5 novelas BL de amigos que se enamoran o «¿tú no eras hetero?»

Uno de los clichés que más nos gusta, lo queramos admitir o no, es el de amigos que terminan juntos, en boda y creando una familia. Es un clásico, y más si son amigos de infancia. Se crían en la misma ciudad, tal vez han sido vecinos de toda la vida, sus padres salen en grupo de vez en cuando y les toca estar en la misma casa. Han compartido juegos de niños, puede que una promesa de «siempre estaremos unidos», palabras infantiles que se quedan grabadas en la memoria de al menos uno de ellos y le marcan.

La idea de «primer amor» mezclado con «amor de infancia» suma lo más tierno de la niñez y las ilusiones de un futuro con mil posibilidades. Después surgen los problemas: una mudanza, una tercera persona, el olvido y el propio paso del tiempo… Es cuando toca recuperar el pasado y ver si hay opciones con esa persona o se puede avanzar tras cerrar una puerta.

Todos hemos leído o visto historias así. ¿Qué ocurre en el BL (Boys Love)? Lo mismo, a lo que se añade el prejuicio de heterosexualización, es decir, dar por hecho que uno de los dos es heterosexual. Entonces se desata el drama por parte doble: «¿Por qué me enamoro de un hetero?» y «¿por qué de mi mejor amigo?».

Al BL se le añade el drama de dar por hecho que uno de los dos es heterosexual, lo cual causa doble dolor al protagonista

Estas historias, además, se bifurcan, pues están las del amigo de siempre que apoya a su colega/bro/crush hasta para emparejarlo con una chica. O, por el lado contrario, el amigo de siempre que por razones desconocidas (pongamos beso de borrachos o confesión en duermevela) ha roto contacto o se han vuelto adversarios. Un friends-to-enemies-to-lovers de libro.

Incluso están los que parece que no se soportan desde críos, pero resulta que están locos el uno por el otro. Porque lo de que «los que se pelean, se desean» (implicación siempre en ficción literaria), es un hecho al que se saca partido en el BL.

Por ello, este mes os traigo un listado de cinco novelas BL de autoras nacionales con historias de amigos-para-toda-la-vida. Si sabéis más, no dudéis en ponerlo en comentarios.

Recomendaciones

Te quise como si fuera posible
Abril Camino

Lennon se marchó a Europa con el corazón roto y la convicción de que jamás volvería a la ciudad en la que un día creyó que todo era posible. Incluso su amor por Daniel.

El mundo de Daniel ha dejado de girar. Acaba de perder a su hermano mayor y hace dos años que no sabe nada de su mejor amigo.

Un regreso, una llamada, el reencuentro de dos amigos que nunca dejaron de serlo y la amenaza de que un sentimiento enterrado bajo dos años de dolor renazca para complicar las vidas de sus protagonistas.


Chai Latte Kiss
Roser A. Ochoa

Capitán Levi] ¿Sabíais esto? El príncipe de hielo y el príncipe de fuego no pueden estar en la misma habitación sin explotar.
[ChicaLinda19] Claro, son enemigos declarados.
[EnTuCasaOEnLaMia] Pero ¿habéis escuchado el rumor? Dicen que eran mejores amigos de infancia, casi como hermanos, y un día todo se torció.
[Pilar_Celestial] ¿Por qué?
[EnTuCasaOEnLaMia] Nadie lo sabe.
[Capitán Levi] ¡Ah! Y hay otro rumor… Uno que habla de un beso y…
[Sin señal, disculpen las molestias]
Esta es una historia BFF to enemies to lovers, llena de miedos, malentendidos, peleas a puñetazos y amor. Mucho amor y besos con sabor a chai latte. Atrévete a descubrir todos los detalles.


La X de Alejandro
Laura Boronat

En 1995, un tímido Alejandro de diecisiete años sale del cascarón cuando conoce a Álex. Su forma gris de ver el mundo se llena de color durante un verano mágico, pero todo se complica cuando entre ellos surge el amor. Su conservador padre lo descubre y evita que los dos jóvenes vuelvan a verse jamás.

Una década después, el destino se empeña en hacerlos coincidir y la atracción será inevitable. Tendrán tres meses para averiguar si siguen enamorados antes de que sea demasiado tarde.

Empieza la cuenta atrás.


Esos celos rojos
Rebeca Montes

Samuel nunca pretendió salir así del armario, de golpe e improviso. Y menos frente a él, quien había sido su mejor amigo durante cuatro años. (O de cómo sobrevivir a los celos de tu amigo heterosexual).


Peli porno
Ana Prego

A pesar de pertenecer a la misma pandilla desde niños, la fuerte rivalidad entre Óscar y Juan aumenta con cada año que pasa. Sus constantes discusiones están volviendo locos al resto de sus amigos. Para conseguir que se lleven bien de una vez por todas idean un plan que incluye una apuesta, una cámara oculta y una peli porno. ¿Qué puede salir mal?

Ana Idam: «Escribir fantasía y homoerótica son un reto en sí mismos»

Ana Idam es escritora autopublicada que, admite, goza de cada historia que escribe. Con ocho novelas a sus espaldas, sin duda la romántica es su entorno natural y Siesta para Dos es la prueba de su éxito.

Este año 2022 ha sido en el que se ha atrevido a dar el paso y contar una historia de amor entre chicos, con Galicia de fondo y el aprendizaje para dejar atrás lo malo y hacer hueco a lo bueno de la vida, que es mucho. Y más si viene en una hamaca para echar la siesta.

Sus inicios fueron con la romántica erótica con Noches sin Luna, en 2015 y probó también con la fantasía con Xadia la lectora de Sangre. Su saga Dreamers arrancó en 2020 y continúa trabajando en ella. Eso sí, promete regresar con más historias BL.

Un millón de gracias por contar conmigo y ceder este espacio con mis experiencias y novelas.

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

La primera vez que leí BL fue un fanfiction y en el foro de Crepúsculo, en el año 2009 más o menos. Vengo del mundo del fandom y allí, además de escribir, leía todo lo que podía y llamaba mi atención. 

Siesta para Dos ha sido tu primera historia publicada del género, ¿habías probado antes a escribir algo similar?

En Noches sin Luna hay un personaje secundario gay, y aunque me pidieron su historia no me veía capaz, no sabía si iba a poder darles lo que pedían, supongo que porque al principio te basas más en tus propias emociones, y escribir sobre dos chicos, aunque me gustaba leerlo, me provocaba inseguridad. 

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Me preparé para no llegar a tantos lectores como había llegado con mis novelas anteriores. En una mesa redonda online, en la que debatían sobre este tipo de literatura, hablaban de ello, de que las escritoras de romántica hetero que habían escrito gay habían bajado en lectores, así que, preocupación no, porque no vivo de esto. Miedo a sentirme juzgada tampoco, de hecho me sentí orgullosa de haberlo escrito, los miedos que sentí fueron los de siempre, no por ser BL, sino porque cada vez que saco libro… me cago pata abajo , me muero de nervios y el miedo está siempre agazapado(porque no guste, porque ataquen la historia y me duela…, lo que pasa cuando te expones, vamos). Pero es que pasó justo lo contrario, imagina la sorpresa, me abrumó la acogida de la historia como pocas cosas en esta vida. 

—Dime un autor o autora que admires del género.

Anyta Sunday me gusta mucho, y las historias de Anny Peterson y Susanna Herrero del género me han encantado.

¿Qué respuesta has recibido de tus lectoras habituales tras publicar Siesta para Dos?

Como he dicho, todavía me siento abrumada por la acogida, esperaba que muchas de ellas no lo leyeran, porque aunque es romántica hay quien se frena con el BL, pero me sorprendieron, los acogieron con cariño absoluto, desbordante.

Escuchar sus voces y sus coletillas, su forma de hablar, sus porqués, es algo que me encanta del proceso creativo

—Galicia, dos chicos con un pasado, una hamaca… ¿Cómo surgió la idea que terminó en novela?

Ay… que me da la risa, mi marido todavía se acuerda porque íbamos los dos en el coche y a mí empezó a hormiguearme el cu… trasero. Brutal ese momento. 

Veníamos de ver a mis hijos en el camping, que estaban con su tía, y estaba atardeciendo, en Galicia eso es casi las once de la noche, por la ría de Muros. El paisaje es maravilloso, vi una casa en lo alto que debía de tener unas vistas como la casa de los artistas, y se desató todo, ahí iba a ir alguien que necesitaba esconderse del mundo. Lo que me pasó en ese momento de chispazo traté de trasladarlo a mi tendencia a hacer historias chico/chica. Ella iba a ser la escritora, pero no quería, no me dejaba pensar en ese personaje de forma femenina. Entonces—me dije—la dueña del bar en la pequeña playa… Y no, tampoco podía pensar en más allá si ponía ahí el personaje femenino. Supongo que desde el principio ya me estaban contando quienes eran, y me desestabilizaban a la par que me emocionaban, lo que hizo que se me pusieran unos nervios enormes porque entre tanto alborozo loco y creativo, había una fuerza que me gritaba que no iba a saber hacerlo. Tengo que agradecer tanto a mis ceros, a mi lectora de sensibilidad gay que me orientó tanto en mis puntos débiles, porque sin ellas la Siesta no sería lo que es.

Que fuera una hamaca bajo la parra/viña fue porque es mi lugar favorito del mundo cuando necesito estar tranquila. 

Has pasado de la fantasía a la romántica y ahora a la homoerótica, ¿en qué género te sientes más cómoda?

En romántica, es el género que fluye, aunque siempre trato de ponerme retos, me siento muy cómoda. Fantasía y homoerótica son un reto en sí mismos.

¿Te planteas una continuación de Siesta para Dos? ¿O en publicar más historias BL?

Continuación no, de hecho por eso tiene ese final, ese epílogo. No descarto que surjan relatos con ellos, pero no continuación. Y sí, tengo en mente (y ya en papel) un nuevo proyecto BL que me emociona muchísimo, casi tanto como Siesta, porque aunque no los puedo escribir, no dejan de presentarse y contarme cosas. Escuchar sus voces y sus coletillas, su forma de hablar, sus porqués, es algo que me encanta del proceso creativo. 

—¿En qué proyecto estás inmersa ahora? 

Mi prioridad ahora mismo es terminar Dreamers. Estoy en proceso de corrección del cuarto y en creación del quinto, todo a la vez. 

—Hablemos de cifras. ¿Te ha dado la novela alegrías suficientes para considerarte mileurista autopublicada?

¡Ayyy! Alegría es lo que yo me río con esto, porque como es una afición preciosa, tampoco lo espero. No, no he llegado a esa etiqueta jamás, no he sido mileurista ni siquiera en un mes de lanzamiento que es cuando más se lee. Siesta para dos ha sido el más potente seguido de Presente. Pasado tú y Dreamers, moja tus sueños en café y despiértalos, pero no he alcanzado la cifra. Si alguna vez llego, igual me da un telele, ¡¡¡jajajaja!!!

Conoce más a Ana Idam

10 clichés que te enamoran de las historias de amor BL

Ser original está sobrevalorado. O no. Bueno, a medias. A todas nos gustan historias que salen de lo cotidiano, mezcla de géneros, giros argumentales que nos hagan estallar la cabeza… pero también buscamos la comodidad de un buen cliché, que se convierte en ese punto al que aferrarnos mientras escalamos la montaña de la lectura. Es un puerto seguro, una zona de confort, una clave que siempre funciona y, por qué no, también nos gusta y queremos.

Antes de nada, ¿qué es un cliché literario? En el cine y la literatura son considerados como clichés todos aquellos motivos, temas o escenas muy recurrentes y predecibles como, por ejemplo, la desactivación de una bomba en el último segundo, la puerta atascada al huir del asesino o el timbre del teléfono en un momento de tensión.

Es un puerto seguro, una zona de confort, una clave que siempre funciona y, por qué no, también nos gusta

Son innumerables los que existen en la romántica en general y muchos de ellos se repiten en el Boys Love o en las historias de homoerótica. Os traigo una colección de diez, ordenados sin ton ni son y que, creo, son las que más he visto en mis lecturas BL.

1-Amigos de infancia

Nada como una tierna promesa en la guardería para crear lazos irrompibles. Quién dice guardería también habla de colegio o instituto, donde sea que los protagonistas se conocen y empiezan a relacionarse. Un acercamiento que lleva a una amistad, la primera y la mejor, la más importante, y de ahí a algo más. Este cliché puede servir tanto para historias cute o tiernas, como para las que conllevan un dramón, con un friends-to-enemies-to-lovers. Maybe.

2-¿Rivales? amorosos

«Esa chica me gusta y también le gusta a X, ¿por qué, sino, estaría tan obsesionado en quitármela?». Ahí va otro cliché. El que cree en la rivalidad amorosa, en una mujer de por medio —lo cual implica la hetero-duda— y que hace a los protagonistas ‘pelear’ por ella. Hay miradas, diálogos divertidos, rápidos y de pullas continuas. Una lucha dialéctica que, a veces, acaba en física y tras el primer toque, no pueden parar. Ahí surge la chispa, la misma que siempre estuvo, camuflada en un malentendido.

3-Solo Hay Una Cama

Los dos protagonistas tienen que compartir habitación. Puede ser por un viaje largo o para una sola noche. El caso es que el encargado de tomar nota de su reserva no se enteró o no quiso hacerlo y les dio una única cama. No hay más habitaciones disponibles. ¡Toca compartir! Este cliché suele ir acompañado del enemies-to-lovers, pues los personajes no se llevan bien o se odian, directamente, y tener que meterse bajo las sábanas solo despierta sus instintos, hasta los más bajos…

4-Vaya, soy ¿gay?

«Nos hemos besado, ¿y? Eso no significa que yo sea gay». El hetero-confundido es un personaje común en los BL. Un hombre que ha tenido relaciones previas con mujeres y, en teoría, jamás se había planteado acostarse con un hombre. Aunque, claro, ha fantaseado con Henry Cavill (quién no) y a veces, en mitad de la noche, piensa en cómo sería tener a X (mejor amigo masculino/vecino masculino/compañero de clase masculino) arrodillado frente a él y con la boca… ocupada, ejem. Normalmente estos casos se solventan con una REVELACIÓN, un instante de EPIFANÍA, en el que termina aceptándose (al menos en las historias de Happy End).

5-El homofóbico gay

Hay novelas BL que también incluyen un apartado de crítica social, en el que uno de los protagonistas sufre acoso escolar por ser homosexual. Uno de los acosadores tiene una fijación especialmente intensa hacia la víctima, ¿por qué? Porque en el fondo siente atracción hacia él. Este cliché también se ve en la novela romántica hetero, aunque suele ser más el ‘chico malo’ que no hace más que meterse con la protagonista femenina y provocarla hasta que ambos descubren que hay… ¿amor? Es un cliché normalizado que, sin embargo, oculta relaciones tóxicas en cualquier tipo de pareja. En las historias de instituto es bastante común y en esta entrada del blog tenéis varios ejemplos interesantes.

6-Vecino buenorro

Hay chico nuevo en el vecindario y a todas las señoras del barrio se les caen las br*gas. Solo que el chico nuevo es gay y busca continuamente la atención de su vecino puerta-con-puerta. Para pedir sal, azúcar o leche, cualquier excusa sirve para que crear situaciones sencillas, luego enrevesadas, meter algún malentendido —«Oh, no, una mujer con una falda cortísima ha entrado en su casa. Anda, resulta que es su hermana»— y beso. Si es bajo la lluvia, mejor.

7-Beso de borracho

El alcohol como excusa para dar EL PASO. No importa el género de novela, en cualquier historia es común encontrar las bebidas espirituosas como un método —más o menos ético— para que el/la protagonista se lance hacia la boca de quien le gusta. A la mañana siguiente, con la resaca, vendrán los arrepentimientos o la lucidez con escena de *Volver Al Punto 4 de La Lista*.

8-Paja en la ducha

La masturbación pensando en el otro es una escena relevante en la novela, pues es cuando se admite sentir algo, por lo menos atracción, y da pie a avanzar en su relación, o pensar en un encuentro más físico. El cliché suele ser el autodelicioso/cinco contra uno en la ducha, con el calentón mañanero o para enfriar pensamientos que terminan desatados.

9-No homo, bro

«Esto no es nada serio, solo somos dos tíos que se desfogan, como tíos». El clásico «no homo, bro» que escala hasta el «solo es sexo, nada más». Nos abrazamos, pero «no homo, bro». Nos besamos, pero «no homo, bro». Nos acostamos, pero… Este cliché puede surgir de un ‘apaño’. Dos hombres solteros con la testosterona por las nubes y que creen que meterse en la cama de su amigo/vecino/compi no los hace gays. Al final se convierte en un: Nos enamoramos, pero no homo, bro. Bueno, un poco sí, bro.

10-Hermanastros

El tema incesto siempre está en la cuerda floja de lo moral o no de la literatura. La fantasía es fantasía y las historias de primos, primos segundos o hermanastros que terminan juntos no es tan descabellada. Pueden ser hermanos que comparten padre o madre, o adoptados que descubren su origen al tiempo que confirman sus sentimientos hacia su hermano. Historias prohibidas —de las que prometo una entrada en el blog más elaborada próximamente— que enganchan a las lectoras entre las dudas de si son o no familia real, además de su relación amorosa. Hetero o BL, este cliché siempre funciona como doble adicción.

Como os he comentado más arriba, esta no es más que una breve selección de mis gustos y lecturas personales. No descarto una segunda entrada con más clichés, pues son cientos. También tenemos las relaciones fingidas, los líos de ex de la hermana o cualquier tema ambientando en institutos y que en juvenil se localiza con facilidad: bullying, primeros besos a escondidas, el momento «soy gay» ante la familia y similares. Seguro que os conocéis unos cuantos, ¡os leo en los comentarios!

Azahara Vega: «Fue mi madre quien me dijo que escribiera un romance entre dos hombres»

Ha publicado en Amazon, bajo los pseudónimos de Azahara Vega, Ursula Brennan y Sheyla Drymon. Escritora incansable, es ourensana nacida en 1983 e Ingeniera Técnica Agroalimentaria. Su gran pasión siempre ha sido escribir hasta crear novelas intensas, con magia, humor y tensión sexual.

Toda una profesional de la romántica en lo paranormal, con el gran éxito de su serie SoulMate, últimamente se ha embarcado a probar nuevos géneros como el de terror o la novela negra.

Ha participado y coordinado antologías, además de formar parte de mesas de debate sobre romántica, paranormal, blogs, lectoras y booksgramer, entre muchos otros.

Siempre agradece un comentario o que los lectores se pongan en contacto con ella para transmitirle sus impresiones.

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

La primera vez que leí una historia BL fue en Fanfiction, un fic de Harry Potter. Me sorprendió muchísimo, así que pregunté en la tienda de manga a la que iba si tenían manga de este género y me indicaron que sí, que tenían yaoi. Mi primer yaoi fue Gravitation y guardo los tomos como un tesoro. 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

Mi primera novela romántica gay fue Adicción a la noche. La escribí en 21 días, fue comenzar y no poder parar hasta que la terminé. 

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

No, no sentí ningún tipo de preocupación por escribir romántica gay, es más, fue mi madre quien me dijo: escribe una novela de amor entre dos hombres. Desde ese día procuro que en todas mis novelas aparezca una pareja gay porque creo que hay que dar visibilizar al colectivo. Y eso que algunas lectoras se han quejado que siempre hay gays en mis novelas, ante eso considero que, con más motivo, hay que incluirlos en las historias, pero no como secundarios sin importancia o como mera anécdota, si no mostrando sus preocupaciones, sus miedos, los problemas a los que se enfrentan en muchas ocasiones. 

—Dime un autor o autora que admires del género.

No me puedo quedar con un solo autor o autora, me encanta cómo escribe: Kim Fielding, Andrew Grey, Amy Lane, Nisa Arce, J.R.Loveless, Fabián Vázquez, Roser A.Ochoa, Enara de la Peña…

Has publicado con varios seudónimos, como Sheyla Drymon y Ursula Brennan, pero con el BL y la erótica ya no. ¿No tienes miedo a ‘salir del armario’?

Publico como Sheyla Drymon y Azahara Vega, actualmente. Ya no publico como Ursula Brennan y algún día pasaré las novelas de ese seudónimo a Sheyla Drymon. Como ya respondí en otra pregunta, en todas mis novelas, o en casi todas, incluyo una pareja gay, o más de una. Y no, no tengo miedo, hay lectoras que se han quejado pero ante estas quejas lo que haré es seguir escribiendo como hasta ahora.

—Escenas de sexo, ¿te gusta más leerlas o escribirlas?

Depende de la escena de sexo, he leído novelas como Bruto que no hay sexo explícito y la historia es preciosa. Tengo novelas con más escenas de cama que otras, unas más explícitas que otras, es lo que pida la historia o los personajes. Como lectora me he encontrado novelas que he tenido que pasar páginas porque ya me aburría tanto sexo. 

Sin duda, lo paranormal es lo tuyo, en los que juegas con la idea de la masculinidad más allá de la primera impresión, criaturas oscuras pero románticas… ¿Qué tal con el resto de géneros?

Escribo lo que las musas me vayan susurrando. Hay días que me apetece más paranormal (que es uno de mis géneros favoritos, junto con el orc romance, el monster romance o el scifi romance) pero en otros momentos me llama más la contemporánea, sobre todo si tiene muchísimas escenas de humor. Por el momento he escrito: comedia contemporánea, suspense romántica, paranormal romántica, viajes en el tiempo romántica, scifi romántica, fantasía urbana romántica y fantasía romántica. Hasta tengo un libro ilustrado infantil y un recopilatorio de relatos de terror. En un futuro espero poder escribir una historia de orc romance y de monster romance. Leo mucho en inglés y estos dos géneros los he conocido hace poco y me encantan.

¿Crees que tus lectoras de erótica se sienten cómodas con el BL o es para otro tipo de público?

Creo que la mayoría de mis lectoras se sienten cómodas con mis novelas, con todas ellas, tengan parejas gays o heterosexuales. Recordando solo he tenido 3 quejas directas que me llegaron a la bandeja de mensajes de mi Facebook. Habrá novelas que gusten más que otras, y mis lectoras tienen la absoluta libertad para indicar lo que les gustó y lo que no les gustó, es más, lo agradezco porque voy tomando nota de muchos de los consejos que me dan para mejorar con cada novela. 

—¿En qué proyecto estás inmersa ahora? 

Ahora mismo estoy preparando la segunda parte de Warrior Serpiens, escribiendo una histórica romántica ambientada en la Regencia y puliendo los primeros capítulos de mi segunda novela scifi romántica. 

—Hablemos de cifras: ¿Se puede vivir de publicar novelas?

Es complicado pero con mucho esfuerzo, dedicación y preparación sí se puede. Hay que escribir cada día, pero no solo es eso: las portadas son muy importantes al igual que la corrección de un manuscrito. Si alguien quiere vivir de la escritura le recomiendo que planifique bien el trabajo, debe mentalizarse que el dinero no viene del cielo y que habrá que trabajar todos los días, aunque sea un poco. Habrá que hacer publicidad en los grupos de Facebook, en Twitter… en todas las redes sociales que pueda. Hacer lecturas conjuntas para animar a las lectoras a leer la novela y que dejen comentarios. Nunca hay que pagar por una reseña o un comentario.

—¿Algún consejo más?

Hay que saber que hay géneros que venden más que otros. En España, por ejemplo, vende más la comedia contemporánea romántica, en EEUU ahora mismo es el scifi romántico y el monster romance. Ah, antes de que se me olvide, recomiendo que registren todas sus novelas, aunque sea a través de SafeCreative, es esencial proteger las novelas que vayan escribiendo.

Conoce más a Azahara Vega

Aura: «Con el BL descubrí una comunidad que me hizo sentir bienvenida por primera vez»

Aura entró en el mundo del Fanfic para no salir de él e ir más allá. Esta mexicana amante de la lectura y el BL (BoysLove) comenzó a compartir sus historias en plataformas como Wattpad o AO3, en especial las protagonizadas por psicópatas sexis como Hannibal (Mads Mikkelsen).

Licenciada en Diseño Gráfico, además de la escritura también disfruta de la creación de la portada y la maquetación de la obra, lo cual hace que el proceso sea muy personal.

Hace un año que decidió tomarse en serio su proyecto de ser escritora profesional, con la publicación de Lluvia de Oro (ed. Coven), novela BL histórica omegaverse, donde las apariencias engañan y los líos de familias poderosas están asegurados. También participó en una compilación de relatos de amor entre hombres inspiradas en la mitología griega en Amor Omnia Vincit.

«Mi sueño es un día poder vivir de escribir lo que amo. Aún tengo un largo camino que recorrer, pero realmente lo estoy disfrutando»

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Tendría unos 14 años, estaba en la Secundaria y acababa de descubrirme como friki/otaku junto con mis amigas. Una de ellas, que era dos años mayor, nos llevó un DVD pirata con la serie Gravitation y ahí todo cambió. No sé que había en el BL que era tan distinto al romance que solía disfrutar, pero lo que fuera me cambió para siempre. Desde ahí caí en un ciclo de ships que continua hasta nuestros días, me introdujo al mundo de los Fanfics y también a mangas como Loveless, Okane Ga Nai, Haru wo Daite Ita y me abrió las puertas a una comunidad que me hizo sentir bienvenida por primera vez en mi vida. Para mí el BL siempre ha sido una experiencia muy gratificante. 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

Oh cielos, no lo sé, si hablamos de Fanfics probablemente mi primera historia fue uno muy tóxico de Harry Potter entre el mago titular y Tom Riddle. En cuanto a historias originales, hace un tiempo tenía un proyecto de Web cómic llamado Ley de Ohm. Era la historia de dos hermanos que empezaban su carrera como superhéroes, uno de ellos descubría que estaba enamorado de su mejor amigo de la infancia y entraba en negación por el peso de las expectativas de sus padres de ser el perfecto modelo de rectitud. Mientras, su hermana se enamoraba de un villano y debía decidir si la vida que le habían impuesto era realmente lo que la hacía feliz. El proyecto nunca despegó como cómic, pero he pensado retomarlo como una novela ilustrada en el futuro cercano.

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Es decir, claro, cuando era más joven. También eran otros tiempos, no era tan abierto como es ahora, no había la misma tolerancia y las voces que pedían estas historias eran pocas y muy dispersas. Pero debo admitir que si bien estoy orgullosa de mi trabajo no creo que sea para todo el mundo, las novelas que escribo en género BL no son algo que, por ejemplo, comparto directamente con mi familia o mi esposo, solo el logro de haberlas completado y publicado. No sé si es miedo lo que me lleva a dejar esa línea, pero espero un día pasarla de largo o bien publicar algo que sea menos controversial en mi hogar.

—Publicas con seudónimo, ¿te planteas más adelante firmar con tu propio nombre?

No, realmente no. Mi sueño es escribir una serie de novelas de fantasía que tenga impacto internacional. Sé bien que un nombre latino como el mío podría ser difícil de vender en mercados extranjeros, así que un seudónimo es algo muy práctico en cuestiones de marketing. Además ayuda a mantenerte un poco separado del trabajo y la experiencia me ha enseñado que esas barreras son muy útiles, quizás algún día aprecie que estén ahí.

—Dime un autor o autora que admires del género.

Pues Yun Kouga, la autora de Loveless, siempre me encantó, su estilo de dibujo me pareció siempre muy cautivador y sus historias creativas, quizás en exceso dramáticas o misteriosas. También me gusta mucho pensar en la autora de Gravitation, Maki Murakami. Admiro mucho su compromiso con la serie que le dio fama, no sólo escribió el manga, un día despertó y dijo, «bueno si van a dibujar hentai de mis chicos, mejor lo hago yo misma y me quedo el dinero, escribiendo así lo que yo considero el material spin off canon más intenso en la historia», haha. Fue tan popular que la llevó a continuar la historia en una secuela. Hay algo que admiro sobre ese compromiso.

Lluvia de oro es una historia de época enmarcado en el género omegaverse, lo cual es más conocido para lectoras de mangas yaoi clásicos que para las de novelas. ¿Cómo ha sido la respuesta de la gente? ¿Has tenido que añadir explicaciones extra sobre alfas y omegas?

Siempre trato que el contexto se entienda dentro de mis historias, sin embargo, el público de Lluvia de Oro surgió de gente que ya estaba familiarizada con el género, así que no fue necesario dar muchas justificaciones al respecto y pude enfocarme en otras cosas.

—¿Cuál fue la idea que te animó a escribir Lluvia de oro?

Una amiga, PureJoysGirl, escribió un FanFic maravilloso que eventualmente convirtió en una novela omegaverse BL llamado Overcoming. Era un drama, hermosamente construido omegaverse victoriano de más de 60 capítulos que me mantuvo al borde del asiento durante meses. El contexto me parecía tan extraordinario, siendo fan desde siempre de novelas como Orgullo y Prejuicio o Cumbres Borrascosas, además de novelas históricas de romance mucho más modernas de autoras como Tessa Dare. Esta última escribiendo romances victorianos que me encantaron al punto que en homenaje los protagonistas de una de sus novelas le di a los padres de mi protagonista Alfa, Louis, una historia sospechosamente similar.

¿Sientes que recibes mejor respuesta de lectoras latinoamericanas o de fuera?

Hemos tenido una muy buena respuesta en latinoamérica, la historia no existe en inglés en este momento, pero hemos recibido apoyo de lectoras latinas en países de habla no española.

¿En qué proyecto estás trabajando ahora mismo?

Estoy inmersa en varios proyectos. Deseo revivir el proyecto de Ley de Ohm como una novela, así que estoy replanteando la historia y el desarrollo de los personajes. También estos escribiendo Espuela de Caballero, la segunda parte de la serie a la que pertenece Lluvia de Oro, si bien los protagonistas son distintos. Mi proyecto principal es una novela de fantasía, un retelling de La bella y la bestia en que Bella y Lumière se enamoran, Bestia no siente atracción por las mujeres y acepta su vida como criatura sobrenatural antes de encontrar el amor con un pirata retirado.

—Hablemos de cifras: ¿Se puede vivir de publicar novelas?

Yo no he tenidos los recursos económicos para darle mas difusión a mi obra, pero ambas publicadas se han agotado en las preventas realizadas para las impresiones de lujo y me han permitido generar ingresos suficientes para cubrir los gastos de producción, envío y mantenimiento del sitio web y la tienda en línea. Con más recursos no dudo que fuera viable vivir de publicar novelas. Desafortunadamente, empecé muy tarde en esto y tengo responsabilidades económicas, si hubiera empezado cuando vivía con mi madre quizás habría podido invertir más desde un inicio.

Conoce más a Aura

5 novelas BL con sabor a vacaciones y verano

Mes de julio es mes de vacaciones y de verano. Bueno, todavía somos unos cuantos los que no podemos disfrutar de unos días de relax y toca ‘picar pala’ hasta agosto. Aun así, se notan las ganas de veranear y, por ello, qué mejor plan que ir pensando en lectura para esos días.

Os traigo una breve sugerencia de historias BL (Boys Love) que están ambientadas en época de vacaciones estival. El rollito de verano que acaba siendo más, unas vacaciones que cambian la vida de los protagonistas, un encuentro fortuito en una playa que ayuda a descubrir quiénes son realmente.

Nada como tener el mar de fondo o la calma de las montañas alrededor para encontrar tiempo y disfrutar de buenas historias de amor entre chicos. Momentos de paz para devorar páginas sin la preocupación de tener que madrugar o responder correos y llamadas.

Las novelas que os traigo a continuación son rápidas de leer, que duran entre el café tardío de la mañana y después de la siesta de la tarde. Sin grandes dramas, tan solo historias para dejarse arropar por el sonido de las olas, la brisa del campo y el frescor de una copa con hielo a media tarde.

NOTA: Aprovecho para comunicar que, en principio, en agosto no habrá post en el blog, aunque sí entrevista (estamos trabajando en ello). ¡Así que nos leemos en septiembre!

Recomendaciones

Siesta para dos
Ana Idam

Si quieres impregnarte de erotismo, ternura y sobre todo felicidad prepárate para una buena Siesta.
Escoge un lugar tranquilo y apacible.
Busca, a ser posible, una hamaca que te arrope, y mécete al ritmo de su vaivén y de los encuentros y desencuentros entre Amil y Jano.
Con ellos viajarás a Vilar de Bicos, un lugar donde encontrarás fornidos cuerpos torneados por el mar, deseos de arena calentados por los rayos del sol, besos intensos con sabor a salitre, dudas cubiertas por la negra sombra de un nubarrón y la sempiterna lluvia que lava las heridas y limpia el alma


El viaje de Loui
Marisa Sefra

GRETA: «Esta es la historia de cómo mis dos mejores amigos se liaron entre ellos y pasaron de mí un montón».
LOUI: Va, no seas rencorosa, sabes que no fue así.
GRETA: ¿Cómo que no? Os largasteis de viaje por toda Italia y me dejasteis tiradísima… Te recuerdo que venías a verme a mí y a estar conmigo, por si se te ha olvidado…
LOUI: Y yo te recuerdo que fuiste tú la que dijo que tenía al chico perfecto para mí.
GRETA: Pues perdón por acertar, pero, con lo paradito que eres tú, pensé que el intensito te intimidaría un poco y que iríais bastante más despacio.
LOUI: Con lo paradito que era, querrás decir.


El verano de Seb
K. C. Wells

Seb Williams solo tiene un plan para pasar las sensuales y sofocantes noches de sus vacaciones de verano: echar un polvo. ¿Lo que no estaba en su agenda? Tener que ponerse al frente del negocio de pesca de su tío.
Adiós a los bares gais de Ogunquit y sus rollos de verano, y bienvenido a Cabo Porpoise. Una pequeña ciudad, aburrida de cojones, hasta que conoce a Marcus Gilbert, y sus vacaciones empiezan a parecer prometedoras. ¿Un madurito interesante? Joder, sí. ¿Con un cuerpo espectacular? Comprobado. ¿Una mirada seductora? Oh, sí. ¿El único problema? Marcus Gilbert va a ser casi imposible de conseguir.


Conversaciones a medianoche
Laura Cárdenas

Daniel Bennett siempre ha sido un romántico. Cuando por fin cree que ha encontrado a su pareja perfecta, resulta que ni siquiera era una relación monógama. ¿Lo peor de todo? Le ha prometido a su familia que irá acompañado a pasar una semana de vacaciones con ellos. De eso depende que sus padres decidan ayudarle a financiar su futuro proyecto. Así que en una noche de borrachera le propone a su mejor amigo de la universidad que finja ser su novio.


Noches de vino y galletas
Ángeles Valero

Noé toma la decisión de pasar unos días en un lugar idílico para poner en orden su vida. Su relación más larga ha terminado y no sabe cómo seguir adelante. Nicola pausa su carrera como modelo internacional para ocuparse de un asunto familiar que lo ha trastocado todo. Necesita organizarse y se toma unas vacaciones en Cadaqués. Cuando se conocen sienten una atracción incontrolable, pero ninguno está predispuesto a una relación. Sin embargo, lo que solo iba a ser el lío de una noche, pondrá patas arriba todo su mundo.

Hendelie: «Empecé a usar seudónimo para no perder mi trabajo en un colegio de monjas»

Seguro que os suena su nombre: Hendelie. Mujer todoterreno, en redes es imparable. Se describe como correctora anarquista y también escribe BL. Lleva ya desde 2011 dando a conocer sus historias, tanto en plataformas de lectura gratuita como por autopublicación.

Novelas, relatos, fanfics o cuentos, siempre busca probar nuevos estilos, eso sí, dirigido a un público adulto. Su última novedad, A contratiempo, continuación de Acordes rotos, es la muestra de su obsesión por la música y el romance entre hombres.

También ha tocado fantasía épica con Fuego y Acero, y la fantasía urbana con drama social como telón de fondo en Flores de asfalto: El despertar. Promete algo muy especial para 2023.

En su Twitter dice que habla mucho de música y Dragon Age, y de más cosas. ¡Todos a seguirla!

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Como muchas de nosotras, descubrí algo similar al BL leyendo las Crónicas Vampíricas de Anne Rice. Mucho después, en torno a 2006-2007 entré en el mundo del fanfiction y una cosa llevó a la otra. En 2010 empecé a colaborar con la revista digital Yaoi Niwa y hasta hoy ☺ 

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

La primera historia larga fue Fuego y Acero, aunque antes había escrito varios relatos cortos con elfos, ángeles y demonios, jóvenes bohemios del siglo XIX…

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Sí, sin duda. Cuando empecé a publicar trabajaba de profe de extraescolares en un colegio de monjas (!) y tenía claro que iba a usar seudónimo. No quería que me relacionaran con ese tipo de literatura haciendo una búsqueda en Internet porque, por más que me pesara, eso podía hacerme perder el trabajo. También es verdad que yo empecé hace 10 años y ha llovido mucho, espero que ahora sea distinto. Ojalá las monjas lean más BL ahora que entonces.

—Aún usas seudónimo, ¿te has planteado publicar con tu verdadero nombre BL?

La verdad es que no. Son muchos años siendo Hendelie y la gente que me conoce como escritora ya está acostumbrada, aunque muchas saben cómo me llamo. Con el tiempo todo se va diluyendo y ya no tengo ningún anonimato, pero creo que sigue siendo más fácil que la gente interesada en mis escritos me encuentre por Hendelie, que es un nombre ya con cierto recorrido.

—Dime un autor o autora que admires del género.

Bry es mi autora de BL favorita, todo lo que hace esta mujer me encanta. También me gustan muchísimo Sofía Olguín, Nut, Nisa Arce, Corintia y Judit Caro, y más recientemente me he hecho fan de Ami Mercury, la dibujante y guionista Nixarim y Alicia Morales Alonso, que escribe maravillosamente.

Acordes rotos y A contratiempo habla de música, del Reino Unido en una época muy concreta, de las nuevas generaciones… ¿Qué te inspiró para crear esta historia?

La música es una de las cosas más importantes de mi vida y siempre me ayuda en los malos momentos. En enero de 2021 tuve un bajón bastante fuerte por cansancio pandémico y me refugié mucho en el pasado, en los grupos que solía escuchar en mi adolescencia. De ahí y de las conversaciones que surgieron en esos meses con mis amigos sobre el fracaso, el éxito y las cosas importantes de la vida nació la historia.

En Nebulosa tenemos ciencia ficción, con Fuego y Acero, fantasía, y en Acordes rotos, contemporánea. ¿En qué género estás más cómoda?

Pues la verdad es que en todos. Mientras pueda escribir lo que me apetece cuando me apetece, yo siempre estoy cómoda. Soy muy culo inquieto y muy cambiante en cuanto a lo creativo, así que igual un día te contesto fantasía y otro histórica… Hoy concretamente te diría que contemporánea. Mañana creo que toca novela gótica, jajajajaja.

Las escenas eróticas, ¿prefieres leerlas o escribirlas?

Escribirlas, aunque últimamente escribo BL no explícito. Pero cuando hago cosas más explícitas, prefiero escribirlas a leerlas.

¿En qué proyecto estás trabajando ahora mismo?

Pues ahora mismo no estoy trabajando en nada. Estoy escribiendo un fanfic a ratos y dedicándome a los estudios y a la música en mi tiempo libre. Ya en 2023 volveré a la carga con algo totalmente diferente, como viene a ser costumbre ;P

—Hablemos de cifras: Qué libro te ha dado más alegrías económicas, el mes que más sacaste con él. ¿Da para vivir o para tirar mitos abajo?

Los meses que más dinero he ganado ha sido cuando he hecho preventa y luego lanzamiento en Amazon. En esas ocasiones, que igual se dan una vez cada dos, tres o cinco años dado mi ritmo de escritura, he podido ganar a lo mejor 300 euros limpios en un mes. Al mes siguiente ya baja a 50 euros, 100 euros… Al tercer mes, lo que se pueda rascar. Por suerte no pretendo vivir de esto, pero me consta que en otros géneros (sobre todo en romántica heterosexual) hay gente que sí se paga los garbanzos con lo que escribe. Y la mayoría son mujeres. ¡Bien por ellas!

Conoce más a Hendelie

‘Retelling’ LGTB que le dan la vuelta al cuento

‘Cliffhanger’, ‘plot twist’, ‘enemies to lovers’… Cada vez son más los términos adoptados de los ingleses para hacer referencia a las obras que lucen en nuestras estanterías reales o virtuales. Entre ellas, una de las más usadas últimamente está ‘retelling’. ¿Qué significa?

Re-telling o re-contar va, precisamente, de volver a narrar una historia que debe ser conocida por la mayoría y está en el imaginario social. Lo habitual es tirar de cuentos clásicos, La bella y la bestia, Caperucita roja, Cenicienta o Blancanieves son algunos ejemplos. Ya sea en literatura, series de televisión o películas se le ha dado una nueva vida a estas historias más que sabidas.

Para el ‘retelling’ más común se usa el cuento de hadas o relato clásico y se interpreta en un escenario actual. ¿Y si la Cenicienta hubiera sido una adolescente que solo quiere ser popular? ¿Y si Bella fuera un ratoncillo de biblioteca que se enamora del chico malo de clase? ¿Y si la malvada madrastra de Blancanieves en realidad tuviera segundas intenciones y su historia fuera más interesante que la niñita de piel blanca y labios rojos?

No obstante, también se pueden coger ideas, personajes o momentos clave de estas narraciones y usarlos en otra ambientación. Ciencia ficción, fantasía urbana o erótica, entre otros muchos, son revisiones que los hermanos Grimm leerían con una ceja enarcada.

¿Y si la Cenicienta hubiera sido una adolescente que solo quiere ser popular? ¿Y si Bella fuera un ratoncillo de biblioteca que se enamora del chico malo de clase?

Seguro que a más de una se os han venido títulos de novelas o series a la cabeza. Ahí tenemos desde La caricia de la oscuridad, de Scarlett St. Clair o La bruja del mar, de Sarah Henning a Mirror, mirror, de Jen Calonita. También hay versiones actualizadas de La Sirenita, una mezcla de cuentos infantiles en la serie Once Upon a Time o las actualizaciones empoderadas de Mulán o Caperucita Roja, esta última en una mezcla de terror sensual. Sin olvidar geniales idas de olla como Orgullo, prejuicio y zombies o las mil y una revisiones del mito de Drácula, Vlad Tepes.

Pero ¿qué pasa con la representación? La cultura general nos ha dibujado a los personajes de los cuentos de toda la vida como heterosexuales, a pesar de los intentos actuales de meter algún gay (como LeFou en la última de La Bella y la Bestia) estos han quedado de fondo, con papeles secundarios o apenas relevancia.

Recomendaciones

Por ello, os traigo una breve selección de ‘retelling’ donde no solo hay representación LGTB, sino que son los protagonistas de sus propias historias. Y, por supuesto, tuvieron su final feliz y comieron perdices.


En busca de la Bella Durmiente
Nut

«Si quieres sabiduría, fuerza y amor, tendrás que conseguirlo por ti mismos. Voluntad es lo que te entrego. Voluntad para encontrar tu propio camino»

El príncipe Devan, maldito desde la niñez por haberle sido arrebatados sus dones, quiere demostrar su valía rompiendo el maleficio que recae sobre la princesa a la que aspira a desposar. Pero no estará solo en el viaje, puesto que el misterioso Sai decide acompañarle en calidad de cronista…

¿Podrán ambos conseguir lo que tanto ambicionan sus corazones?


La rosa del acantilado
Helena Vicente y Vicent L. Ochoa

Desde hace siglos una temible maldición asola a la aldea pesquera de Carraig. Durante siglos han sufrido la plaga del mar y durante siglos han aplacado a la maldición sacrificando a una de sus jóvenes doncellas a la Bestia para vivir un año más sin miedo.

Ese año es la puerta de Erin la que aparece pintada. Ella es la elegida y nada ni nadie puede salvarla. Pero Erwin, su hermano mellizo, tan parecido a ella que todavía los confunden, no puede soportar verla desaparecer para siempre. Desesperado; vestido de doncella, haciéndose pasar por su hermana y con el corazón encogido por el miedo, se embarcará hacia el siniestro risco donde le espera su final.


Botón de emergencia para (dejar de) amar
Sophie Gonzalez

Bajo el sol, algo nació… ¿Qué tendrán esas noches de amor? Will Tavares es el chico perfecto para vivir un amor de verano: es cariñoso, divertido y bueno. Pero justo cuando Ollie cree que ha encontrado a la persona con la que puede vivir su «felices para siempre», las vacaciones de verano llegan a su fin y Will desaparece. Por si fuera poco, Ollie tiene que mudarse a la otra punta del país por una emergencia familiar y se matricula en el Collinswood High, un instituto en el que no conoce a nadie… salvo a Will. El destino los ha reunido de nuevo, pero no hay ni rastro del chico dulce que conoció en verano: Will es el típico deportista machito, popular y payaso… Ah, y además no ha salido del armario. ‘Retelling’ de Grease.


Anne sin filtros
Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Anne Shirley siempre ha soñado con ser escritora y, aunque nadie lo sepa, lo es: online, la conocen como Lady Cordelia y sus fanfics sobre El caballero del espejo, una serie de televisión sobre leyendas artúricas, son de los más aclamados por el fandom. Solo Diana, su mejor amiga, artista y colaboradora, conoce su secreto.

Al menos hasta que aparece Blythe, un nuevo autor de fanfiction que no tarda en superar el récord de lecturas de Anne y que, para colmo, no tiene ningún reparo en mostrar su verdadera identidad. Gilbert Blythe es tan encantador como irritante, y desafiará a Anne a enfrentarse a sus inseguridades y a sus sentimientos, tanto por él como por su amiga Diana.

Te traeré a casa
Raquel Arbeleta

Dikê está muerta. Murió el día de su boda.
Es lo único que sabe Lyra, de lo único que canta cada noche en el Ragweed. Al menos, hasta que uno de los Doce le dice la verdad:
Dikê está viva. Se la llevaron a Inferno.
Así que allí irá, a recuperarla. Más allá de las mentiras y amenazas de la mafia de los Doce, más allá de las sucias calles de la capital, más allá del C.A.N., más allá de la muerte. Armada con una guitarra y el recuerdo del oro en los labios de su esposa, Lyra compone una nueva canción:
Dikê está viva.
Y la traerá a casa.
‘Retelling’ del mito de Orfeo y Eurídice GL.

La Maldición del Cisne

Sinopsis:

Cuenta la leyenda que el príncipe cisne está maldito. Solo el amor lo salvará. Lo que el reino no sabe es que el príncipe, en realidad, son dos. Y su secreto acaba de ser descubierto.

Cuando el príncipe Cristas, heredero del reino del Sur, conoció al príncipe Aserinae nunca pensó que se trataba de diferentes personas que jugaban al escondite detrás del mismo nombre.

Y así es como Cristas se convierte en el único con quien los gemelos pueden ser ellos mismos. Comportarse como unos hermanos que hablan por dos, ríen por dos y, por qué no, aman por dos.

Pero ¿será suficiente para romper la maldición?

Advertencia: Esta historia contiene escenas +18 entre hombres, trío e incesto. Si no te gustan estos temas, te invitamos a leer otra de nuestras novelas.


Lanzamiento: 26 de mayo de 2022
Páginas: 233
Diseño portada: Roser A. Ochoa
Correcciones: María Arribas
Papel y digital / Amazon



Nayra Ginory: «Cuando ‘salí del armario’, me dijeron que era una tonta por ocultarlo»

Nayra Ginory es enfermera, feminista, vegetariana y friki. Jugadora de rol en sus tiempos ‘mozos’, amante de la Fantasía y lectora obsesiva, es más conocida por su obra A través del sexo.

Escritora dedicada casi por entero a la homoerótica. Autopublicó su primera novela en dos tomos en Amazon y la siguiente fue El sabor de las manzanas rojas, una historia de vampiros muy sensuales en cuya secuela trabaja actualmente. Es autora también de numerosos relatos. Le va lo macabro, aunque no lo aparente.

En sus redes dice: «No te juntes conmigo, soy una mala influencia». No le hagáis ni caso.

Su primera novela fue romántica. Erótica. En concreto, homoerótica, y ya no paró

—¿Cuándo descubriste que te gustaba el género BL?

Es una historia que me gusta contar, porque lo descubrí todo como por casualidad. Allá por 2006 o 2007 me regalaron una saga de fantasía llamada El mensajero de la oscuridad, compuesta por aquel entonces de tres libros. Es una serie de novelas ambientada en una sociedad bastante sofisticada y matriarcal y el protagonista es un apuesto y carismático espía, ladrón y experto espadachín que tiene cierta debilidad por los jovencitos y del que me enamoré irremediablemente. La trilogía tiene una subtrama romántica, absolutamente adorable, entre el protagonista y su joven y muy inocente aprendiz. Creo que esa fue la primera vez que vi una historia de amor homosexual en una novela. Un día, investigando en la web de la autora, Lynn Flewelling, me encontré con unos cuantos FanArts de la trilogía, uno de ellos de muchísima calidad hecho por una ilustradora profesional. Por pura curiosidad me metí en la web de esa artista y encontré otro FanArt, en el que se veía a dos hombres, uno de larga cabellera rubia y otro moreno y más joven, atados por una cadena de oro. Debajo se podía leer Ai no Kusabi. Así que ahí fui yo toda dispuesta a la Wikipedia, a averiguar qué era, y decía algo así como «Ai no kusabi es un anime yaoi que…». Piqué en el enlace que redirigía a la entrada de ‘Yaoi’, para ver qué era eso y, como se suele decir, el resto es historia. 

Ai no Kusabi

—Tu primera historia con dos chicos enamorados (no tienen que ser protagonistas), ¿cuál fue?

Pues creo que fue El sabor de las manzanas rojas aunque en aquel entonces (allá por el 2008) no era más que un esbozo de la novela que terminó siendo. Paralelamente y poco después empecé a escribir A través del sexo, y terminé dejando la historia de vampiros para centrarme en la otra.

—¿Sentiste preocupación o algún tipo de miedo de ser juzgada por escribir BL?

Aunque ahora me parezca una tontería, al principio sí. De hecho, durante algo más de un año ninguno de mis amigos o familia, salvo mi marido, sabía que estaba escribiendo una novela y publicándola online, porque como era homoerótica me daba vergüenza. Esa fue una de las razones de que siempre haya publicado bajo seudónimo, pues me cambié el apellido para empezar a publicar. Luego tuve que hacer lo que yo llamo ‘mi salida del armario como escritora’, primero ante mi madre y mi hermana y luego ante mis amigos, cuando les conté que estaba escribiendo una historia en la que unos chicos se hacían cosas muy guarras los unos a los otros, y todos me dijeron que había sido una tonta por ocultarlo. Cuando se lo conté a mi padre, que es el miembro más conservador de mi familia, me preguntó con mucha seriedad «¿Pero esos chicos se quieren?», cuando le dije que sí, asintió y me dijo: «Eso es lo más importante».

—Dime un autor o autora que admires del género.

Muchas. Mi primera referente fue Aurora Seldon, una clásica del género, y sus novelas fueron de las primeras que leí online, pues en aquella época nadie publicada este género en editoriales. Luego descubrí a Nut en AmorYaoi, y la saga de Juegos de Seducción-Juegos de Amor es una de mis favoritas de todos los tiempos. Podría nombrar a otras como Bry Aizo, Hendelie y Estudio Third Kind, Maribel Llopis o Alejania escritores (y seguro que me dejo muchas atrás), pero mi verdadero referente siempre ha sido Nisa Arce. Nos conocimos online hace muchos años y decidimos un día vernos un día en persona: las dos llevábamos un blog, escribíamos el mismo género y éramos de la misma pequeña isla. Nos llevamos bien inmediatamente y se ha convertido en una de las mejores amigas que he tenido en toda mi vida, pero aparte de eso tiene una capacidad de trabajo y una perseverancia que la convierten en alguien a quien siempre he admirado. Además de que soy súper mega fan de Las reglas del juego.

A través del sexo fue tu gran lanzamiento a la homoerótica, ¿cómo surgió la idea?

Pues mira, ni me acuerdo muy bien (fue hace tantos años). Creo que mi idea inicial era la de escribir una especie de ‘coming of age’ a través de las experiencias eróticas del protagonista, pero desde los primeros capítulos la idea evolucionó. De hecho, David, el gran interés amoroso del protagonista a lo largo de la historia, solo iba a salir en el primer capítulo, pero en seguida me di cuenta de que tenía que convertirlo en un personaje recurrente, lo que convirtió la obra en una novela más romántica de lo que yo había pensado en un principio.

¿Cómo fue el proceso de creación? ¿La historia fluyó o se atrancó? ¿Y en la segunda novela?

Se atrancó muchísimo (inserte risitas nerviosas). De hecho, cuando llevaba algo así como diez o quince capítulos escritos y publicados me di cuenta de que la novela no fluía, paré la publicación, me disculpé con las lectoras y empecé a reescribir la novela desde el principio. A partir de ahí ya la seguí publicando, pero no siempre conseguía cumplir los plazos. También debo decir que escribí A través del sexo (ambos tomos) en un momento particularmente difícil de mi vida: mi hermana pequeña estaba enferma y finalmente falleció, y todo ese proceso de enfermedad, muerte y duelo afectó a la obra y a mi capacidad para escribirla con fluidez.

En El sabor de las manzanas rojas te adentras en un mundo paranormal con vampiros, ¿qué tal el cambio de género? ¿Cómodo o raro?

El cambio de género ha sido muy cómodo, principalmente porque yo nunca fui lectora de novela romántica (no hasta que descubrí el BL) y siempre lo fui de fantasía, ciencia ficción, etc. Y siempre me ha gustado el género vampírico (me leo lo que me echen de chupasangres, excepto Crepúsculo). Además, como ya comenté, esa novela empecé a escribirla antes que A través del sexo y siempre fue una idea que tuve ahí agazapada en el fondo de mi mente, esperando a salir. Es verdad que es muy diferente a A través del sexo, en vez de ser colorida y optimita es neogótica y bastante oscura, pero supongo que ambas obras reflejan una parte de mi personalidad: Por lo general soy una persona alegre y desenfadada, pero tengo un lado bastante amante de lo macabro.

¿Qué tal avanza la continuación? ¿Hay fechas?

Desgraciadamente, no hay fecha. La continuación avanza, ya llevo escrita algo más de la mitad y tiene hasta título y portada, pero últimamente, por problemas personales, me he atascado un poco en la escritura. Mi idea es sacarla a lo largo de 2022, en todo caso. A ver si lo consigo.

En tu blog comentas que tu sueño inicial era escribir una novela de fantasía épica, ¿sigue en pie? ¿Algún proyecto en mente?

Sí que tengo una idea en mente, pero no la quiero desarrollar mucho hasta que no termine Negro como el ébano, rojo como la sangre. En todo caso, tengo una historia y una ambientación a medio formar, por supuesto, con personajes de sexualidad escandalosamente ambigua, que es marca de la casa. 

—Hablemos de cifras: Qué libro te ha dado más alegrías económicas, el mes que más sacaste con él. ¿Da para vivir o para tirar mitos abajo?

Pues sin ningún género de dudas, A través del sexo, pero vamos, como dices tú, vamos a tirar mitos abajo. Cuando la publiqué en Ediciones Babylon, creo recordar que el primer año, entre los dos tomos, gané unos 500-600 euros. Los siguientes años de contrato esa cifra fue decayendo, y creo que el último año gané algo menos de 100 euros (las editoriales suelen facturar anualmente). Desde que la autopubliqué en Amazon se ha vendido medianamente bien y creo que el mes que más gané fue unos 200 euros o así, incluyendo ahí también las ventas de mi otra novela, pero por lo general, en Amazon suelo ganar mensualmente 50-100 euros, a veces menos. Así que no, definitivamente a mí no me da para vivir de esto, lo cual es bastante desalentador para quien realmente se quiera dedicar a la escritura. Siempre vemos en el cine o la televisión como con esfuerzo y tesón los escritores (o cantantes o actores) consiguen sus sueños y se hacen súper ricos gracias a su arte, pero en la vida real solo un porcentaje muy pequeñito de esas personas consiguen vivir de su escritura. De todas formas, yo nunca he albergado el sueño de ser una escritora profesional, y siempre lo he visto más como un ‘hobby’, así que para mí la escritura no me ha traído más que alegrías, porque he conseguido mucho más de lo que nunca esperé, y no me refiero solo a nivel económico. Al final, escribo porque me gusta, y no serviría de nada dejar mis historias en un cajón. Para alguien que como único objetivo al empezar a escribir era alcanzar los cien comentarios en Amor-Yaoi, creo que no me ha ido nada mal.

Conoce más a Nayra Ginory