahí.

—Dime un autor o autora que admires del género.

Pues Yun Kouga, la autora de Loveless, siempre me encantó, su estilo de dibujo me pareció siempre muy cautivador y sus historias creativas, quizás en exceso dramáticas o misteriosas. También me gusta mucho pensar en la autora de Gravitation, Maki Murakami. Admiro mucho su compromiso con la serie que le dio fama, no sólo escribió el manga, un día despertó y dijo, «bueno si van a dibujar hentai de mis chicos, mejor lo hago yo misma y me quedo el dinero, escribiendo así lo que yo considero el material spin off canon más intenso en la historia», haha. Fue tan popular que la llevó a continuar la historia en una secuela. Hay algo que admiro sobre ese compromiso.

Lluvia de oro es una historia de época enmarcado en el género omegaverse, lo cual es más conocido para lectoras de mangas yaoi clásicos que para las de novelas. ¿Cómo ha sido la respuesta de la gente? ¿Has tenido que añadir explicaciones extra sobre alfas y omegas?

Siempre trato que el contexto se entienda dentro de mis historias, sin embargo, el público de Lluvia de Oro surgió de gente que ya estaba familiarizada con el género, así que no fue necesario dar muchas justificaciones al respecto y pude enfocarme en otras cosas.

—¿Cuál fue la idea que te animó a escribir Lluvia de oro?

Una amiga, PureJoysGirl, escribió un FanFic maravilloso que eventualmente convirtió en una novela omegaverse BL llamado Overcoming. Era un drama, hermosamente construido omegaverse victoriano de más de 60 capítulos que me mantuvo al borde del asiento durante meses. El contexto me parecía tan extraordinario, siendo fan desde siempre de novelas como Orgullo y Prejuicio o Cumbres Borrascosas, además de novelas históricas de romance mucho más modernas de autoras como Tessa Dare. Esta última escribiendo romances victorianos que me encantaron al punto que en homenaje los protagonistas de una de sus novelas le di a los padres de mi protagonista Alfa, Louis, una historia sospechosamente similar.

¿Sientes que recibes mejor respuesta de lectoras latinoamericanas o de fuera?

Hemos tenido una muy buena respuesta en latinoamérica, la historia no existe en inglés en este momento, pero hemos recibido apoyo de lectoras latinas en países de habla no española.

¿En qué proyecto estás trabajando ahora mismo?

Estoy inmersa en varios proyectos. Deseo revivir el proyecto de Ley de Ohm como una novela, así que estoy replanteando la historia y el desarrollo de los personajes. También estos escribiendo Espuela de Caballero, la segunda parte de la serie a la que pertenece Lluvia de Oro, si bien los protagonistas son distintos. Mi proyecto principal es una novela de fantasía, un retelling de La bella y la bestia en que Bella y Lumière se enamoran, Bestia no siente atracción por las mujeres y acepta su vida como criatura sobrenatural antes de encontrar el amor con un pirata retirado.

—Hablemos de cifras: ¿Se puede vivir de publicar novelas?

Yo no he tenidos los recursos económicos para darle mas difusión a mi obra, pero ambas publicadas se han agotado en las preventas realizadas para las impresiones de lujo y me han permitido generar ingresos suficientes para cubrir los gastos de producción, envío y mantenimiento del sitio web y la tienda en línea. Con más recursos no dudo que fuera viable vivir de publicar novelas. Desafortunadamente, empecé muy tarde en esto y tengo responsabilidades económicas, si hubiera empezado cuando vivía con mi madre quizás habría podido invertir más desde un inicio.

Conoce más a Aura

¿Qué es el omegaverse? Cinco recomendaciones para entenderlo mejor

Imaginemos un mundo en el que no importa ser hombre o mujer, sino alfa, beta u omega. Donde los instintos prevalecen, existe la pareja destinada y una pequeña cantidad de la población sufre un periodo de celo. Un mundo en el que ser omega significa la humillación y la lucha continua en la sociedad y contra los instintos; mientras que los alfas son vistos como líderes, en la cúspide de la jerarquía.

Bienvenidos al omegaverse.

No vengo a hacer ningún análisis profundo del tema, sino a dar unas pinceladas de este subgénero del BL (Boys Love) que tuvo su boom con los fanfics de Teen Wolf y Sobrenatural en 2010 en Occidente. En realidad, se conocían de antes, sobre todo en Asia, con mangas yaoi en los que una de las características que más llama la atención es el embarazo masculino.

Bien, ahora que tengo tu atención, recapitulemos.

En el omegaverse, además de hombres y mujeres, existe la jerarquía de alfa, beta y omega. En este subgénero de fantasía, que se adapta según cada historia, los alfa y omega suelen ser la menor cantidad de la población, dos polos opuestos que se atraen, mientras que los beta representan a la mayoría.

Mordiscos en la nuca, ‘anudar’ a la pareja o el uso de píldoras son detalles que varían según cada adaptación

Los alfas son el ‘top’ de la sociedad, lo mejor de lo mejor, que en las historias suelen tener una particular obsesión con los omegas (casualmente siempre se cruza alguno en su camino, o viceversa). Tanto unos como otros pueden expulsar feromonas (sí, feromonas) para atraer al contrario hasta desatar sus instintos. Porque el omegaverse va del lado más salvajes de los humanos (en relaciones entre hombres, sobre todo), de reprimir o no (a veces con píldoras) sus ansias por desfogarse con su polo contrario.

Porque los alfas y omegas están destinados a encontrarse. En algunas historias se habla de una unión o lazo del destino, en otras no se menciona, pero siempre terminan chocando y, si la pareja va bien, acaba con dos padres y un bebé que derrite los corazones de las fujoshi y amantes del BL (porque no hay nada que nos atraiga más que un hombre, o dos, embobado con su hijo/a pequeño).

Después cada autor adapta las ideas básicas de esta fantasía a su manera. Algunos alfas marcan a sus omegas con un bocado en la nuca, por lo que los omegas deben llevar collares que los protejan de mordiscos indeseados antes de encontrar al amor de su vida. En otros, si el alfa/omega muere, también arrastra a su pareja.

El omegaverse trata del lado más salvaje de los humanos, de reprimir (o no) sus instintos

También los hay quienes ‘anudan’ a su pareja en el sexo, igual que los perros o los lobos. No os voy a dar detalles sobre los órganos sexuales, pero se habla de hombres con anos lubricados, dando a luz por cesárea y mujeres con clítoris desarrollados que embarazan a omegas (hombres o mujeres).

El celo, sin embargo, sí que suele ser una idea que se repite. Es un periodo en el que el omega suele estas más o menos incapacitado pues su cuerpo le «exige» mantener relaciones sexuales y, bueno, como haya un alfa o beta (en menor medida) cerca, estos se ven atraídos por sus feromonas y rara vez acaba bien. O sirve como detonante de trama.

Todo ello se puede enmarcar en mundo actual o antiguo, desde época victoriana o, incluso, prehistoria, hasta urban fantasy con hombres lobo o clásica trama oficinista de jefe-empleado que se va de manos en época de apareamiento.

Machismo

Hay que admitir que la base del mundo omegaverse es machista, solo que la idea del patriarcado se ve trasladada al del ‘alfa supremo’, cuya voluntad solo existe para cumplir y hasta hay betas y omegas felices de obedecer. Historias con final feliz donde el macho alfa (literal) es quien toma las decisiones y se relega la figura del omega a la clasista mujer sumisa y complaciente con el otro sexo.

Sin embargo, esta idea poco a poco está cambiando gracias a los nuevos movimientos feministas que también se observan en el BL, tanto en Asia como Occidente. Por ejemplo, el primer omegaverse manga que se licencia en España es Megumi to Tsugumi, con un omega de armas tomar, un alfa preocupado por su pareja y donde el consentimiento mutuo es la base de su relación. Aun así, la trama de su alrededor gira en torno a la lucha de las jerarquías y que la sociedad sigue viendo a los omega como inferiores.

El omegaverse es todo un mundo por descubrir, con historias que van llegando a España y que ahora mismo están disponibles también en ebook. Por ello, os traigo unas sugerencias para conocer este género que va más allá de los fanfics y cada vez atrae a más seguidoras.

Lluvia de Oro
Aura

Como el único hijo omega de un conde sumido en la pobreza, Elliot sabe que su matrimonio con el rico mercader Horace Hamilton es algo a lo que no puede negarse. Pero cuando su prima Georgina le ofrece la oportunidad de acompañarle en su visita a Hillsmoth House, su futuro cambiará.


Aquello que nos prometimos
Lena Wolf

Bienvenidos a «El Rey Omega», el mayor club de alterne para Alfas, en el que todas las perversiones pueden hacerse realidad. Solo existe una regla: no marcar a ningún Omega; la imaginación es tu límite siempre y cuando estés dispuesto a pagar el precio.

¿Es posible mantener viva la esperanza en un lugar tan sórdido como ese?


El Halcón que protegía la luna
Leo Rodríguez

Dorian Crawford no podía creer que había encontrado a su compañero, la mitad de su alma, tampoco que este fuera otro hombre —porque, vamos, ¿desde cuándo el Destino había sido bueno con él? Dorian no podía recordarlo— ni mucho menos uno tan encantador como el pequeño y precioso Gareth Andrews.

Entonces un pequeño descuido, solo uno…, y él estaba embarazado.


Lies
Mirage Project

Odiar al hombre que le arrebató todo había sido más sencillo en su cabeza. Sin embargo, ahora Jules no sabe qué hacer frente a las traicioneras reacciones de su propio cuerpo al encontrarse con aquel dominante de personalidad implacable e increíble atractivo. Pese a todo, esta atracción palidece en cierta medida ante los sentimientos que Jules comienza a abrigar por el guardaespaldas del millonario, alfa también aunque de segundo grado.


Garras de Omega
Diother Lu

León es el último lobo blanco sobre la tierra, un omega que se oculta en el imperio de aquellos que extinguieron a su raza. Él aún logra pasar desapercibido, pero cuando llega su primer celo, queda vulnerable y al descubierto como lo que es: un omega de una raza extinta. Ansiado. Deseado.
León teme ser vendido en los burdeles del reino de Kez, pero el horror de su destino supera sus expectativas: será entregado al príncipe de los grandes lobos negros de Seth.


Enlaces de interés: